Diego Robles sobre colectivos de Maxia en Río Gallegos: “No es expropiación”

El secretario de Hacienda de la Municipalidad de Río Gallegos manifestó se trata de un proceso de transición hasta que otra empresa se haga cargo del servicio y que se realizó por orden judicial.
viernes, 3 de julio de 2020 · 18:14

El secretario de Hacienda realizó una amplia explicación de la situación de la empresa de transporte público luego que el Municipio tomara posesión de las unidades y la base operativa. Aclaró que se trata de un proceso de transición hasta que otra empresa se haga cargo del servicio, que se realizó por orden judicial y remarcó que ésta situación ya estaba estipulada en el contrato.

En el contrato que la Comuna firmó con la empresa Maxia en la gestión anterior, una cláusula estipulaba los pasos a seguir en caso de incumplimiento de una de las partes, y que implica agotar instancias administrativas y judiciales y luego seguir con lo que dictamine la Justicia, que en esta caso fue la toma de posesión de las unidades y base de operaciones de la empresa en forma transitoria y con el fin principal de garantizar el servicio de colectivos en la ciudad hasta tanto se realice un nuevo proceso licitatorio.

Al respecto, Diego Robles comentó que “el Juez (Marcelo Bersanelli) ha dispuesto la incautación de las unidades y la base y la entrega al Municipio para que se haga cargo de prestar el servicio, visto y considerando que la empresa no lo está haciendo y que está previsto en el contrato”, resaltando que corresponde a la administración municipal “garantizar la integridad de los bienes y restablecer el servicio mientras se sustancia el proceso administrativo de una nueva licitación”.

“Somos depositarios judiciales de los bienes”, afirmó Robles, y resaltó que “no son propiedad del Municipio, no es expropiación, lo que hacemos es reemplazar a Maxia en la gestión operativa con esos colectivos, con esos choferes, y con esa base y nos hacemos cargo de los compromisos desde que lo disponga el Juez en adelante”. Dadas estas condiciones, analizó el secretario de Hacienda que se trata de una situación extraordinaria que no hubiéramos deseado que acontezca, ya que hubiéramos preferido que la empresa siga brindando el servicio y que cumpla con lo que prometió antes el Juez, pero las circunstancias son las que están y el Municipio se hace cargo”.

En este marco, aclara Diego Robles que el transporte urbano y todo lo relacionado al funcionamiento será llevado a cabo por los trabajadores de Maxia, ya que “las unidades no pueden ser operadas por personal municipal sino que tienen que hacerlo los choferes”, y agrega que “también coordinaremos con Transporte Provincial que es la autoridad de aplicación”.

Continuando, anunció Robles que ya se está conformando la Comisión que tiene que redactar los pliegos de la nueva licitación, y que está integrada, entre otros, por los concejales Leonardo Fuhr y Leonardo Roquel, además de integrantes de la Secretaría de Hacienda y de Gobierno. La idea es avanzar rápidamente en el proceso licitatorio, con la expectativa que, a pesar de las malas condiciones económicas producto de la pandemia, se presenten varias empresas interesadas en realizar una inversión a largo plazo con las garantías correspondientes.

Reuniones

Diego Robles mantuvo diversas reuniones en los últimos días en torno al conflicto con la empresa de trasporte urbano Maxia, que dejó de prestar servicios luego de meses de idas y vueltas. Con comunicación constante con el Secretario de Gestión Legal y Técnica doctor Jorge Cabezas y por indicaciones del Intendente Pablo Grasso, Robles se reunió días atrás con la Ministra de la Producción, Comercio e Industria, Silvina Córdoba, con quien tuvo la oportunidad de dialogar sobre el presente y el futuro del transporte público, teniendo en cuenta que de esa cartera de gobierno depende la Secretaría de Transporte, que tiene incumbencia en lo que está ocurriendo en la ciudad capital y que es el nexo con el Ministerio de Transporte de la Nación.

Además, Robles se reunió con el Secretario General de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) Santa Cruz, Rubén Aguilera, con quien trataron especialmente la situación de los aproximadamente 60 trabajadores que dependen de Maxia.

Robles, Cabezas y Aguilera hablaron de la continuidad de la fuente laboral, que está garantizada, y también sobre cuestiones operativas y de deudas salariales que Maxia tiene con los trabajadores, que por orden judicial serán afrontadas por el Municipio: “vamos a ver cómo es la mecánica y la instrumentación que haremos para depositar esa plata y que vaya directamente al bolsillo de los trabajadores”, indicó Robles.

Si bien Aguilera estuvo siempre al tanto de la situación, que siguió de cerca especialmente en lo que refiere a los trabajadores de la empresa, en esta reunión se profundizó sobre los distintos conflictos que Maxia protagonizó en los últimos tiempos y sobre lo que se viene, ahora que la Justicia emitió un dictamen y que el Municipio tomó posesión de las unidades y la base operativa con el fin de restablecer el servicio de transporte público a la brevedad.

“Este es un momento que debemos tomar como una oportunidad y no una crisis”, dijo Robles, agregando que se trata de “v