I Yenu Jono, construye a pulmón su sede en Río Gallegos

La escuela de Kayak I Yenu Jono de Río Gallegos, lleva adelante la construcción de su sede. Recibió ayuda de los programas Clubes en Obra y Clubes Argentinos.
viernes, 15 de enero de 2021 · 21:06

La escuela de Kayak I Yenu Jono de Río Gallegos, lleva aelante la construcción de su sede. Recibió ayuda d elos programas  Clubes en Obra y Clubes Argentinos.

Fundaba hace 15 años la escuela de Kayak I Yenu Jono de Río Gallegos en la que hoy participan más de 70 personas trabaja para terminar la construcción de su sede propia en la calle Almirante Brown .

José Jaramillo, referente del Club, recordó cómo llevan adelante la tarea.

José: "Cuando uno empieza a armar un proyecto, uno dice bueno vamos a ver cómo nos organizamos; nosotros empezamos con dos kayak y después muchas veces improvisando para poder cumplir con las actividades junto con los pibes; recuerdos que tienen mucho valor, mucho esfuerzo y dedicación de todos, trabajo voluntario de los jóvenes, que una vez que han aprendido jamás dudan de seguir enseñando a los más chicos, son cosas que van retroalimentando, y espero que en algún momento pueda visibilizarse aún más; nosotros trabajamos mucho con chicos del barrio Belgrano, también de los asentamientos y Ángeles Especiales. 


Hace años que logramos establecernos en el Viejo Muelle de Gas; todos estos años usamos como sede un conteiner, hoy estamos muy emocionados porque estamos creciendo y vamos a poder contar con una sede de verdad para todos".
En el contexto de pandemia,  la asociación  recibió ayuda del Programa Nacional Clubes en Obra, dinero que auyudó en parte a avanzar en la construcción de la sede social. 


En este marco José Jaramillo reseñó : "El año 2020 nos dio el tiempo para trabajar con la ampliación de la sede gracias a Clubes en Obra y Clubes Argentinos, eso fue lo más positivo sumado a los materiales que teníamos recolectados, el hecho de ampliar nuestra casilla, nuestra sede. Trabajo a pulmón, más allá de pensar a veces ¿cómo hacemos? Las manos van apareciendo, en base a las posibilidades que se van dando. 


Fue un grandísimo empuje para nosotros, pensando en nuestra institución, nuestra sede, en las chicos que participan con nosotros, para que ellos puedan tener una mesa, una silla, una merienda para compartir cómodamente, de buena manera. 
Lo vivimos con mucha alegría, muy contentos, después de este tiempo tan complicado económicamente, empezamos a ver terminado lo que era un sueño. Si bien falta una etapa para finalizar las obras, no vamos a descansar para poder instalarnos nuevamente", dijo.