Domingo 19 de Marzo de  2023 // 02:16 hs

Aunque todo le cueste, Celeste: Hispano venció 74 a 67 a Deportivo Viedma

Hispano consiguió su segunda victoria, la primera como local ante los de Río Negro, viejos conocidos del "Celeste"

Escrito en LOCALES el

Por Mariano Tagliotti 

Un buen arranque, el tercer cuarto híper defensivo y saber aguantar en el cierre, les permite a los de Río Gallegos llevarse el segundo triunfo en las últimas dos presentaciones y la primera sonrisa de cara a su gente. Lo de Reyes, tocado y cansado, extraordinario. Buen acompañamiento del público, una terna arbitral de floja tarea. Zalio, luchador. ¿Los últimos minutos de Gillard en la dotación hispanista? Anote lector, 6 de noviembre de 2022, primera victoria en casa.

Ahí anda Hispano, luchando, combatiendo, buscando la forma y la identidad. Arrancó para comerse los chicos crudos con un parcial 16-5, que hacía presagiar una noche mucho más tranquila. Pero todo se hizo más embarrado, físico, trabado, porque así se juega en la Liga Argentina, desde siempre y mucho más en esta 2022-2023.

Tiene Hispano un americano (Gillard) que casi no juega y que creemos por información que ha circulado, ha cumplido un ciclo. Un goleador como Fernández Chávez que en 33 minutos aportó 2 puntos y 0 asistencias a la causa. Un pívot que se tuvo que fajar en desventaja de kilos con Tabieres y Okochi, quizás los grandes más fornidos de la categoría, y así y todo dio la cara y la talla (Zalio). De Miguel tira mucho, con porcentajes por ahora muy malos en el triple, pero te suma 12 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias y la personalidad para tomar decisiones cuando pesa el balón. Romero, Romero es un guerrillero, sacrificado, que no siempre va a tomar las mejores decisiones, pero dámelo. ¿Castillo? Repleto, minado de limitaciones, todo le está costando mucho. Paz hace lo que puede, con la mano muy lastimada, pero siempre dejando detalles de jerarquía. ¿Alcanza con eso? Applewhite alterna más buenas que malas, y en la noche del 6 de noviembre demostró compromiso defensivo. ¿Y qué falta para ganar? REYES. Por todo lo que implica, a nivel jerarquía, y anímico.

Pulgar arriba para Seba Torre y su cuerpo técnico, con muchos contratiempos y problemas, su equipo defendió para 67 puntos, y eso se valora y mucho. El cordobés proclama que se gana de atrás para adelante, en eso basa su filosofía y dejó en 36 por ciento de efectividad de cancha al visitante.

En los últimos compases se equivocaron los dos, pero la cosa tomó color santacruceño a falta de 1:45 del último parcial con un hermoso gancho de derecha de Zalio, que lo gritó al cielo, se sacó la mufa y lo festejó de cara a una parcialidad que necesitaba la victoria. Es básquet profesional, ¿vio? Y la rueda gira si se ganan partidos. Ojalá con el tiempo, y con los cambios que seguramente se darán, se pueda consolidar una tónica para ganar sin sufrir tanto, que ojo, también tiene su sabor.

La Figura del partido:

Va más allá de los 20 puntos, los 4 rebotes o 4 asistencias. En 31 minutos de juego sobre el parquet, Lucas Reyes, a esta altura el ídolo del club, DESPARRAMÓ ACTITUD, GANAS, CONVENCIMIENTO. Es un ejemplo para todos los chicos que quieren dedicarse a esto, y además, muy mermado físicamente en su estado aeróbico, su mano y un golpe en la cadera. Sufrió, para ganar.

Los bloopers de la Velada:

Dos jugadores fueron a volcarla en la noche del Rocha. Thygesen allá en el primer cuarto por los de Río Negro, y se quedó corto. Paz, por el lado Celeste y transcurriendo tercer cuarto, tuvo todo para enterrarla, pero le hicieron un foul clarísimo que incomprensiblemente no se cobró.

Las manos mágicas:

las de Sergio Pacheco, que trabajó a destajo para aliviar el dolor en la cadera y espalda de "Chiry" Reyes, luego de una penetración y estruendosa caída. Pache, a la altura de la batalla, siempre.

La Clave Oculta:

Hispano tiró 26 libres y convirtió 22, Fede De Miguel 6-6 y Applewhite 6-7. Ahí estuvo el partido porque Viedma, un equipo que defiende a tres cuartos de foul, lanzó 12 de 19 con éxito.