Otra mentira del gobierno provincial: "Para nosotros, el cuidado de los trabajadores es prioridad número uno"

Así lo mencionó en el informe diario , el secretario de Estado de Salud y Seguridad del Paciente, Germán Aballay.
jueves, 29 de octubre de 2020 · 19:05

Durante las última horas se viven momentos complejos en la salud de Río Gallegos, sin embargo las autoridades parecen no haberse hecho eco de ello. 

A pesar de las renuncias en ´puestos claves del Hospital Regional, personal sobrecargado de trabajo, y gran cantidad contagios al interior del plantel de salud, el el secretario de Estado de Salud y Seguridad del Paciente, Germán Aballay., delaro que el cuidado de los trabajadores es "la prioridad número uno". 

A continuación el comuniado del MInisterio de Salud: 

 

Comunicado del Ministerio de Salud y Ambiente:

En la primera parte del informe diario a la comunidad,  el secretario de Estado de Salud y Seguridad del Paciente, Germán Aballay se refirió al trabajo que se viene concretando en los hospitales de la provincia con respecto al número de camas. “Como ustedes saben, la Terapia Intensiva del Hospital Regional Río Gallegos fue triplicada en su capacidad. Pasó de 8 a 24 camas y 25 camas cuando es necesario. Lo mismo ocurrió con la sala de clínica médica, la cual de tener 20 camas cuenta actualmente con 60 camas disponibles. En la localidad de Caleta Olivia, la UTI del Hospital Zonal contaba con 8 camas y por estos días se está haciendo el esfuerzo para poder contar con 15 camas en una primera etapa y luego con 5 más para llegar  a 20 camas”, detalló. En ese sentido, continúo explicando que en El Calafate se contaba con 8 camas en Terapia Intensiva se pasará a tener 15 camas y la posibilidad de ampliar la misma definitivamente en un total de 23 camas en esa área. “Lo mismo está ocurriendo en localidades como Piedra Buena, Pico Truncado, Puerto Deseado, se está trabajando para poner en funcionamiento y optimizar todos los recursos a los fines de que se pueda contar con 6 camas más en cada una de las localidades”, agregó.

Luego de exponer detalladamente la cantidad de camas con las que cuentan los nosocomios de las localidades, el Secretario de Estado de Salud y Seguridad del Paciente indicó que esto significa un esfuerzo enorme, no solo en términos económicos o materiales sino en términos humanos. “Lógicamente las Terapias Intensivas que cuentan con las camas y los respiradores, no se nutren solamente de eso, y es necesario el concurso de los trabajadores, quienes conforman un equipo grande. El mismo está integrado por camilleros, personal de limpieza, enfermeros, kinesiólogos, médicos terapistas, las personas que realizan las detecciones y los análisis en los laboratorios, aquellos que efectúan los estudios complementarios de imágenes, entre otros. Entonces es importante tener en cuenta que la ampliación del número de camas conlleva también un esfuerzo enorme en la ampliación del número de trabajadores que van a estar asistiendo en esos lugares”, explicó.

En ese contexto, señaló que a los trabajadores de salud hay que cuidarlos mucho porque también están en posición de enfermarse.

Otro aspecto al que se refirió Aballay durante el mensaje audiovisual es el índice de contagios de los trabajadores de salud. Sobre el cual, expuso: “En nuestra provincia el índice de contagios, se encuentra entre los más bajos del país. Es decir, que los trabajadores no solo hacen bien su trabajo sino que también se saben cuidar. Para nosotros el cuidado de los trabajadores es prioridad número uno además del cuidado de la población”.

“Una de las líneas de trabajo que tiene que ver con esta situación, son los testeos. Llevamos hechos 23 mil testeos desde el inicio de la pandemia, lo que nos ubica en una tasa por encima de la media nacional. En el día de ayer se realizaron 522 testeos y la cantidad de muestras que se vienen tomando día a día viene permanentemente en ascenso gracias a muchas estrategias que se vienen realizando, entre ellas un Centro de Detección Comunitaria”, manifestó en relación a los testeos. A su vez explicó que en el Centro de Detección Comunitaria se encuentra un conjunto de trabajadores que se encuentran esperando a que la población llegue a tomarse una muestra.

“Los testeos en los domicilios de los vecinos que llaman al 107 y el abordaje territorial que significa conformar un equipo con agentes sanitarios, chofer, administrativo y la persona que va a hisopar casa por casa, son estrategias que se está replicando en toda la provincia. Sobre todo en aquellas localidades donde empezamos a tener un brote epidemiológico”, remarcó.

Prosiguiendo con su alocución, Aballay reiteró que el esfuerzo que se hace desde el Gobierno a través de la Cartera Sanitaria, es enorme.

En cuanto a los testeos, aprovechó la oportunidad para explicar que tres puntos. “A veces hablamos de números y es difícil entenderlos cuando uno los mira fríamente pero los números dicen cosas. Hoy el índice de positividad promedio en la provincia es del 41 por ciento. Por ejemplo en Río Gallegos es del 51 por ciento”, expresó. Asimismo puntualizó que el índice de positividad significa que de la cantidad de testeos que se hacen, la cantidad que dan positivos en promedio en la provincia es del 40 por ciento y es un poco alto. “Ayer en Río Gallegos ese índice fue del 51 por ciento, es decir que uno de cada dos da positivo”, añadió.

“Quiero comentarles que la tasa de contagios, es decir la cantidad de personas que se contagian sobre la población general, es una de las más altas del país y está por encima del promedio general. Sin embargo, a veces no es bueno hablar de números y menos en estos términos, pero es muy importante que lo podamos entender. La tasa de mortalidad y letalidad en nuestra provincia es de las más bajas. Tasa de mortalidad es la cantidad de personas que se mueren por esta enfermedad sobre la población general y la tasa de letalidad es la cantidad de personas que fallecen por una enfermedad determinada sobre la cantidad de personas que están enfermas por la misma. En esas tasas estamos por debajo de la media nacional”, consideró. Además resaltó que cuando se analizan esos números que parecen tan fríos, “uno tiene que darse cuenta que seguimos contagiándonos mucho y no podemos entender la responsabilidad que tenemos en evitar contagiarnos y en cortar con la cadena de contagios”.

“El análisis no termina allí sino que las tasas de letalidad y mortalidad, nos están hablando que el sistema sanitario conformado por un conjunto enorme de trabajadores, no solo de la salud sino de diferentes organismos, están poniendo su máximo esfuerzo para que nuestra población no fallezca por esa enfermedad. De un lado tenemos, a la población conformada por todos nosotros que se contagia entre los 20 y 50 años que son los que hacen circular el virus y que no está haciendo lo que debe hacer para contar con la cadena de contagios. Y por el otro lado, tenemos a un conjunto de trabajadores que exponen su salud, que se enfrentan a la enfermedad, que hacen su trabajo y ponen su vocación al máximo y que muchas veces se enferman y que están haciendo muy bien su trabajo. Eso hace que nosotros estemos a la mitad de gente que se muere en nuestro país”, reflexionó.