Cómo será el programa de "Precios Cuidados" que prepara el Gobierno para la carne

El programa tendrá entre 10 y 12 cortes denominados "populares", que son los más consumidos en la mesa familiar. ¿Cuándo entrará en vigencia?
martes, 29 de diciembre de 2020 · 22:44

El Gobierno le está dando las últimas definiciones a lo que oficialmente se anunciará como el programa de "Precios Cuidados" para la carne. En el plan están trabajando las carteras de Desarrollo Productivo y Agricultura, con la asistencia del Senasa. La idea es que el anuncio sea en los primeros días de 2021, con una vigencia para el resto del año, con actualizaciones periódicas, tal como sucede con el original "Precios Cuidados", que tiene ajustes cada tres meses.

El programa tendrá entre 10 y 12 cortes denominados "populares", que son los más consumidos en la mesa familiar: entre los que se incluirá asado, vacío, matambre, carne picada, paleta, carnaza y cortes para milanesa, entre otros. La próxima semana se definirá la entrada en vigencia y -sobre todo- los precios a los que llegará la mercadería.

En los borradores oficiales figura que tendrán un descuento promedio del 25% respecto de los valores vigentes en las carnicerías y cadenas de supermercados. Se trata de una rebaja que serviría para retrotraer los últimos incrementos en los precios de la carne, sobre todo durante noviembre y diciembre.

Tal como sucedió con los tres cortes parrilleros, ahora también se pondrá el foco en el canal supermercadista. Allí se encontrarán los "precios cuidados", tal como sucede con el programa de alimentos industrializados.

La definición sobre los precios al público y la logística se resolverá entre la semana próxima y la siguiente, cuando sean convocados los empresarios del sector. Básicamente el consorcio ABC, el mayor grupo exportador de carne del país, y también las cadenas de supermercados.

El precio de la carne viene acumulando fuertes alzas en lo que va del año. Aunque -lo dicho más arriba- con un fuerte salto en las últimas ocho semanas. A principios de noviembre, el kilo de media res de novillito -que es el valor "mayorista", al que reciben las carnicerías- costaba $250. Ahora vale $330. Es decir, un incremento de 32% en apenas dos meses.

Ese salto se trasladó al precio en los mostradores. Entre enero y noviembre, los precios de los cortes populares se incrementaron por encima del 50%. A los que deben añadirse los ajustes de las últimas semanas del año.

En forma simultánea, funcionarios oficiales no descartan que en algún momento se vuelvan a aplicar topes a las exportaciones de carne a través de los ROE (Registros de Operaciones de Exportación) utilizados desde 2008 por el kirchnerismo para controlar las exportaciones de productos agropecuarios, en especial de cortes cárnicos.

Ahora bien: ¿Por qué se producen estas presiones inflacionarias en plena caída del consumo? El nivel de compras de carne vacuna se encuentra en el menor nivel de la última década.

El nivel de consumo actual se encuentra en torno a los 50 kilos por habitante por año. Es el tercer año consecutivo de caída. Se relaciona, obviamente, con el descenso en el poder adquisitivo de la población. Sea porque la inflación le ganó a los salarios pero también por el incremento en el nivel de desempleo.

Cuatro motivos para el aumento

1) Sequías e incendios en las provincias ganaderas, que impactaron en la producción de carne. De hecho, el ministerio de Agricultura declaró hace algunas semanas la emergencia agropecuaria nacional para Córdoba, Chaco y Corrientes por incendios y sequía.

2) Alza en el precio del maíz. La tonelada, medida en pesos, se encareció de $8.000 a $15.600 en lo que va del año. Prácticamente se duplicó por un doble efecto: la suba del dólar y la mejora en los precios de los productos primarios a nivel internacional.

Este incremento en el costo del maíz ejerce una presión sobre los denominados "feedloteros", que alimentan a los animales en base a maíz. De hecho, esos productores son los que más presionan para que los precios internos se acomoden con un salto en las próximas semanas. Hay que tener en cuenta que el precio del dólar mayorista (oficial) se incrementó nada menos que 34% en lo que va del año, por encima de la inflación.

3) El boom de exportaciones a China. De acuerdo al IPVCA, China resultó el principal destino, en volumen, para la carne vacuna argentina durante los primeros nueve meses del año 2020 con algo más de 320.000 toneladas. En otras palabras: tres de cada diez toneladas de producción se exportan a China, algo que evidentemente le ponen presión a los precios internos. El Gobierno defiende esas exportaciones.

4) Estacionalidad: Típico de fin de año, los precios de los alimentos suben de forma más acelerada antes de las Fiestas. La diferencia con años anteriores refiere a que ahora el consumo viene con una caída histórica en medio de la pandemia.

Lo cierto es que este escenario complejo se produce en una aceleración de la inflación, y una presión de los fabricantes de alimentos para que el Gobierno habilite aumentos en los precios, que se encuentran prácticamente congelados a través del programa de Precios Máximos. (IProfesional)