Paro de vigiladores en la minería de Santa Cruz

Los vigiladores que pertenecen a empresas tercerizadas en la minería de Santa Cruz, nucleados en UPSAP, iniciaron un paro general por el pago de horas extras, contra descuentos arbitrarios y ante las condiciones de trabajo que descalifican su función, derivando en numerosos contagios de COVID-19.
sábado, 5 de diciembre de 2020 · 09:07

Luego de infructuosas negociaciones, el Ministerio de Trabajo dictó una conciliación obligatoria hasta el 11 de diciembre, una resolución a medida de las patronales que tienen tiempo de acomodarse y no se asegura el pago de las deudas. UPSAP acató la medida. L

os atropellos a los derechos laborales están a la orden del día en la minería, en este caso lo sufren los compañeros VIGILADORES que en todo lo que va de los ya casi 9 meses de pandemia, todavía no tuvieron un solo día parados. Son los encargados de hacer cumplir las normas en los yacimientos como así también resguardar el patrimonio de estas empresas. Fueron y son los que más expuestos estuvieron y están al contagio de COVID-19, reciben y despiden a los compañeros mineros, de transporte, catering, contratistas y demás.

Al esfuerzo que vienen haciendo no hay ningún reconocimiento, todo lo contrario, se les descuenta parte del sueldo ya sea en viáticos o presentismo, y no se les ha cumplido en el pago de las horas extras.

En algunos casos se les debe horas desde marzo y se llega a deber hasta más de 100 horas, un hecho laboral grave, algo que al parecer, a la comitiva que visitó las mineras, entre ellos Gerardo Terraz (Ministro de Minería de la provincia de Santa Cruz) no parece preocuparle.

En los protocolos desarrollados para las y los trabajadores provenientes de localidades con circulación comunitaria se establecen 7 días de aislamiento previo al arribo a los yacimientos.

Esto no sirvió en el caso de los vigiladores y muchos fueron contagiados. A tal punto llega el abuso que, por ejemplo, la empresa G4S hizo jornadas laborales de hasta 82 días entre aislamiento y triple jornadas de trabajo, un cuadro nocivo para la salud tanto física como mental de estos obreros. No lo notó el de Estado de Salud Pública, Suarez Moré, en su visita a las mineras.

Todo esto es responsabilidad del Ministro de Trabajo, Teodoro Camino, así como de los ministros de Minería y de Salud.

Desde ya todo nuestro apoyo a las y los compañeros obreros de la minería que han cobrado como salario 45 mil pesos después de haber trabajado más de 70 días. Las inmensas ganancias de las corporaciones mineras crecen también a través de estas condiciones de trabajo miserables.