Richard Olivera: “Si no sabemos lo que va suceder muchos colegas se verán obligados a cerrar el negocio, no nos quedan muchas alternativas”

Así se refirió el empresario gastronómico de Neneo Restaurant al ser consultado por la afectación de la pandemia al rubro en la ciudad capital, donde además abogo por la extensión del servicio de delivery y expresó su preocupación por la incertidumbre que existe en el sector por el futuro inmediato .
martes, 29 de septiembre de 2020 · 20:28

 

La delicada situación por la cual atraviesa la actividad gastronómica en Río Gallegos debido a las restricciones impuestas por el DNU Presidencial y el retroceso de fase, esta castigando duramente al sector, que ya a expresado su preocupación ante lo que podría ser una peligrosa cadena de cierre de locales gastronómicos en la ciudad Capital.

La situación no es nueva pero la preocupación e incertidumbre se hacen sentir. En tal sentido en la mañana del marte en dialogo con el programa “Arriba el Día” que se emite por la 100.9 Radio Nuevo Día, Richard Olivera, propietario de Neneo Restaurant, brindó un panorama de la situación del sector gastronómico en Río Gallegos.

En primer lugar el empresario indicó que: “me preguntaba en una reunión con mi personal como se ha extendido esto ya han pasado seís meses desde que comenzó el aislamiento aquel 19 de marzo cuando comenzó esta historia mucho tiempo paso, quizás se hizo mucho esfuerzo al principio de cerrar todo en Río Gallegos y el peor momento de la pandemia vino adelante, por ahí quizás fue prematuro el cierre de la ciudad pero había un decreto nacional que había que respetar y la ciudad no podía mirar para otro lado”.

El empresario gastronómico además resaltó que ante la falta de decisiones y lo delicado de la situación de reapertura de los restaurant y locales gastronómicos no se vislumbra un horizonte, lo cual dificulta las previsiones y proyecciones de los empresarios a la hora de hacer análisis de costos y presupuestar, habida cuenta que muchos empresarios tiene que afrontar costos fijos mensuales que afrontar.

También Olivera remarco que en su caso particular tiene que atender a una estructura de once empleados en su restaurant, donde se ha tenido que adaptar a la venta por delivery que tampoco alcanza a los costos dado que no es el fuerte del rubro a los que señaló que “no quiero despedir gente ni achicar costos, pero hay mucha incertidumbre y  tengo que pensar en mi negocio hasta donde voy a llegar para poder seguir endeudándome para seguir cumpliendo con los compromisos es la pregunta que me hago, por eso digo que no encuentro horizonte,  tengo que esperar porque si no sabemos lo que va suceder  muchos colegas se verán  obligados a cerrar el negocio, no nos quedan muchas alternativas”.

También Olivera expresó su preocupación por que se puede a perder la tradición gastronómica  que representa a la ciudad y que es parte de la marca turística del turismo de Argentina en el exterior.

Asimismo el empresario llamó a buscar un equilibrio entre evitar los contagios y que los comercios puedan trabajar donde se verá la flexibilidad o el criterio que apliquen los dirigentes políticos, en todos los niveles. Si no se toman las medidas se puede originar otra pandemia más que es el desempleo en el sector con mucha gente sub ocupada y bajo los niveles de pobreza.  Olivera recalco que después de seis meses el vecino de Río Gallegos se acostumbró a la modalidad delivery, donde por contrapartida en el rubro se ha notado mucha informalidad con las ventas de viandas o comida desde su hogar y que se canalizan a través de las redes sociales, donde además existe una demanda lógica pero es mucha la oferta.

Asimismo desde el sector se indica  que ante la crisis hubo una adaptación a los canales tecnológicos y de redes sociales para promocionar el servicio gastronómico, con las ventas online, al tiempo que sugirió que el sector necesita la extensión del servicio de delivery hasta las 00:00 sobre todo durante los fin de semanas donde aumenta la demanda.

Finalmente el empresario Gastronómico expreso que el impacto de la pandemia en la actividad gastronómica y de funcionamiento de los locales genera mucha angustia por lo que puede suceder a futuro con la actividad, donde muchas familias en Río Gallegos dependen del rubro, que busca que las autoridades amplíen los protocolos.

El Diario Nuevo Día