Quién es el médico que prescribió dióxido de cloro a un paciente con COVID-19 y que vivió en Río Gallegos

Se trata de Dante Converti. Tiene 68 años, estuvo en una base antártica y vivió dos décadas en Río Gallegos. En esta nota, los antecedentes del hombre que quedó en la mira por indicarle una sustancia prohibida a Oscar García Rúa.
miércoles, 13 de enero de 2021 · 16:11

“No es tan sencillo el organismo como para que con una inyección mágica o una pastilla mágica resolvamos todo”, decía el doctor Dante Converti en una entrevista que le hicieron para Mantra FM (donde tiene su propio espacio los viernes a las 14:10) el 30 de diciembre de 2020. Apenas ocho días después, el 7 de enero, completó una receta indicándole dióxido de cloro como “tratamiento compasivo” a Oscar García Rúa, un paciente de 93 años que según su prescripción presentaba “COVID-19 grave con compromiso pulmonar severo” y “saturación de hemoglobina que se encuentra en descenso”.

La receta también decía cómo administrársela: “10 cc en 500 cc de solución fisiológica isotónica a razón de 14 gotas por una vez por día”. Y, en una prescripción firmada el día 8 de enero, señalaba que él mismo podría hacer el preparado: “Dado que el paciente está asistido por enfermera particular, el que suscribe puede preparar la solución para administrar al paciente”.

García Rúa, se sabe, estaba internado en el Sanatorio Otamendi, que se negó a darle tal tratamiento. Su estado era tan desesperante, que el Dr. Converti solicitó “la autorización de manera muy urgente”. José María Lorenzo, hijo de la mujer del hombre (Alicia Martha Trezza, que falleció por COVID-19 el 6 de enero de este año) recurrieron a la Justicia, donde encontraron eco en el juez federal subrogante Javier Pico Terrero, del Juzgado Civil y Comercial Federal N° 7, que en un polémico fallo ordenó que se lo apliquen. El magistrado consideró que “la cobertura de los tratamientos indicados no ocasionaría un grave perjuicio para la demandada, pero evita, en cambio, el agravamiento de las condiciones de vida de la actora”.

La ANMAT, en cambio, fue tajante sobre el caso: “Debido a la circulación de información en redes sociales y medios digitales relacionados a la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, se recuerda que el producto mencionado no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de este organismo para su comercialización y uso”.

Además del dióxido de cloro, Converti había indicado la aplicación de ibuprofeno inhalado, a los que el Sanatorio Otamendi accedió. La recibió el 7 de enero y mejoró. El propio Converti, el 8 de enero, señaló en una de sus prescripciones, que “presenta evolución favorable, habiéndose estabilizado los valores de saturación (de oxígeno) en 92%/94%”

Finalmente, el 9 de enero y a instancias del fallo judicial, Oscar recibió la dosis de dióxido de cloro -administrada por el Dr. Converti-. El 10 levantó fiebre, fue llevado a terapia intensiva y el 11 falleció por la tarde.

El médico que lo indicó

Converti es oriundo de Lomas de Zamora, tiene 68 años (nació el 24 de enero de 1952) fue alumno de un prestigioso colegio inglés de esa localidad. Los Converti (especialmente su hermano, José) despuntaban su amor por la música escocesa, tocando la gaita vestido con kilt en bandas celtas. Y -en el recuerdo de un ex compañero de su casa de estudios- por el ajedrez.

Se recibió como médico en la UBA: tiene matrícula de CABA 50660 y de la provincia de Buenos Aires, Distrito II, 26932. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Salud confiaron que la matrícula nacional 50660, que se emitió el 06/06/1977, no fue renovada ni inició trámite de actualización. Además, deslizan que las especialidades que señala en su formulario recetario no están registradas como tales en el Ministerio de Salud de la Nación. También, que cuenta matrícula médica en la provincia de Buenos Aires, pero sin registrar ninguna especialidad. Otra irregularidad que sostienen desde la cartera es que el consultorio que el profesional declara en el recetario no está habilitado por el Ministerio de Salud de la Nación ni existe un trámite para iniciarla. Y por último que su página web (que se indica al pie del formulario recetario, no está autorizada por ese organismo.

Su primer trabajo fue el Hospital Gandulfo, el más importante de esa zona, donde permaneció dos años. Pero su vida dio un vuelco cuando pasó por el Hospital Militar, donde según la biografía que figura en su página web hizo su residencia en neurocirugía. Sin embargo, la Asociación Argentina de Neurocirugía, con la firma de su presidente, el Dr. José Nallino, emitió un documento donde asegura que “el mencionado médico (Converti) no es miembro” de esa asociación.

Su hermano José, un prestigioso profesor del Instituto Balseiro de Bariloche, le dijo a Infobae que “salió del Hospital Militar con el rango de Teniente 1° del Ejército. Y embarcado en el rompehielos Irízar llegó a la Antártida, donde estuvo como médico en la Base General Belgrano II, la más austral. Eso fue poco antes de la Guerra de Malvinas. Eran 11 en la base, me comunicaba por radio. Cuando regresó pidió la baja y al poco tiempo se fue a Río Gallegos”.

Sobre el caso que afecta a su hermano Dante, José señaló que “hablé hoy a la mañana con él, estaba muy cansado porque había esperado toda la noche en una dependencia policial donde averiguaron su antecedentes. Llegó a la casa a las 8 y pico… Estaba bien, esto es un armado que hicieron, el allanamiento fue un disparate…”

En Río Gallegos vivió alrededor de 20 años, con su mujer y sus hijas Ágata y Flor. Allí tuvo consultorio en la calle Gobernador Moyano al 400 y trabajó en el hospital local.

Según señala en su biografía, escrita en tercera persona, Converti “siempre mantuvo una visión holística del hombre (cuerpo, mente y espíritu). Esto siempre había sido estimulado por su padre que fue uno de los primeros médicos homeópatas del país. En un momento de su vida ante problemas de salud y viendo que la medicina tradicional no le ofrecía más que simples tratamientos paliativos, decidió tratarse- con excelentes resultados- con las terapias que ahora él mismo aplica a sus pacientes”.

En su instituto brinda tratamientos de ozonoterapia, medicina orthomolecular, homotoxicología, terapia neural, quelación, tratamientos alcanilizantes parentales, tratamientos con células madre, con plasma rico en plaquetas. Según indica, “todas estas terapias si bien actúan de distintas maneras tienen en común el respeto a los mecanismos de autocuración que tienen todos los organismos vivos y simplemente estimulan y ayudan para que estos procesos se lleven a cabo de una manera natural”..

Hoy, la justicia puso el ojo en el propio juez Pico Terrero -que emitió el fallo-, a quién el abogado Vadim Mischanchuk denunció por “mala praxis jurídica”. Trascendió que el propio ministro de Salud, Ginés González García, está “enojado” por el accionar de la justicia y, por supuesto, del médico.

En cuanto a Converti, la cartera que dirige dispuso una inspección en el consultorio no habilitado del médico, quien según fuentes ministeriales se negó a recibir a los inspectores en el día de ayer, y convocó a un grupo de personas en su apoyo que increparon a las autoridades sanitarias.

Y el consultorio de la calle Ayacucho 626 del Dr. Converti fue allanado por orden del juez federal Sebastián Casanello con participación de la Policía Federal. Estuvieron varias horas allí y se llevaron historias clínicas y recetas con órdenes de dióxido de cloro y productos médicos. Desde el Ministerio de Salud evalúan, además, denunciarlo penalmente por la la prescripción de dióxido de Cloro al paciente fallecido. Les preocupa que el Dr. Converti pueda llegar a formar parte de un grupo de personas que está organizándose para desinformar sobre el coronavirus y su respuesta sanitaria. (Infobae)