Graciela Suárez, de la Red Mujeres Solidarias de Río Gallegos: "Estoy desanimada y triste porque nos entraron a robar en el depósito"

Así lo señaló la referente de la organización que ha asistido alimentariamente a cientos de familias de la capital de Santa Cruz. En diálogo con Radio Nuevo Día, indicó que les sustrajeron heladeras, hornos y electrodomésticos que iban a ser destinados al comedor para niños que se encuentran construyendo.
miércoles, 27 de enero de 2021 · 17:34

La Red de Mujeres Solidarias de Río Gallegos ha impulsado un fuerte trabajo asistiendo a cientos de familias en la capital de Santa Cruz, afectadas por la crisis económica a raíz de la pandemia de COVID-19.

La organización también se encuentra construyendo un un comedor para niños, un proyecto que tienen en mente desde hace varios años. Sin embargo, delincuentes anónimos robaron elementos destinados a ello que se encontraban guardados en un galpón.

“Estoy desanimada y triste porque nos entraron a robar en el depósito”, manifestó Graciela Suárez, la referente de la agrupación.

“Nos llevaron heladera exhibidora, una heladera familias que usábamos para poner yogures de los niños, teníamos computadoras para el futuro comedor, Se llevaron un horno pizzero, freidoras, microondas”, enumeró y agregó: “No hemos mirado más porque no solo robaron sino que tiraron todo al piso, eso me tiró muy bajo. Tante lucha para conseguir las cosas y que vengan y se lleven así como nada nos bajoneó a todas las mujeres. Porque no era para nosotros sino para los niños”.

“Donde nosotros guardábamos no hay casa familiares hay galpones. Eso está cerrado durante la noche. El fin de semana casi no hay circulación, se ve que fue durante la noche”, dijo y añadió: “Nos dieron información de que andaban vendiendo la heladera y se hizo la denuncias y se dieron los datos posibles a la Policía”.

 También señaló que han sido días tristes ya que una colaboradora del comedor también perdió su vivienda producto de un incendio, a lo que se sumaron otras cosas de la organización que guardaba en un pequeño galpón contiguo a su casa.

"A mí me desanimó muchísimo y me dejó muy mal .El quipo me pide que no baje los brazos porque hemos pasado muchas cosas juntas para seguir esto no nos tiene que voltear a nosotras y todas estuvieron trabajando en el terreno y seguiremos trabajando en nuestro futuro comedor”, manifestó.