La fastuosa chacra de Lázaro Báez en Río Gallegos fue alistada para el regreso de su dueño

La “Chacra 39” tiene 14,000 metros cuadrados, con cancha de fútbol, pileta climatizada, saunas y otros lujos. Hubo obras para recibir al contratista, con prisión domiciliaria.
jueves, 28 de enero de 2021 · 20:02

Con historia propia, lugar de encuentro y partidos de fútbol con Néstor Kirchner, la Chacra 39 ubicada en Río Gallegos, fue el "fuerte" de Lázaro Báez. La propiedad, de las pocas que están inscriptas a nombre del contratista K, fue allanada en tres oportunidades. Tasada en más de 47 millones de pesos, con pileta climatizada y cancha de fútbol entre otras amenities, fue reformada por la familia en medio de una nueva disputa con la novia de Lázaro, a la espera de que el ex socio comercial de Cristina Kirchner regrese al sur.

Ubicada a quince minutos del centro de la capital santacruceña, la propiedad de 14.250 metros cuadrados permaneció cerrada, vacía, en las antípodas del lugar celosamente custodiado que supo ser, con un sistema de cámaras, sensores, seguridad en el acceso principal y camionetas rodeando el lugar, para tener un estricto control de quiénes circulaban por la zona.

El abandono y el silencio tomaron el lugar después de que la justicia allanara en tres oportunidades la chacra, y todo fue aún más desolador cuando desde abril de 2016, cuando Lázaro Báez quedó detenido. Desde entonces, la familia que permaneció en Río Gallegos la ocupó esporádicamente, hasta que en un momento ya nadie iba por allí.

La chacra tiene un valor oficial de 47.911.000 pesos. Esto incluye la casa con dos quinchos, una biblioteca, un subsuelo donde Báez mostró una "bodega de vinos" y Elisa Carrió había denunciado en 2013 (causa que no prosperó) que allí hubo una bóveda que se desmanteló cuando estalló el escándalo de la Ruta del Dinero K.

Uno de los espacios principales de la vivienda tiene con un gran cuadro de Néstor Kirchner tallado a mano: un homenaje constante por parte del empresario que -según determinó la justicia- se hizo millonario gracias al kirchnerismo.

El lugar cuenta además con una cancha de fútbol con sistema de iluminación propia y en la casa un sector de vestidores con camisetas de diversos equipos, todas originales. En el segundo piso, un gimnasio de última generación en aparatos. Y para acompañar este espacio, un jacuzzi, un hidromasaje y una ducha escocesa, una al lado de la otra.

Afuera, en el destacado jardín con flores y pinos, hay otra dependencia que es parte de los 300 metros cubiertos que tiene la propiedad que abarca seis hectáreas según el plano. Allí, dispuesta, con la temperatura indicada durante el allanamiento se toparon con una pileta climatizada de forma irregular y muy bien cuidada.

El invernadero que está en el terreno lindante tiene un costo superior: 52,1 millones de pesos. A la parcela lindante con una pequeña casa, se le dio un valor 5 millones. La justicia señaló entonces que Báez, para garantizarse no tener vecinos, compró esos terrenos lindantes y también los de enfrente. Todo estaba custodiado por su personal.

Durante tres años el costoso inmueble no tuvo ningún mantenimiento. El deterioro fue inevitable. El último en ocuparse del lugar fue Martín, el mayor de los hijos varones de Báez, pero quedó detenido hace dos años y aún permanece en el Penal de Ezeiza.

Sin que nadie utilizara las instalaciones, la casa fue sufriendo diversos problemas estructurales y propios de la falta de uso y mantenimiento. Antes todo era más sencillo: bastaba un llamado telefónico y personal de Austral Construcciones -al firma insignia de Báez- se ocupaba de lo que hiciera falta. Pero la constructora quebró, su dueño sigue detenido y ya no hay empleados a quienes solicitar nada.

El invierno pasado, Leandro Báez -el menor de los hijos del empresario K- comenzó a ir a la chacra. Para entonces había problemas con la calefacción. Luego, la novia de Lázaro quiso ocuparse de la refacción del lugar. La familia se opuso.

Fue la ex esposa de Báez, Norma Calismonte, quien solicitó que sean sus hijos quienes se ocupen de regresar a la Chacra 39 e inicien un plan de refacción del sitio. La ventaja fue que, como en tantas otras propiedades del dueño del Grupo Austral, en el depósito de la vivienda había todo tipo de materiales para realizar las tareas, e incluso todo tipo de mobiliario para usarse de reemplazo.

Por la falta de uso diario, había pérdidas en los caños flexibles de baño, que ya fueron arreglados. También se le realizó un service a la bomba presurizadora, que estaba sucia. Quienes se ocuparon de las obras se encontraron con otras cosas menores, como lámparas quemadas, canaletas tapadas y detalles de pintura. También se ordenó una limpieza de cañerías.

Las tareas también fueron en el predio que rodea la casa de dos plantas. Allí, se resembró el lugar, se instaló nuevamente el sistema de riego. La propiedad quedó en funcionamiento nuevamente, y aprovechando sus instalaciones, la familia retornó algunos días durante el verano. A 3.000 kilómetros, el empresario K permanece bajo arresto domiciliario, y el clan Báez se ocupó de que la novia de Lázaro no tenga "poder de intervención en la propiedad", como indicaron allegados a este medio.

Los trabajos tenían un objetivo: "Dejar todo listo para cuando Lázaro vuelva", indicaron a Clarín allegados a la familia. (Clarín)

Otras Noticias