Pablo Grasso dijo que la ciudad "no se arregla de un día para el otro"

El Intendente participó hoy del acto de apertura del nuevo Puesto de Control de la Dirección de Tránsito, ubicado en la Costanera. Un lugar que lleva muchos años abandonado y que fue recuperado por personal de la Municipalidad de Río Gallegos para su uso en controles y programas de concientización vial.
viernes, 15 de octubre de 2021 · 21:31

Concluida la ceremonia, y en diálogo con los medios de prensa, Pablo Grasso comenzó señalando que “estamos haciendo una fuerte inversión en la recuperación de la Municipalidad en materia vial, en pavimento, cordones. Pero la ciudad no se arregla de un día para otro”, advirtió, tras lo cual planteó: “Fueron más de 25 años de abandono por diferentes gestiones y cuesta hacer todo esto, como todo, como cuesta arreglar tu casa o todo levantar todo de un día para otro. Pero vamos a dejar una ciudad ordenada, linda, pintoresca. Hoy los chicos están trabajando en el muelle, trabajando para terminar con el asfalto de diversas arterias. Empezamos con el fresado de la Perito Moreno, y continuamos con la presentación de planos para arrancar con el cordón cuneta de la calle 13 (del barrio San Benito)”, detalló.

Seguidamente, el intendente destacó lo que se viene: “Estamos preparando todo para este lunes que inaugura la Zona Franca. Estos será un punto de inflexión importante para los santacruceños, especialmente para los habitantes de Río Gallegos, y en tal sentido apostamos a poder reactivar la economía”.

Consultado sobre el Puesto de Control inaugurado, el intendente contestó: “Es un espacio de más de 40 años. Es decir, ¿nadie se dio cuenta antes de que este espacio estaba abandonado? ¿Nadie se dio cuenta que había que arreglarlo, pintarlo y ponerlo al servicio de algo? Eso es lo que digo yo. Creo que vivimos en una sociedad totalmente exigente, y tenemos que hacer las cosas para que los que vengan puedan tener la vara más alta y puedan seguir trabajando y convertir a Río Gallegos en una verdadera capital de provincia. No solamente esto estuvo abandonado, muchas calles lo estuvieron. Las plazas, la política ambiental estuvo abandonada también. No sólo eso, también el empleado municipal estuvo abandonado. Y los semáforos, y todo lo que es materia de infraestructura. Hasta hace unos años la gente que venía de capital preguntaba qué había en Río Gallegos para hacer, ‘y nada’, era lo que respondían. Ahora van a venir, van a tener la ría, la costanera, el muelle, los monumentos, todo ese circuito para hacer. También van a tener la Zona Franca. Bueno, esto también implica que Río Gallegos empieza a ser otro”, finalizó.
 

Otras Noticias