"Olivia y el Universo”, el primer libro de una niña de 10 años, con parálisis cerebral, hija de una santacruceña

En el marco de la #SemanaDeLaInclusión en Tecnópolis Argentina, se presentó "Olivia y el Universo”, el primer libro de Olivia Grillo Cortalezzi, hija de una vecina de Puerto Santa Cruz.

Olivia y el universo cuenta el viaje de una niña que logra trascender, quizás, su desafío más complejo: comunicarse. Es un libro que nos invita a salir de aquello a lo que estamos acostumbrados y animarnos a vivir una mirada distinta, una mirada más amable.



Convivir en el mundo no es estar físicamente al lado de otros; es saber que todos guardamos bien adentro pensamientos, sensaciones y emociones; conectar es intentar decodificarlos y darles un espacio. Ser amables es querer conectar.



Somos lo que construimos y atesoramos en lo más hondo de nuestra existencia: ahí adonde sólo llegamos nosotros. No poder compartir nuestros pensamientos nos encierra. La palabra libera y la libertad alivia.





En estas páginas, Olivia nos muestra un poco de ese mundo interior tan hermoso que construyó, pero también nos cuenta su frustración por no poder conectar con un mundo exterior lleno de ruidos, un mundo que a veces no nos escucha.



¿En dónde está la barrera? En Olivia y el universo podemos acercarnos a entender lo que se siente poder liberarse; abrir un dique y dejar que la magia haga lo suyo.





Todos merecemos liberarnos. Olivia se libera y nos muestra con sus palabras parte de su bellísima profundidad y así se convierte en una maga sabia para quien lea el libro. Al final del día, todos queremos que nos descubran, que se sepa quiénes somos en la profundidad de un cuerpo que nos contiene.



Con Raquel Cané (escritora, ilustradora y diseñadora), Olivia Grillo Cortalezzi (escritora, viajera y activista por los derechos de las personas con discapacidad -@diversatumente) y Julia Bustos (librera, editora y especialista en Literatura Infantil).



SOBRE ELLA

Olivia es una niña de 10 años, diagnosticada con parálisis cerebral, quien lanzó un libro donde aborda su propia vida y cuestiona la forma en que la sociedad mira a la discapacidad.





Aprendió a expresarse a través de un sistema de letras y comparte en redes miles de aventuras de la mano de Flor, su madre biológica, su esposa Caro y su hermano Silver. Juntos levantan la bandera de la diversidad y la posibilidad del disfrute, sea como sea.



La sonrisa de Olivia es como un sol de mediodía que lo abarca todo. Tiene 10 años esta niña que se divierte cambiando el color de su cabello oscuro, paseando y viviendo aventuras en medio de paisajes montañosos. Todas estas experiencias las atraviesa desde una condición que para muchos sería un enorme impedimento: tiene parálisis cerebral. Incluso, escribió un libro llamado “Olivia y el universo”, que se lanza la semana que viene –estará a la venta por Mercado Libre y a través de @diversatumente, el perfil de Instagram en donde postea su cotidianeidad junto a su mamá Flor y su esposa Caro y su hermano Silver–, en el que aborda su vida desde la diversidad, concepto que rescata las subjetividades, un instrumento necesario para entender las discapacidades. Este enorme desafío no fue el único, también logró expresar sus pensamientos a través de la comunicación aumentativa alternativa (CAA), señalado letras de un tablero. De esta forma, y a través de Whatsapp, habló con Rosario3 desde Buenos Aires.



–¿De qué trata tu libro? ¿Cómo fue el proceso de su creación?





–Trata de mi vida cuando no podía comunicarme como lo hago ahora, que también es la vida de muchas personas con discapacidad, de lo importante de contar con apoyo de personas que crean en vos sin importar nada más, pero sobre todo, trata de romper con la creencia de que por tener una discapacidad nuestras voces no tienen nada importante que decir, y de la libertad en un sentido profundo. El proceso de creación fue como si ya estuviese escrito en otro plano, lo escribí en una playa hermosa mientras miraba el mar. En un ratito ya estaba ahí, listo para poder seguir su camino. Casi dos años más tarde se hizo realidad mi sueño de compartir mi historia. 



–¿Qué buscás transmitir en tu Instagram?



–Yo quise abrir el Instagram porque sé que mi historia es la de muchas, y poder compartir siempre nos hace crecer y no sentirnos solos. Quise hablar en primera persona porque creo que faltan voces que representen lo que vivimos todas las personas con discapacidad en la vida. Ser niños y niñas parece ser suficiente razón para querer pasarnos por encima, y ser niños y niñas con discapacidad nos invisibiliza frente a un mundo que no nos considera pares.



–¿Cómo ves el mundo y cómo es el tuyo propio, qué te gusta hacer, qué soñas?



–Para mí el mundo es un lindo lugar para vivir a fondo muchas experiencias. Creo que todavía hay mucho por hacer pero aunque no parezca la humanidad no está tan perdida. Mi mundo propio es infinito cómo el universo por eso el título de mi libro. Me gusta viajar, conocer lugares y su gente, vivir experiencias fuertes, amo los animales, la naturaleza y la aventura. Escribir es mi pasión y comunicar a través del arte es mi forma de cambiar el mundo. Sueño con viajar por el mundo conociendo lugares y contando mi historia.



–¿Qué cosas te enojan? ¿Qué te hace sentir bien de las personas?



–Me enoja mucho la ignorancia, pero sobre todo esa ignorancia que está disfrazada de empatía. Me hace sentir bien la sinceridad aunque sea con desconocimiento, prefiero un trato bruto por sincero que uno suave por caretearla.



–¿Cómo ves el tratamiento que se le da a las personas con discapacidades? ¿Qué debería cambiar?



–Odio hablar con personas que creen que saben acerca de la discapacidad solo por el hecho de haber estudiado y trabajado en relación a ello. Solo habría que referirse nosotras/os cómo a cualquier otra persona adulta, no somos eternos bebés ni somos boludas/os, somos pares. Deseo que mis palabras lleguen a las familias y terapeutas de muchas Olivias.


Esta nota habla de:
Más de Locales

Salud y el Grupo Buen Día Vida avanzan en una agenda conjunta de trabajo

Salud y el Grupo Buen Día Vida avanzan en una agenda conjunta de trabajo
El ministro de Salud y Ambiente de Santa Cruz, Ariel Varela, recibió ayer a integrantes de la Asociación Civil Buen Día Vida, en las instalaciones de la cartera a su cargo. Acordaron concretar reuniones periódicas a fin de profundizar el trabajo mancomunado entre el organismo y la Institución.