La mujer de Herrero dijo que lo sucedido en Río Gallegos fue una bisagra y "mi miedo es la vida de Marcos"

"Esto es vivir una pesadilla todos los días ¿Cómo haces para decirle a tus hijos trabaja honradamente que te va a ir bien cuando al padre trabajando honradamente se lo llevaron como a un delincuente?", detalló.
viernes, 31 de diciembre de 2021 · 19:14

La imputación del adiestrador de canes Marcos Herrero, presuntamente por plantar pruebas falsas, ya es un tema de trascendencia nacional. El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello instruyó esa acusación, la de falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores, en el marco de la búsqueda de Viviana Luna, una mujer que desapareció a fines de 2016 en Potrerillos.

El propio funcionario público salió con los tapones de punta en otros medios y calificó a Herrero como un "fabulador", que "hasta quiso involucrar a Tinelli". Con esto se refiere a una serie de cartas encontradas que harían mención a una red de tratas, con personas de peso en el ámbito político, económico y judicial.

Andrea Tolosa, la esposa del investigador viedmense desde hace 20 años, abrió la puerta de su hogar y brindó una entrevista de más de una hora con NoticiasNet.

Primeramente, habló en torno a las imágenes donde se ve a Herrero con un objeto sospechoso en su chaleco, parecido al estuche donde aparecieron los polémicos escritos. A su entender dijo que ese elemento en cuestión podría ser un juguete para los canes o bolsas de ziploc con alimentos.

Asimismo, indicó que todos los operativos son filmados de principio a fin y de haber plantado pruebas ya debería haber aparecido un video que así lo demuestre. De hecho, desde el caso de Facundo Astudillo Castro se lo quiso dejar in fraganti luego de hallar una vaquita de San Antonio que pertecía al chico. "La mariquita estaba en una bolsa que tenía cigarrillos y varias cosas, me acuerdo del video de cuando abren esa bolsa que tenía un olor putrefacto que dijo Cristina (mamá de Facundo) y ahí estaba esa mariquita. Si Marcos tenía esa bolsa haría ruido, que sé yo", explicó.

En cuanto al allanamiento en su vivienda del barrio IPPV, Tolosa expuso: "Buscaban restos óseos que supuestamente Marcos tiene enterrado en la casa, donde saca diferentes partes y las desparrama por todo el país. Y él ni siquiera tiene movilidad para trasladarse en su ciudad".

"El interés de Marcos siempre fue ayudar a las personas y él siempre se ponía en la piel de las víctimas, él buscó a Micaela (Ortega), a Aracelli (Fulles), a Marito (Salto), a un portugués en El Bolsón, a Lucas Muñoz, acá en Viedma al chico (José) Nicola, a la nena que se tiró al río, buscó a un montón de gente y se puso en el lugar de la familia", puntualizó en alusión a que nunca le importó el dinero.

Un ejemplo de esta situación es que los padres hoy en día les tienen que dar polenta a los perros Yatel y Kasai, porque no tiene plata para comprarles alimento balanceado.

Una bisagra en la vida de Herrero

En medio de la búsqueda de Marcela López, una mujer desaparecida en Río Gallegos, se encontraron cajas con dólares en una casa de Mario Balado, administrador de propiedades de Florencia y Máximo Kirchner en Santa Cruz. El hallazgo justamente fue gracias a un perro de Herrero.

Desde entonces aparecieron las persecuciones de la Justicia según su pareja. "Esto fue en julio, Marcos si fue a actuar a esta provincia fue por su trabajo. No es que ganamos cierto dinero y cada fin de año viajamos, conocemos lugares y ahí puede ver adónde plantar pruebas".

El modus operandi de la búsqueda empieza con una prueba de olor de una prenda de la persona desaparecida y a partir de ahí se graba y se filma todo, con la presencia de los familiares. De hecho, ninguna de las familias víctimas acusó a Herrero de estafador.

Agregó que la madre de Aracelli Fulles le dijo que quisieron anular todo lo que hizo su esposo, "porque ahí también fue a trabajar el Ente de Cinotecnia, que es bien pagado por el gobierno y buscaron a Aracelli por 15 días y no encontraron nada. Marcos fue 21 días después y encontró el cuerpo y evidencia que permitió que los asesinos tengan la condena que corresponde. Si no fuera por el trabajo de los perros se hubiera encontrado el cuerpo pero no evidencias de los asesinos".

Miedo por la vida de Herrero

Sostuvo: "Hay gente de mucho poder y mi miedo es la vida de Marcos, por cómo se están manejando nos les conviene que Marcos siga libre y estando incomunicado y en malas condiciones sanitarias fue presionado para que acepte el juicio abreviado". El instructor de canes se negó dos veces a declararse culpable.

Tolosa mencionó que hasta los compañeros de celda temen que se le pague a alguien para hacerle daño a Herrero adentro de la cárcel, razón por la cual trata de mantenerse lejos de todos los reclusos.

Consultada sobre el estado anímico de la familia, expresó: "Yo ando en piloto automático, agradezco no haber estado acá cuando lo detuvieron, viviendo toda la situación que lamentablemente tuvieron que vivir mis suegros y mis hijos, viendo llevarse a Marcos como a un delincuente. Cuando vi los videos con el gran despliegue policial que había afuera y cómo lo trataron, no sé si estará bien emocionalmente para poder llevar esto".

"Esto es vivir una pesadilla todos los días, porque uno no tiene vida. Desde que se lo llevaron a Marcos estamos todo el tiempo pendientes de que no suene el teléfono y nos den la noticia que no queremos escuchar, y que yo sé que no va a ser así, pero ¿cómo haces para vivir con eso? ¿Cómo haces para decirle a tus hijos trabaja honradamente que te va a ir bien cuando al padre trabajando honradamente se lo llevaron como a un delincuente?", detalló.