La gallineta austral, el fantasma de los juncales patagónicos

La gallineta austral es un ave que habita en los juncales de la estepa patagónica. Posee un tamaño diminuto y una agilidad increíble, haciendo que sea casi imposible de ver, y la mayoría de los pobladores locales, que conocen bien la fauna local y su comportamiento, nunca la vieron e, incluso, muchos de ellos ni siquiera han oído hablar de ella.
jueves, 23 de septiembre de 2021 · 20:21

“En lo personal, antes de comenzar a trabajar en Parque Patagonia desconocía su existencia. Cuando me contaron de sus hábitos y comportamientos, estos me resultaban muy extraños y diferentes a los de las aves que conocía, y me generaba mucha intriga” nos cuenta José Luis Roca, integrante del equipo de rewilding del Parque Patagonia.

En general, los ambientes que habita esta especie contienen mucha agua y fueron muy explotados y degradados por la ganadería. Sumado a esto, la depredación originada por la introducción de especies exóticas, como el visón americano, pusieron en peligro la supervivencia de la gallineta austral.

“Desde Fundación Rewilding Argentina trabajamos para conocer más sobre la gallineta austral para tomar decisiones que ayuden a su conservación” Los expertos trabajan con la ayuda de cámaras trampa, para estudiar su comportamiento y de esta forma conocer que soportan temperaturas menores a –10°C, que sacan camadas de hasta 5 pichones y que realizandos posturas por temporada. De esta forma, van develando poco a poco los secretos del "fantasma del Juncal" como eligen llamarlo por lo difícil de avistarlas.

Para estudiar la especie, fue necesario capturar e identificar individuos, lo que permitió monitorearlos. “Cuando colocamos las trampas por primera vez no se tenían registros de que antes se hubieran realizado capturas de la especie, y me parecía poco probable que cayera alguna gallineta”.

Roca explica que las trampas no tenían ningún atrayente, “estaban solamente ubicadas en sitios donde creíamos que podían pasar o detenerse a aletear”. Pero, luego de unos días cayó la primera. La emoción para el equipo fue inmensa. “Pude observar de cerca la combinación casi irreal de los colores en su plumaje”.

Luego de tomarle las medidas, pesarla y colocarle el anillo de identificación, el ejemplar fue dejado en libertad. Durante todo el proceso, la gallineta presentó una actitud tranquila, “pero en el momento en que apoyó sus patas en el suelo y se sintió libre, salió disparada hacia el juncal, desapareciendo inmediatamente en la espesa vegetación donde es prácticamente imposible verlas, pero desde donde nos recuerdan su presencia con sus característicos cantos” detalla Roca.

Luego de varios anillados, ya conociendo que el peso de las gallinetas es de alrededor de 60 gramos, el siguiente paso fue adquirir transmisores VHF para estudiar en detalles sus movimientos y supervivencia.

“El trasmisor, que debe ser muy pequeño y pesar menos de 2 gr para que no interfiera con su comportamiento normal, permite saber en qué sector del juncal se encuentran y si están con vida, basándose en la cantidad de pulsos emitidos por minuto”.

“De a poco vamos conociendo las costumbres de esta enigmática ave, que se encuentra en peligro de extinción en nuestro país. Los datos que recabamos son inéditos y nos permiten ir desarrollando medidas de conservación que nos ayudarán a recuperar a la gallineta austral en los numerosos juncales patagónicos, donde su presencia hoy es solo un recuerdo”, finalizó.