Martín Báez llegó a Río Gallegos para cumplir su arresto domiciliario

Como su padre y sus hermanos, Martín Báez está condenado por lavado de dinero. Con una pena de nueve años, le permitieron instalarse en Santa Cruz.
lunes, 6 de septiembre de 2021 · 21:43

Con una condena a nueve años de prisión por lavado de dinero, el mayor de los hijos varones de Lázaro Báez, obtuvo la autorización por parte del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) para regresar a Río Gallegos y cumplir allí el arresto domiciliario. Permanecerá en su propiedad de dos plantas, tasada en más de 7,5 millones de pesos en 2016. Martín Báez viajó este fin de semana y será monitoreado con una tobillera.

Por pocos meses, una calle de distancia separó a Lázaro Báez de su hijo. En un barrio privado en el sur del gran Buenos Aires, ambos cumplían con su arresto como vecinos. Antes tenían celdas contiguas en el Penal de Ezeiza.

Condenado por lavado de dinero, Martín Báez ingresó hace dos años a la cárcel, después de que la justicia detectó que ordenó mover dinero que se encontraba en una cuenta offshore radicada en Panamá. Por esa violación a las medidas cautelares impuestas, el TOF 4 le dictó la prisión preventiva.

La posición de los jueces que terminaron condenándolo a nueve años como organizador de las maniobras de lavado de dinero siempre fue la misma: Martín debe permanecer preso porque demostró que cuenta con contactos para evadir medidas judiciales. Sin embargo, el 11 de junio pasado la Sala IV de la Cámara de Casación ordenó que se le conceda el beneficio del arresto domiciliario sin pagar la fianza que se había impuesto, de 531.437.500 millones de pesos.

Pero su abogada defensora, Laura Díaz, fue por más, y solicitó que se autorice a Martín Báez a regresar a Río Gallegos y cumplir en esa localidad el arresto domiciliario.

El argumento central fue que se había reiniciado el ciclo lectivo de nivel inicial y primario y "que en el establecimiento educativo al que concurrían los hijos de Martín Báez se había dispuesto el retorno a la presencialidad, por lo que era necesario establecer un nuevo domicilio familiar a los efectos de garantizar el derecho de los niños".

Frente a ese escenario, el fiscal Abel Córdoba solicitó a la Dirección de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica que confeccione un informe sobre las condiciones sociales y ambientales del o de la referente del lugar ofrecido, el correspondiente informe técnico del domicilio propuesto. Se preguntó si durante el traslado se podía realizar el monitoreo de Báez.

Con dictámenes favorables de todos los informes, se el representante del Ministerio Público Fiscal avaló el traslado del hijo de Lázaro Báez bajo la custodia de una fuerza de Seguridad, para que regrese a la capital santacruceña, donde permanecerá con tobillera electrónica, según consta en la resolución a la que accedió Clarín.

Martín Báez permanecerá en uno de los 1.420 bienes adquiridos por su padre, según la justicia, con fondos de origen ilegal. Ese universo de propiedades y vehículos, fue tasado por orden judicial y a finales de 2017 se les asignó un valor de 205 millones de dólares.

El chalet de Martín Báez fue allanado en 2016 y está ubicado en la calle Comodoro PY, a dos cuadras de la casa de Cristina Kirchner en la capital santacruceña.

La propiedad, que cuenta con un parquizado y grandes ventanales, era su lugar de residencia hasta que estalló el escándalo de la Ruta del Dinero K. Después de más de tres años, el hijo de Báez regresó a ese inmueble que se encuentra embargado por orden judicial y con un pedido de decomiso vinculado a la condena que recibió en febrero de este año.

Al igual que su padre, Martín fue condenado por haber lavado 55 millones de dólares utilizando la firma Austral Construcciones, de la cual es dueño del 5%. Su situación judicial se complicó cuando se conocieron las imágenes de la financiera SGI -conocida como "La Rosadita"- que lo mostraban junto a hombres de confianza de su padre, contando más de cinco millones de dólares.

En Río Gallegos están viviendo sus hermanas Luciana y Melina, y su hermano Leandro Báez. Todos terminaron condenados con diferentes roles, pero como partícipes de las maniobras que encabezó su padre. (Clarín)