Miércoles 26 de Octubre de  2022 // 15:10 hs

Un joven y su novia denunciaron abusos por parte del personal de seguridad de un pub de Río Gallegos y abuso policial

El lamentable hecho que se reiteró en otro bar de la capital provincial, en este caso en Russia, tuvo como protagonistas a una joven pareja que denuncia haber sufrido violencia por parte del personal de seguridad del lugar y luego por parte de la propia policía provincial a quienes señalan de haberlos golpeado, detenido en la Comisaría Segunda.

Escrito en LOCALES el

Una joven pareja de Río Gallegos se contactó con Diario Nuevo Día y denunció haber sufrido un repudiable hecho de violencia, por el cual radicaron la denuncia pertinente, y no se trata de un caso aislado, ya que en un mismo fin de semana, se registraron, al menos 3 hechos denunciados por jóvenes que sufrieron abusos, tanto por parte de la policía de la provincia, como también de personal de seguridad de, al menos, dos reconocidos pubs céntricos. 

En este caso, un joven junto a su novia, dieron cuenta que concurrieron a Russia a pasar una noche de esparcimiento y al retirarse se acercaron al guardarropa para buscar su campera y retirarse, cuando le dicen que la campera había sido entregada a otra persona y los retiraron inmediatamente de mala manera, a lo que el joven busca hablar con otro personal de seguridad que comenzó a insultarlo y comentó: "Voy a hablar con otro personal de seguridad que me empezó a insultar y siento un manotazo en la cara de un policía que me tiro al piso contra las piedras, mientras que personal femenino de la policía tenía a mi novia tirada en el piso y vino una mujer policía y le pego una piña en la cabeza." 

Seguidamente, el joven detalló: "Nos llevaron a la Comisaría Segunda, donde nos agredieron físicamente de manera constante, mientras yo lo único que escuchaba eran los gritos de mi novia cuando le pegaban y les decía a los policías que no le pegaran más, ellos me pegaban piñas en la espalda y me daban la cabeza contra la pared y después me metieron a un calabozo con los presos a los que le pasaron toda la información de donde vivía mi familia y seguíamos recibiendo golpes por parte de la policía."

Por último, el muchacho que prefirió preservar su identidad, señaló: "Me golpeaban la cabeza contra la pared a cada rato, nos tuvieron 6 horas metidos ahí sin poder hacer ni siquiera una llamada, fueron agresiones constantes." 

La situación se suma a otras dos denunciadas durante este fin de semana y que llaman poderosamente la atención respecto del accionar, tanto del personal de la Policía de Santa Cruz, como también de los integrantes de los staff de seguridad de los comercios bailables, quienes deben encargarse de la prevención y resguardo de los concurrentes, no de amedrentarlos. (El Diario Nuevo Día)