Continúan los intentos de estafa en Río Gallegos por falsos depósitos

Días atrás Nuevo Día daba cuenta de varios intentos de estafa con una modalidad virtual en la que se busca comprar un producto y se entrega un falso comprobante de transferencia. Usuarios del Facebook continúan advirtiendo sobre los delincuentes.
jueves, 15 de julio de 2021 · 22:27

Cómo se planteó días atrás, compartir experiencias sirve para alertar a los usuarios de las redes sociales y cada vez la sociedad está más atenta. Día a día se suman las publicaciones en las que se advierte de inescrupulosos que quieren hacer creer que transfirien por error una elevada suma de dinero.

Ahora fue el turno de una mujer de Río Gallegos que advirtió: "Tengan cuidado, me quisieron hacer lo mismo que vi en el face diciendo que se confundieron y me habían depositado supuestamente $95.000". "Después me llamaron supuestamente del banco Santa Cruz para que vaya al cajero, ahí me di cuenta que eran unos chantas. "Gracias a dios no me pudieron sacar nada pero son unos vivos, tengan cuidado", publicó la vecina de la capital de Santa Cruz.

Perdió 300.000 pesos

Un hombre fue estafado por esa suma por la venta de una heladera y radicó la denuncia en la Comisaría de General Mosconi de Comodoro Rivadavia. La Policía advierte que se trata de nuevas modalidades de estafas en la ciudad.

El damnificado contó que fue víctima de una estafa por la venta de una heladera que había publicado en Marketplace en Facebook, luego de que lo contactará un supuesto comprador.

Según detalló, vendía una heladera a $15 mil y el comprador le pidió su CBU para hacerle la transferencia. Minutos después, le envío por WhatsApp un comprobante de transferencia trucho por un monto de $150.000. Luego le manifestó que había colocado un número de más y le dijo que empleados del banco se pondrían en contacto para solucionar el problema.

Horas después recibió un llamado telefónico donde le indicaban que debía enviar un código que le había llegado por mensaje de texto, pero tras hacerlo constató que le faltaban $300.000 en su cuenta. El estafador había obtenido a través de esos números sus claves para ingresar a home banking.