Río Gallegos: familiares del hombre fallecido en la Comisaría Segunda iniciarán una denuncia penal

El sujeto había sido trasladado por personal policial luego de ser encontrarlo en evidente estado de ebriedad en inmediaciones del gimnasio Juan Bautista Rocha. Su prima habló con Radio Nuevo Día y afirmó: “Realmente queremos saber lo que pasó para que esto no quede impune".

Escrito en LOCALES el

La muerte de un hombre en la Comisaria Segunda de Río Gallegos todavía genera incertidumbre en la comunidad y, más aún, en sus familiares.

El sujeto, de 40 años y nacionalidad uruguaya, fue hallado en estado de ebriedad en inmediaciones del gimnasio Juan Bautista Rocha.  De acuerdo a la información que trascendió, los efectivos policiales solicitaron la presencia de una ambulancia, pero como ninguna lo asistió se procedió a trasladarlo en un móvil hasta la Comisaria Segunda. Una vez allí, quedó en uno de los pasillos del establecimiento y, durante la madrugada del 15 de mayo, dejó de respirar.

Radio Nuevo Día 100.9 pudo dialogar con la prima del hombre fallecido, Érica, la cual cuestionó duramente el proceder de la policía como del personal médico y aseguró que "se hará una denuncia penal".

“Nos informaron que la policía en vez de llevarlo al hospital, lo llevó a la seccional y una hora después obviamente había muerto. Estamos pasando una situación difícil, nosotros deberíamos saber realmente lo sucedido, si fue por negligencia de la policía o del hospital por no de haber concurrido la ambulancia”, manifestó.

Indicó que luego de realizarse la autopsia se pudo determinar que la causa de muerte fue un edema pulmonar.  “El era sano, nosotros estamos confundidos de que primero estaba ebrio y después pasó esto”, dijo.

Érica, que reside en el departamento de Canelones en Uruguay, también aclaró que su primo no se encontraba en situación de calle. De hecho, trabajaba en una carnicería de la capital santacruceña que le permitía alquilar una pieza.

“Siempre fue responsable, si estaba en esa situación nosotros ya lo hubiéramos sabido “, aseveró, al tiempo que precisó que la última comunicación que tuvo con él fue cinco días antes del fatídico hecho “donde dijo que estaba bien, que tenía trabajo y que nos cuidáramos”.

Debido a  que el hombre pereció en circunstancias que aún no están del todo claras, señaló que intervino el consulado Uruguayo “para que se pueda hacer una denuncia penal”.

 Por esa razón, sus familiares se encuentran en la búsqueda de un abogado argentino que los pueda asesorar en este proceso.

“Realmente queremos saber lo que pasó para que esto no quede impune”, sentenció Érica.

(El Diario Nuevo Día)