Confirmado: no vuelven los vuelos a Santa Cruz

Alicia Kirchner no quiere vuelos y le pidió expresamente al gobierno nacional que, por ahora, no regresen los servicios regulares comerciales ni el turismo en Santa Cruz.
sábado, 10 de octubre de 2020 · 09:12

Mientras 10 provincias anunciaron que comenzarán a recibir vuelos después del 15 de octubre, la Gobernadora le pidió al Presidente frenar las aperturas y que Santa Cruz no reciba aviones comerciales hasta nuevo aviso.

Si hace algunas semanas varios gobernadores se mostraban reticentes a recibir vuelos en sus provincias, la ecuación parece haber cambiado los últimos días. Mientras se espera la confirmación del gobierno nacional las provincias se muestran receptivas a la idea.

El Ministerio de Transporte ya anticipó que si bien el Gobierno nacional será el que autorice la reanudación de los vuelos regulares, suspendidos desde mediados de marzo, cada mandatario o mandataria provincial podrá decidir si quiere o no comenzar a recibirlos y podrá, además, disponer sus propios requisitos para el ingreso.

Algunas semanas atrás el ministro de Turismo, Matías Lammens, había señalado que había más de diez provincias no estaban dispuestas a recibir vuelos en octubre.

Sin embargo ayer, en una conferencia de prensa aseguró que la actitud de los mandatarios cambió. "Hasta que los que no estaban de acuerdo, ahora están de acuerdo", dijo.


LA NACION consultó a las distintas jurisdicciones del país sobre su posición con respecto al regreso de los vuelos. Diez adelantaron que tienen en mente permitir la entrada y salida de vuelos cuando los habilite Nación, ocho aseguraron que terminarán de definirlo cuando esa decisión ya esté firme y solo una, Santa Cruz, anticipó que no tiene en sus planes reanudar el servicio hasta noviembre.

Cuatro provincias no respondieron a las reiteradas consultas de este medio y la Ciudad de Buenos Aires no tiene nada que decidir.Según señalaron gobernadores y voceros, que la reactivación aérea se concrete o no dependerá de la evolución de la situación sanitaria en cada provincia. Algunas anticiparon que si bien tienen el aeropuerto listo para operar, tomarán la decisión final con los últimos números en la mano.

Además, resta definir cuáles serán los protocolos provinciales implementados para los viajes. Si quisieran, los gobernadores podrían establecer como condición para el ingreso a sus territorios la presentación de hisopados negativos o la obligación de hacer cuarentena. De hecho, algunas provincias anticiparon que replicarán las medidas de prevención que ya rigen para quienes ingresan por vía terrestre.

En un primer momento, los vuelos regulares llevarán a personal esencial y a personas con permiso para circular. Es decir, no se podrán abordar por turismo u otras razones no habilitadas hasta el momento. Sin embargo, en Transporte aseguran que servirá para probar el sistema y los protocolos y contribuirá indirectamente a la reanudación de los viajes por placer.

Los vuelos que se realizaron desde el inicio de la pandemia hasta hoy son llamados "especiales" porque requieren de la autorización de las autoridades nacionales y no forman parte de la programación habitual de las aerolíneas. Lo que cambiaría con el restablecimiento de los vuelos regulares es que las compañías podrían volver a disponer de sus itinerarios con los mecanismos habituales, lo que generaría una mayor previsibilidad tanto para ellas como para los pasajeros.

En los últimos meses Chaco y Tierra del Fuego fueron las dos provincias que solicitaron y recibieron vuelos especiales regularmente y ya tienen definidas sus programaciones para octubre y hasta planes para noviembre. En el resto de las provincias, solo hay ideas sobre cuáles serían las frecuencias deseables.

Si bien es de esperar que con la reanudación de los servicios regulares se multipliquen las opciones de transporte, sobre en el interior del país, llevará varios meses que la oferta se acerque a la que existía antes de la pandemia. Además, la reactivación no será inmediata y es posible que, luego de que se emita la norma tan esperada, las compañías aéreas necesiten algunos días para reorganizar sus operaciones antes de volver a despegar.

FUENTE: LA NACIÓN