La Justicia pedirá a un primo de Néstor Kirchner que justifique un patrimonio superior a $100 millones

Carlos Santiago Kirchner era funcionario de Planificación y ya está acusado por la entrega de obras a Lázaro Báez. Ahora también sería imputado por supuesto enriquecimiento ilícito.
lunes, 9 de noviembre de 2020 · 20:58

Funcionario durante doce años en el Ministerio de Planificación Federal, responsable de la Coordinación -por donde pasaban las licitaciones que recibió Lázaro Báez- fue el único ex funcionario preso en la causa por el presunto direccionamiento de la obra pública a favor del Grupo Austral, y hoy recae sobre él una causa por enriquecimiento ilícito. Según la imputación, Carlos Santiago Kirchner, primo político de la vicepresidenta, tiene más de 48 millones de pesos que no logra justificar. Para el fiscal Gerardo Pollicita esa cifra sería incluso muy superior, pues detectó un conjunto de 23 propiedades que le pertenecerían. Una de ellas en Miami, cuyo valor inicial supera los 650.000 dólares. Al primo de Kirchner le atribuyen más de 100 millones de pesos.

Carlos Kirchner recuperó su libertad el 9 de octubre de 2019, a pocos días de las elecciones. Durante el gobierno kirchnerista se desempeñó siempre en la Subsecretaría de Coordinación de Obra Pública; por su despacho pasaron las 51 licitaciones que recibió el Grupo Austral. La fiscalía sostuvo que ese cargo "fue hecho a medida" con el único fin "de no controlar a Lázaro Báez".

Cuando se sumó en 2005 al gabinete nacional de su primo, Carlos Santiago Kirchner tenía un inmueble y dos vehículos. Al dejar la función pública acumuló 17 propiedades por 2,8 millones de pesos, cinco autos por 612.100 pesos y una lancha por 42.000 pesos. Sumando los ahorros, depósitos y los dólares ahorrados, su patrimonio declarado hacia 2014 era de 9,3 millones. Pero no sólo adeuda la declaración jurada de 2015 -que le valió una intimación de la Oficina Anticorrupción de la gestión macrista-, sino que además se lo investiga por declarar inmuebles “subvaluados que valen hasta cinco veces más”.

Durante la anterior gestión, la Unidad de Investigación Financiera (UIF) también sospechó que el primo de los Kirchner "ocultó patrimonio" al adquirir propiedades y automotores por 48 millones de pesos a través de una pinturería. Esas cifras quedaron desactualizadas después de que el fiscal Pollicita inició la tarea de investigación patrimonial, donde detectó más propiedades, arribando así a la conclusión de que sus bienes superan "ampliamente los 100 millones de pesos", indicaron fuentes judiciales.

Se comenzó con el allanamiento de 23 propiedades y operativos para poder realizar la correspondiente tasación. La primera denuncia sostenía que Kirchner había declarado algunos de sus inmuebles con valores subvaluados. En pocos años, Carlos Kirchner adquirió 17 inmuebles (cinco casas, tres locales, cuatro departamentos, tres lotes de terrenos –dos en El Calafate y uno en Río Gallegos– una propiedad rural y otro inmueble dedicado a la inversión en Capital Federal) que en su última declaración jurada tienen un valor de 2,8 millones de pesos.

A su vez, se detectaron tres propiedades en Capital Federal cuyo valor declarado es inferior al real. Se trata de dos departamentos en la calle Cerviño, en el barrio porteño de Palermo, “que se declararon por un valor muy inferior al original y según los precios del mercado tienen un costo muy superior”, indicaron fuentes judiciales a Clarín.

Cuando la tasación concluya, el fiscal Pollicita intimará a Carlos Kirchner a que justifique su millonario patrimonio. De no poder hacerlo, entonces será imputado por enriquecimiento ilícito.

La situación de Carlos Kirchner se complicó por información que surgió de una causa en su contra por lavado de activos, tras una presentación que hizo la Unidad de Información Financiera (UIF) de la anterior gestión, que denunció un "injustificado incremento patrimonial" y operaciones financieras "sin sustento".

Pollicita demostró que Kirchner realizó "un sinnúmero de maniobras económicas y financieras" destinadas a "ocultar parte de su patrimonio y a frustrar la posibilidad del rastreo y recupero de activos, logrando sustraer del alcance de la justicia la suma de prácticamente 4 millones de pesos".

Bajo las sospechas está incluida la empresa K-SANC (una pinturería), que adquirió once inmuebles en Buenos Aires y Santa Cruz, automóviles de alta gama y una embarcación.

Por otro lado, Kirchner constituyó una firma en Estados Unidos "K-Joro Real Estate", con la que compró un inmueble por 625.000 dólares. Se sospecha que la empresa se usó "para canalizar fondos ilícitos". Además, se tasará un departamento en Miami cuyo valor supera los 650.000 dólares. (Clarin)