Luego de 5 meses, el gobierno no alcanzó a prevenir y hoy el 100% de las camas de terapia están ocupadas

A poco de cumplirse 6 meses de la oficialización de la lucha contra la pandemia de Covid-19 en Argentina, Río Gallegos alcanzó su punto más crítico al momento respecto de la estructura del sistema de salud para dar respuesta a una demanda que fue creciendo en el último tiempo y que puso al límite la capacidad de respuesta en el Hospital Regional.
martes, 22 de septiembre de 2020 · 21:25

La pandemia de coronavirus que comenzó a desarrollarse en el inicio de éste año en China fue pintando de rojo el mapa de manera progresiva y Santa Cruz, como uno de los puntos más alejados geográficamente y por las vías de conectividad, fue viendo el desarrollo a nivel global de los sucesos, teniendo la fortuna de haber sido una de las latitudes a las que llegó último el virus. Eso dio margen a las autoridades políticas y sanitarias de poder ir tomando las medidas pertinentes para el manejo de la pandemia y si bien es cierto que hasta el momento no hubo recetas exitosas a nivel mundial, queda a las claras que las adoptadas en suelo santacruceño, no han sido para nada acertadas. 

Cuando más estrictas eran las medidas y la comunidad se encontraba cumpliendo a rajatabla las disposiciones gubernamentales, aunque el virus no circulaba entre nosotros y hoy que ya se declaró transmisión comunitaria en dos de las localidades de la provincia, las medidas son más flexibles y la "responsabilidad social" a la que se apeló, claramente falló. 

Mientras el tiempo pasaba y no se registraban casos o los había pero en menor medida, el gobierno provincial tuvo todo el tiempo a su favor para accionar, gestionar y articular medidas para hacer frente a un eventual crecimiento de los casos, el cual finalmente sucedió y que hoy llegó a su punto más alto desde el comienzo, con una ocupación de las camas de terapia intensiva del 100% que pone al límite la capacidad de respuesta del sistema de salud, tanto desde las herramientas con las que cuenta, como desde lo humano. 

El gobierno de la provincia de Santa Cruz tuvo 5 meses para prepararse y aún así no fue capaz de hacer frente a la situación que hoy se muestra crítica y para colmo de males, se anuncia que lo peor aún no llegó y que será el mes de octubre cuando se prevé, llegue la peor situación, mientras tanto, las medidas siguen siendo insuficientes y tardías, alejadas de una realidad que duele día a día y que ya se cobró 48 vidas, la mayoría en Río Gallegos. (El Diario Nuevo Día)