Leandro Báez: “Los amigotes de Lázaro lo llevaron adonde está”

El hijo del empresario habló las diferencias que lo distanciaron de su padre y consideró que lo que pasó anoche, cuando no lo dejaron ingresar a un country de Pilar, “es un reflejo de la condena social que sufre”
martes, 8 de septiembre de 2020 · 14:30

Leandro Báez dice que no está peleado con su padre, pero reconoce que la relación está congelada. “Estamos distanciados porque tenemos maneras diferentes de ver la situación. Lázaro decidió tener un grupo de abogados que a mí no me gusta, asi que ahí esta la diferencia que tengo con él”. Sin embargo, esa no es la única diferencia los mantiene alejados desde hace tiempo.

“Hay ciertos detalles, como por ejemplo sus amigotes, que lo llevaron a estar donde está... Yo no soy quién para elegirle sus amigos, pero creo que lo acompañaron a llegar adonde está”, amplió esta mañana el hijo del empresario santacruceño, durante entrevista que le dio a Ernesto Tenembaum en Radio Con Vos.

“¿En quién pienso cuando hablo de los amigotes? Pienso en varios, no en alguno... Son amigos con los que él fue compañero de trabajo en el banco o esos de la infancia que aparecen cuando te va bien, pero en las malas desaparecen”, explicó entre sonrisas.

En todo momento evitó hacer nombres y fue cuidadoso cuando se le preguntó por el vínculo con Néstor Kirchner: “Él lo respetó, lo respeta y lo va a seguir respetando. Decidió ser su amigo y yo lo respeté. No le voy a elegir los amigos”.

A pesar del distanciamiento, Leandro Báez sigue con atención lo que sucede con su padre y analizó con crudeza lo que pasó anoche en las puertas de un country de Pilar, adonde Lázaro Báez no pudo ingresar para cumplir prisión domiciliaria por la furia de los vecinos que rechazan su presencia en el lugar: “Lo de ayer es un reflejo de la condena social que sufre, nosotros la vivimos en otra escala porque no somos tan visibles como él”.

De todos modos, fue crítico con la actitud hostil que mostraron los habitantes de la zona: “La gente que vive en ese country, qué se yo... Conocí dos y hasta tres personas que están acusadas de hechos de corrupción y vivieron ahí hasta no hace mucho”. En concreto, se refería a los casos de Víctor Manzanares (ex contador de Néstor Kirchner) y Claudio Uberti, hombre de confianza del ex presidente y de Julio De Vido.

Un aspecto que sorprende al escuchar a Leandro Báez es que siempre habla de “Lázaro”, nunca lo llama “papá”; para eso tiene una explicación: “Yo empecé a trabajar en Austral Construcciones y enfrente de los empleados no le iba a decir papá... Me acostumbré así por eso”.

En cuanto a la situación judicial de su padre, consideró que hay muchas cosas que no se cuentan: “Más allá de que yo esté en desacuerdo, el abogado mostró toda la documentación y justificó casi el 90% de toda la acusación, pero no salió en ningún lado lo que dijo la defensa de Lázaro. Las propiedades fueron todas justificadas”.

En ese sentido, para tratar de demostrar que Báez no ganó dinero solamente con Astral Construcciones, Leandro hizo una aclaración que seguramente generará revuelo: “Todos dicen que Lázaro era un simple cajero que andaba en un Ford Falcon, pero él hizo una carrera bancaria. Estuvo en el Banco Nación y en el 89, cuando era gobierno (Arturo) Puricelli acá en Santa Cruz, él se cambió al Banco Provincia, no lo llamó Néstor Kirchner...”.

El hombre de 30 años cree que se ha demonizado al empresario santacruceño y eso generó fantasías en la gente; para fundamentarlo, contó un detalle increíble: “El viernes por la noche balearon mi casa, yo estaba acá en la chacra de Lázaro porque estamos en época de poda y estoy dando una mano. Un vecino salió y vio una moto, a una cuadra está la custodia de Víctor Manzanares y no escuchó nada. Es difícil atribuir, nosotros acá en el sur no tenemos problema con nadie...”.

La anécdota llegó después de ser consultado sobre si esto lo preocupaba y le recordaba lo que pasó con Fabián Gutiérrez, el ex secretario de Cristina Kirchner que fue asesinado: “Después de lo del viernes se puede esperar cualquier cosa. Lo de la plata enterrada... se me viene a la mente la imagen de Marijuan excavando una cantera que usaron para pavimentar la ruta a Calafate. Eso generó tanta bronca con la gente, decir que había bóvedas... Hay gente que va los fines de semana a excavar a los campos (para ver si encuentra dinero), todavía sigue pasando eso. Los campos están intervenidos por la Justicia y siguen entrando...”.

Fuente: Infobae