Golpiza al enfermero: "Gobernadora, esto tiene que parar"

El legislador Gabriel Oliva realizó un pedido público a la gobernadora luego de la golpiza que recibió un enfermero el fin de semana, sumando además los tristes antecedentes que tiene Santa Cruz al respecto.
martes, 22 de junio de 2021 · 10:01

Las repercusiones por lo que le sucedió a un enfermero de Río Gallegos no paran, porque fue grave el trato y la golpiza que recibió por parte de personal de tránsito y de la policía a la salida de su trabajo en el hospital.

En las últimas horas, quien entró en escena fue el diputado Gabriel Oliva, de Encuentro Ciudadano, quien expresó:

"VUELVEN LOS “AUTOLESIONADOS” ¡GOBERNADORA ESTO TIENE QUE PARAR!

El 9 de mayo del 2007 Miguel Ángel Aranda, luego de una manifestación de trabajadores municipales tuvo que ser internado y se le amputaron tres dedos de un pie. Los médicos indicaron que pudo ser un balazo de plomo o de goma a corta distancia desde una camioneta de la policía provincial. Sin embargo, el ministro de Gobierno de ese entonces, Daniel Varizat, dijo que "se ha comprobado que fue visto cuando se clavaba una barreta metálica en el pie para fingir una herida de bala".

La historia se repite, a 14 años: el 20 de junio de 2021, Sebastián Barrientos, un joven enfermero de Terapia Intensiva del Hospital Regional de Río Gallegos, fue detenido después de una guardia de doce horas por la policía de la provincia. Por un problema de papeles del auto los policías comenzaron a pegarle. “Se me tiraron encima y pateaban”. Después de la primera golpiza, los policías lo llevaron a la Comisaría 6° de Río Gallegos, y allí continuaron con las torturas. 

El comunicado de gobierno dice que “una vez en la División Sexta el causante comenzó a autoagredirse, quedando constancia de lo sucedido. Por otra parte el efectivo policial fue atendido en el nosocomio local resultando con una lesión cortante”.

Señora Gobernadora, Señor Ministro de Seguridad, Señor Jefe de Policía, esto tiene que parar. La Comisaría Sexta es el mismo lugar en que el joven Jorge ‘Javi’ Astorga había sido violentamente golpeado el 2 de mayo de 2020, por homofobia, hecho que recién pudo denunciar un mes después cuando empezaba a recuperarse anímica y físicamente. No es posible que ningún ciudadano, y mucho menos los enfermeros que salen de terapia intensiva, se enfrenten con la violencia policial apañada desde el Gobierno."