En Santa Cruz, si el bullying no se denuncia, no existe

De esta manera se puede entender la situación que preocupa en todo el mundo, menos en Santa Cruz, donde la titular de la cartera educativa dijo que hay una incidencia de sólo un 1 por ciento, ya que sólo toma en cuenta los casos que se denuncian. Una mirada preocupante.

Escrito en LOCALES el

Promediando el 2022, en todo el mundo hay especialistas ocupándose del flajelo del bullying, que acecha en cada jardín, colegio, universidad, club o hasta en cada celular.

Se trata de una problemática difícil de atenuar y para la cual se están buscando estrategias en cada punto del planeta, sumando capacitaciones a responsables de niños y jóvenes que puedan colaborar en cada caso en particular.

En Santa Cruz, en las últimas semanas se conocieron casos que no son más que un botón de muestra de lo que pasa cada día, quedando en evidencia la falta de una política acorde a los tiempos que se viven.

Y para colmo de males, las declaraciones efectuadas ayer por la presidenta del CPE, María Cecilia Velásquez, no hacen más que confirmar que estamos en malas manos a la hora de atacar este flajelo.

¿Por qué? porque fue ella misma la que minimizó semejante situación, asegurando que en Santa Cruz sólo hay una incidencia de un 1 por ciento, indicando que sus estadísticas se basan en los casos denunciados.

Pues debe saber la titular del CPE que el bullying va mucho más allá de "los casos denunciados" y que es necesario profundizar lo poco que se hace de manera urgente, porque hay chicos violentados que pueden sufrir secuelas de por vida de no atender el tema a tiempo.

¿Acaso debe entenderse la problemática del bullying sólo teniendo en cuenta los casos denunciados? Por supuesto que no. Sin embargo, parece no pensar así la persona que está a cargo de la política educativa de Santa Cruz y eso a los padres nos preocupa mucho.

En la actualidad existe evidencia entre los académicos acerca de que la violencia escolar impacta, no solo en la salud integral y la autoestima de la víctima (en el contexto escolar, el alumno) sino también —y de manera directa— en los aprendizajes colectivos de los estudiantes.

Según señaló el último informe del Observatorio Argentinos por la Educación, cuya autoría estuvo a cargo de Castro Santander, en la Argentina —como en otros países participantes de las pruebas del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), llevado a cabo por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)—, los estudiantes que sufren acoso escolar (bullying) tienen un menor desempeño en las pruebas de aprendizaje. Es decir, que el acoso entre escolares es, definitivamente, un problema grave para lograr un buen clima escolar.

Este informe se propuso dar cuenta de la relación entre acoso escolar (bullying) y desempeño en pruebas de aprendizaje, apoyado en los datos de las pruebas PISA 2018, en la que participaron estudiantes de 15 años de edad de más de 60 países. 

Cabe recordar que las pruebas PISA es una evaluación que realizan los países miembros de OCDE cada tres años a nivel mundial, y que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura.

El Diario Nuevo Día