Jueves 18 de Agosto de  2022 // 09:44 hs

Diputados de la oposición aseguran que "Santa Cruz vive una catástrofe educativa"

Mientras el Frente para la Victoria se niega a debatir en la Cámara de Diputados, los legisladores que no responden al gobierno de Alicia Kirchner alzaron la voz por la situación de las escuelas, la falta de programas y planificación pedagógicos y los flagrantes incumplimientos legales. 

Los legisladores de la oposición y, de fondo, Barría del Frente de Todos.
Escrito en LOCALES el

Legisladores opositores al Frente de Todos reclamaron medidas urgentes para garantizar las clases en condiciones en toda la provincia, invertir de forma urgente en el mantenimiento de las escuelas y la capacitación docente.  

El Frente de Todos dejó sin quórum la sesión de la Legislatura provincial en la que se iba a tratar la crisis educativa que vive la provincia. 

Los legisladores provinciales que no responden al Gobierno del Kirchnerismo  habían solicitado una sesión extraordinaria en la Legislatura Provincial con la presencia de la Presidente del CPE para tratar urgentemente la crisis educativa que atraviesa la provincia de Santa Cruz.

Indicaron que se vieron obligados a pedirle a la responsable de esta situación, María Cecilia Velázquez, que venga a dar respuestas a esta grave problemática. Esto se dio como consecuencia de la falta de respuestas a los pedidos de informes y los reclamos que realizaron desde todos los sectores, no sólo los Legisladores sino también toda la sociedad que está preocupada por lo que va a pasar con esta crisis educativa generalizada en la provincia.

Los legisladores pidieron una sesión especial para que las autoridades del Gobierno de Alicia Kirchner den respuestas y explicaciones sobre el convenio que se anunció de mantenimiento preventivo para edificios escolares, y que ha generado tantos inconvenientes en las escuelas de la provincia. 

Remarcaron que es lamentable la posición de los diputados del Frente de Todos que convalida las acciones del CPE y encubren las maniobras ilegales llevadas adelante por el gobierno; la falta de inversión, el desvío de los presupuestos asignados y las partidas que deberían llegar a las escuelas; la falta de insumos y capacitación y una programación inadecuada. 

“El Frente de Todos cancela el debate y esconde la realidad. Tapan con silencio una crisis que desborda y afecta a toda nuestra comunidad”, indicaron los legisladores.

Además sostuvieron que Santa Cruz vive una Catástrofe Educativa de consecuencias profundamente dañinas para toda la comunidad. 

Remarcaron que el modelo educativo que aplica el Gobierno de Alicia en Santa Cruz fracasó rotundamente dejando desamparados a muchísimos niños y jóvenes que no reciben los conocimientos mínimos ni tienen oportunidades para su crecimiento. 

“No hay respuestas por parte del Gobierno de la deplorable situación de los establecimientos educativos. Tampoco hay respuestas sobre qué va a pasar con las paritarias salariales, la falta de capacitación y la situación general de la educación en la provincia que está totalmente a la deriva. No podemos sentarnos de brazos cruzados a esperar que suceda una tragedia”, sostuvieron; y agregaron que “la obligación del gobierno hoy en día es dar respuestas para que las clases se puedan retomar normalmente en todos los rincones de Santa Cruz”.

SILENCIO CÓMPLICE 

Luego de volver a condenar la falta de debate, la clausura de los espacios institucionales como la Legislatura y el silencio cómplice de los diputados oficialistas los legisladores remarcaron que esta actitud no hace más que profundizar una crisis que viene desde hace años. 

Destacaron que lamentablemente los legisladores del Frente de Todos avalan y apoyan a la titular de Educación en su pésima gestión y refuerzan un modelo que fracasó en la provincia. 

“Dañan a nuestros jóvenes con este modelo educativo que no garantiza las clases ni el aprendizaje de los contenidos mínimos”, dijeron los diputados opositores, al tiempo que agregaron que esconden las estadísticas y los números de repitencia y aprendizaje, se niegan a informar sobre el gasto presupuestario, los recursos asignados y los programas aplicados. Quieren tapar con silencio su falta de gestión.