Vuelve la cuarentena estricta en el AMBA: cuándo arranca y cuánto durará

La decisión ya está tomada y se anunciará en las próximas horas tras la reunión que mantendrá el presidente con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.
jueves, 25 de junio de 2020 · 09:15

 

La decisión ya está tomada. El área metropolitana de Buenos Aires volverá a la Fase 1 de la cuarentena a partir del lunes. Esta nueva etapa de aislamiento estricto se prolongará al menos por 14 días, aunque no se descarta que se extienda por 21. Durante este tiempo solo podrán abrir los comercios esenciales y se endurecerán los controles sobre el transporte y la movilidad interurbana.

“Habrá una restricción mayor estos días para llegar a una salida de una vez por todas: con reapertura inteligente al final del camino. Hay que apretar los dientes, se vienen semanas complejas”, advirtió el jefe de Gobierno porteño este miércoles.

Este jueves a la mañana, el presidente Alberto Fernández volverá a reunirse con Larreta y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, para consensuar cómo endurecer las medidas de aislamiento en el AMBA y comunicar las medidas.

El gobernador bonaerense presiona desde hace dos semanas para volver a Fase 1, mientras que Larreta defiende las flexibilizaciones. El Presidente se inclinó públicamente desde un primer momento por la posición de la gobernación bonaerense. Sin embargo, le dio el tiempo que necesitaba a Larreta.

En la Ciudad de Buenos Aires manejan un escenario con fechas límites. Con los indicadores que hay hoy, el 15 de agosto se saturaría el sistema sanitario porteño. El viernes pasado, cuando Kicillof y Larreta se reunieron con sus respectivos equipos, ese límite tenía 5 días más.

Con ese panorama, para evitar el desborde, CABA hubiera podido estirar los tiempos hasta el 5 de julio, pero accedió a correrlo hasta el 1. Ahora, se resignaría a que las medidas comiencen el 29.

En cualquier caso, creen que el AMBA ya está transitando su pico. De las 400 camas de terapia intensiva que hay en CABA, ya están ocupadas 194. “Hay que cambiar la tendencia o para mitad o fines de agosto nos vamos a quedar sin camas. Hay que bajar el R (el índice de contagio) de 1.1 a 1. Y esto se logra con un período restricción muy fuerte”, expresó el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

El temor de las autoridades sanitarias porteñas era que las medidas restrictivas se vuelvan inútiles si se tomaban antes del pico de contagios. Sin embargo, para el Ejecutivo porteño ya se inauguró esa etapa. 

Aunque insisten en que no hay evidencia científica que pruebe el contagio, en la Ciudad de Buenos Aires están dispuestos a dar marcha atrás con las salidas de niños y con los permisos para correr, siempre y cuando sea solo por 15 días.

Kicillof, por su parte, intercambió opiniones vía Zoom con los intendentes de la primera, la tercera y la octava sección electoral. La mayoría de los alcaldes están en la misma frecuencia que el gobernador por temor a la circulación comunitaria del virus.

Además de limitar la apertura de comercios a los esenciales, podría regularse los permisos para acceder a esos mercados, según el DNI o el sexo, una idea que la Ciudad de Buenos Aires había anunciado y nunca instrumentó ni controló. Las industrias que ya abrieron se mantendrían abiertas con estrictos protocolos y siempre y cuando sus trabajadores se movilicen en autos particulares. Los bancos abrirían sólo para jubilados y beneficiarios de planes.

En Provincia de Buenos Aires no descartan tener que mover a infectados leves entre los distritos para desagotar las unidades sanitarias de algunos municipios. 

Según consigna Clarín, los controles de seguridad al tránsito vehicular continuarán. Desde PBA y desde CABA responsabilizan a jefatura de Gabinete, también a cargo de los permisos transitorios. “La policía controla, pero todos tienen permisos”, advirtieron.

El transporte fue señalado por las autoridades sanitarias como el principal foco de contagio. Sin embargo, el número de pasajeros se mantiene constante desde hace 2 meses: alrededor de 1 millón de usuarios.

Según los datos que arroja la SUBE, solo el 13% de los usuarios (147 mil) viajan desde el Conurbano a la Capital y apenas un 3% (37 mil) hace el viaje inverso. El resto de usuarios se mueve entre las jurisdicciones del Gran Buenos Aires.

Por estas horas se analiza la posibilidad de suspender la circulación de colectivos entre el conurbano y Capital Federal. Sin los comercios no esenciales de la Ciudad de Buenos Aires, todos apuestan a que bajará abruptamente el número de trabajadores del Conurbano en la Capital que se trasladan en autos particulares.