Mundial de Rugby: Los Pumas se despiden en Kumagaya con nueve cambios y con aires de renovación

Ya sin chances de clasificar, el seleccionado argentino enfrentará a Estados Unidos el miércoles a la 1.45. Ya llegó Bertranou y Lavanini recibió cuatro fechas de suspensión.
lunes, 7 de octubre de 2019 · 11:35

El anuncio de un equipo con nueve cambios, la llegada de Gonzalo Bertranou y la sanción a Tomás Lavanini. Todo eso pasó en un lunes fresco y nublado en una pequeña localidad que, si bien se define como “la ciudad del rugby”, está muy lejos de transmitir la pasión por el juego por estos días. Además, claro, la tristeza que envuelve a Los Pumas por la eliminación anticipada del Mundial al que habían llegado con expectativas absolutamente diferentes, le dio a la atmósfera un toque aún más melancólico.

El seleccionado se despedirá de Japón 2019 este miércoles a las 13.45, en plena madrugada de Argentina (a la 1.45), frente a un equipo de Estados Unidos que también está eliminado y que mostró muy poco en el torneo.

Si como dijo Mario Ledesma el sábado después de la dolorosa derrota frente a Inglaterra en el estadio Ajinomoto “el Mundial 2023 empieza ahora”, mejor será arrancar el nuevo proceso con una victoria que levante al menos un poquito el ánimo de todos. Exigir el triunfo frente a los estadounidenses es casi una obviedad: las diferencias individuales y de conjunto son muchas y el test no debería representar una exigencia mayor para Los Pumas. Pero nadie sabe cuál será el tipo de respuesta anímica que podrán dar los jugadores. Se supone que los que tuvieron menos minutos de acción (serán mayoría) deberán ser los que otorguen un mayor impulso a compañeros más golpeados tras el duro impacto sufrido.

En el lunes japonés y en el único entrenamiento previo al partido, el ánimo pareció en parte recuperado. Quizá por eso los primeros 15 minutos se repartieron en una “tocata” de la que participaron 30 jugadores (Tomás Cubelli, desgarrado en el gemelo izquierdo, miró desde afuera) con la consigna de no correr y sólo “caminar” a paso vivo, una competencia de drops entre tres cuartos y forwards. Después sí hubo movimientos livianos y sólo los forwards pusieron énfasis en el line.

Al mediodía Ledesma había confirmado los 23 hombres que marcarán la despedida argentina del Mundial. Los titulares serán Joaquín Tuculet; Bautista Delguy, Juan Cruz Mallía, Jerónimo de la Fuente, Santiago Carreras; Nicolás Sánchez, Felipe Ezcurra; Rodrigo Bruni, Juan Manuel Leguizamón, Pablo Matera; Matías Alemanno, Guido Petti; Santiago Medrano, Julián Montoya y Nahuel Tetaz Chaparro. Y en el banco de suplentes estarán Agustín Creevy, Mayco Vivas, Enrique Pieretto, Marcos Kremer, Tomás Lezana, Bertranou, Benjamín Urdapilleta y Matías Moroni.

En definitiva y como era de esperar, habrá nueve cambios y algunas conclusiones. Entre los backs, Tuculet irá por Boffelli, Delguy por Moroni y Mallía por Orlando; la pareja de medios serán 100 por ciento nueva con Sánchez por Urdapilleta y Ezcurra por Cubelli; y Bruni, Leguizamón, Alemanno y Medrano jugarán por Ortega Desio, Kremer, Lavanini y Figallo, respectivamente.

Esto significará que Tuculet, Bruni, Leguizamón (a los 36 años el único sobreviviente del Mundial de bronce de 2007 jugará su 87° test match en su cuarta Copa del Mundo), Mallía, Bertranou (llegó el lunes por la tarde a Kumagaya y no tuvo tiempo de cambiarse para entrenar) y Pieretto debutarán en Japón 2019 y que sólo Santiago Socino, el tercer hooker del plantel, no tendrá acción en el torneo. Por otro lado se producirá la vuelta de Sánchez al equipo después de no haber siquiera sido convocado frente a los ingleses y el ex capitán Creevy será otra vez suplente de Montoya.

“Tratamos de armar el mejor equipo posible teniendo en cuenta el físico de los chicos y también quisimos darles la chance a los que no habían jugado todavía para que lo hicieran”, contó Ledesma, quien agregó con respecto a Leguizamón: “Me pone muy contento que Legui pueda jugar porque será su cuarto Mundial y él es uno de los referentes de este equipo. Por otra parte me duele que Santi Socino no tenga esa posibilidad por lo que se esforzó desde que se sumó a nosotros. Pero ya tendrá la chance de jugar en Los Pumas y además tiene a dos hookers de categoría internacional por delante”.

Quien llegó cuando el entrenamiento había terminado y los pateadores Boffelli, Sánchez y Urdapilleta probaban su puntería a los palos fue Lavanini. Vestido con el traje oficial del equipo, el segunda línea había estado en Tokio junto a Gabriel Travaglini, el presidente de la delegación, y tras admitir su culpabilidad en la acción por la que fue expulsado ante Inglaterra (tackle sin los brazos a George Ford) recibió cuatro partidos de suspensión que cumplirá ante Estados Unidos y en los primeros tres partidos que debería jugar con Leicester, su nuevo club. (fuente: clarin.com)