Ubicarán mediante prospecciones las tumbas de los peones fusilados en las huelgas del `21

La UNPA y el Archivo Nacional de la Memoria suscribieron un protocolo adicional para avanzar en un estudio prospectivo que permita ubicar los lugares precisos de enterramiento de los peones rurales fusilados por el Ejército Argentino en este establecimiento rural "Anita" ubicado en cercanías de El Calafate.

martes, 17 de septiembre de 2013 · 00:00

 

 

El vicerrector de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Hugo Santos Rojas y el presidente del Archivo Nacional de la Memoria, Horacio Torres Molina, firmaron hoy un protocolo adicional al convenio marco existente entre ambas instituciones, con el fin de realizar un estudio prospectivo para la ubicación de enterramientos colectivos o individuales de peones rurales fusilados durante las huelgas de 1921 en Estancia 'Anita'.

El protocolo suscripto permitirá que un grupo de docentes investigadores de la UNPA – de carácter multidisciplinario- comience a desarrollar acciones concretas en el marco de un ambicioso proyecto que, en sucesivas etapas, podría extenderse a otros puntos de la provincia que fueron  escenario de los fusilamientos perpetrados por el Ejército Argentino durante las huelgas de trabajadores  rurales en Santa Cruz.

La firma de convenio se llevó a cabo en la sede del Rectorado de la UNPA y estuvieron presentes también la secretaria de Extensión de  la UNPA, Virginia Barbieri; el secretario de Hacienda y Administración de  la Casa de Altos Estudios, Sergio Macagno y Alberto Marucco, referente de la Secretario de Derechos Humanos de la Nación.

El documento establece que  de comprobarse la existencia  de tumbas en la estancia, ubicada a unos 40 kilómetros de El Calafate, el objetivo es “delimitar una superficie geográfica de preservación  para ser conservada como memoria reivindicativo y sitio histórico para  conocimiento de las generaciones presentes y futuras”.

Cabe recordar que la Municipalidad, el Concejo Deliberante y la Comisión por la Memoria de El Calafate  firmaron en 2012 un convenio con la Administración de Estancia Anita, por medio del cual no solo se autorizó a realizar los trabajos de investigación, sino que además se acordó que el establecimiento rural cederá al Municipio el predio en el que se encuentren los sepulcros en caso que los estudios “arrojen un resultado positivo y vinculado a la realidad histórica”.

Actualmente, frente al establecimiento rural, se encuentra un cenotafio construido hace más de una década por el municipio, y que fuera señalizado como Sitio de la Memoria por el Archivo Nacional de la Memoria.

En ese lugar, en diciembre de 1921, alrededor de 400 peones rurales se rindieron frente a las tropas del Ejército y un número no precisado de ellos – que oscila entre 150 y 250 según las fuentes- fueron fusilados y sepultados en tumbas colectivas cuya ubicación sigue siendo un misterio casi un siglo después.

 

Primer paso

Luego de la firma del protocolo adicional, el presidente del ANM, Horacio Torres Molina,  dijo que “la idea es comenzar con Estancia Anita, que es un lugar muy significativo de las huelgas del 21, donde los datos históricos indican que hay muchos fusilados en ese lugar” y  confirmó que “con posterioridad se realizarán tareas referidas a otros lugares de la provincia”.

Torres Molina explicó que si bien el Archivo desde su creación, en 2003, estuvo mayormente abocado a investigar hechos relacionados con la última dictadura militar, el interés  sobre las huelgas patagónicas del '21 radica en que fueron “un anticipo de lo que muchos años después fue el terrorismo de Estado”.

Respecto de la participación de la UNPA en las investigaciones, consideró que es “fundamental”, dado que “los equipos de investigación de la institución son los que van a realizar el trabajo con la participación de antropólogos, arqueólogos, geógrafos, historiadores”.

“Nosotros vamos a hacer un relevamiento histórico con archivos que tenemos de las huelgas patagónicas, con antecedentes que existen  de la  Sociedad Obrera de Río Gallegos a partir  del año 191818. Esa documentación la tenemos digitalizada en el Archivo Nacional de la Memoria. Y también vamos a colaborar con las tareas concretas que se hagan, primero en Estancia Anita y después en los puntos más significativos  del resto de la provincia”, acotó.

Por otra parte, Torres Molina aclaró que  el trabajo proyectado se limita a “identificar la existencia de tumbas y hacer la señalización correspondiente” y no se contempla por el momento la posibilidad de avanzar en  la identificación de las víctimas de los fusilamientos.  “Es muy difícil. Pensemos que para identificar a los desaparecidos durante la última dictadura existe todo un  equipo, con una gran inversión, y además están los familiares, que hacen su registro genético. Nosotros carecemos de registros de los familiares de las víctimas de las huelgas del '21”, precisó.

Por último, el titular del ANM expresó que en caso de obtener resultados positivos en Estancia Anita se espera que sea “un lugar de recordación, de aprendizaje, de enseñanza para la población y para el país a partir de una experiencia que nos indica que  hechos de esa naturaleza no pueden volver a repetirse”.

 

Cubrir el silencio

 

La secretaria de Extensión de la UNPA, Virginia Barbieri, designada coordinadora por la Casa de Altos Estudios en el marco del convenio, dijo que “es fundamental que la universidad encare este tipo de trabajos, porque las huelgas del '21 son un espacio de silencio que tiene nuestra provincia” y consideró que “hacía falta tener este apoyo para poder empezar a echar más luz sobre lo que realmente pasó en esa época con los trabajadores”.

Barbieri  reparó en la necesidad de “señalar donde están los peones fusilados y darles un reconocimiento que tiene que ver con las luchas obreras de aquella época, pero sobre todo es con la defensa de los derechos humanos, que es un camino que nos conduce hacia el futuro en el respeto por la memoria de los pueblos”.

En este contexto, la secretaria de Extensión adelantó que una vez que se inicien los trabajos en Estancia Anita se espera “firmar un segundo protocolo que incluya el relevamiento de tumbas masivas en cercanías de Puerto Deseado, Jaramillo, Fitz Roy y Gobernador Gregores” y reveló que  la expectativa, a futuro, es “poder abarcar toda la provincia de Santa Cruz”.

En lo que respecta puntualmente a la Anita, el compromiso comprende los siguientes pasos:  conformar un equipo interdisciplinario (este paso ya se cumplió); rescatar y analizar el registro histórico (textos, fotografías, etc.) que permita identificar  el lugar de los sepulcros; realizar un relevamiento geológico, geomorfológico y cartográfico integrando la información en un entornos SIG; realizar un relevamiento arqueológico que permita la puesta en valor  de los restos recuperados; proponer un proyecto de plan  de manejo provisorio y elaborar un documental audiovisual de divulgación  científica para la televisión abierta.

El fusilamiento de obreros rurales en estancia Anita fue uno de los hitos que marcó el final de las huelgas obreras y de una feroz represión estatal en toda la provincia de Santa Cruz, durante los sucesos que fueron conocidos como ‘La Patagonia Rebelde’ a partir de la obra monumental del historiador Osvaldo Bayer.

 

Otras Noticias