Diputados sancionó la polémica Ley de Hidrocarburos

Fue por 130 votos a favor, 116 en contra y 1 abstención. Para el FpV dará un marco para atraer inversiones extranjeras para alcanzar el autoabastecimiento energético. La oposición denuncia negociados y avance sobre la autonomía provincial.

jueves, 30 de octubre de 2014 · 00:00

La sesión comenzó luego que el oficialismo logró juntar el quórum de 129 diputados con la ayuda de aliados e, incluso, de los legisladores de Compromiso Federal de San Luis, el Frente Cívico de Santiago del Estero, Frente Nuevo Encuentro y el bloque del Frente para la Victoria, incluido Martín Insaurralde y María Teresa García, quien está convaleciente de un problema de salud.

En muy duros términos, Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) sostuvo que "están los idiotas y están los hijos de su madre, al menos no seamos idiotas" y calificó el nuevo marco regulatorio como "un negocio de la familia Kirchner". Además, sostuvo que con la nueva ley "va a invertir la estatal rusa, por eso Putin dice que Argentina es su aliado estratégico". "No se puede dictar una ley de hidrocarburos sin un mínimo de garantía ambiental y es por una cuestión estratégica, porque somos el camino al Pacifico", concluyó Carrió.

Por su parte, el santafesino –y precandidato presidencial– Hermes Binner (socialismo) sostuvo que "con esta ley estamos dejando pasar la oportunidad de poder concertar una política de Estado en materia energética que permita recuperar el autoabastecimiento perdido en esta década", y lamentó que la nueva Ley de Hidrocarburos "no es más que la mera prórroga de los contratos vigentes". "Son las mismas empresas y los mismos actores que nos han llevado al fracaso", advirtió.

Otro precandidato presidencial, Julio Cobos (UCR), afirmó que la ley "no va a solucionar el tema energético, como la Ley de Abastecimiento no solucionó la inflación y el pago soberano no solucionó el tema de la deuda externa". "Acá nada más se contempla la ampliación de los plazos a 45 años, con prórrogas concedentes, así como la posibilidad de limitar regalías, que hoy por hoy la fijan los pliegos en las provincias, e impuestos que son facultad de las provincias", explicó el mendocino.

Graciela Camaño (Frente Renovador) calificó de "raquítica" la nueva ley, "con la que pretenden hacer creer a los argentinos que vamos a tener autoabastecimiento energético cuando nunca lo pudimos tener". "Este proyecto no es un plan energético. Estamos parchando, seguimos trabajando sobre los antiguos paradigmas. Así no vamos a resolver nada", sentenció.

Claudio Lozano (Unidad Popular) dijo que la norma "promueve un cuadro de suicidio energético y ambiental". La ley "corona el proceso por el cual hemos pasado de Repsol-YPF a YPF-Chevron (...). Que no queden dudas de que YPF no está en manos del interés nacional sino de las corporaciones multinacionales", sostuvo Lozano, y agregó que el proyecto "convalida, aún con el control de YPF, el funcionamiento oligopólico, centralizado y cartelizado" del mercado de hidrocarburos.

El diputado y sindicalista petrolero Alberto Roberti (Frente Renovador) consideró como "leonina" y "maquillaje y traje a medida para disfrazar una situación". "Es exclusivamente para beneficio de YPF", aseguró el massista, y denunció que "invade la potestad jurisdiccional de las provincias".

El kirchnerista Mario Metaza (Frente para la Victoria) dijo que Argentina necesita "muchos Chevron" –aludiendo al acuerdo que la empresa firmó con YPF para explotar Vaca Muerta– para alcanzar el autoabastecimiento energético. El presidente de la comisión de Energía de Diputados defendió el proyecto oficial y calificó a los opositores de "terroristas de la palabra, porque insisten en lo de tratamiento exprés". El legislador aseguró que "no es verdad que las provincias pierden poder de negociación" y resaltó que "tampoco es verdad que este proyecto no incentiva la competencia". No obstante, el legislador aclaró que la propuesta "tiene el aval de todos los gobernadores de provincias con petróleo".

Federico Pinedo (Unión PRO) denunció que la reforma "beneficia de manera desmesurada a algunos
concesionarios privados como el señor Lázaro Báez en perjuicio de las provincias, y esas concesiones extremas son las que no tendríamos que haber dado". "Por esta situación general que tenemos es que el Gobierno se ve en la necesidad de hacer concesiones extraordinarias a las multinacionales petroleras que nosotros nunca hubiéramos hecho y que creemos que nunca se tendrían que haber hecho", remarcó Pinedo. (fuente: Infobae)