Ante el fin de ciclo, urgencias financieras y cheques rechazados para Lázaro

Los fuertes problemas financieros de Austral Construcciones, derivados de los escándalos que sacuden a su fundador, Lázaro Báez, están a la orden del día en Santa Cruz.

lunes, 4 de agosto de 2014 · 00:00

Por Mariela Arias
Diario La Nación

Según registros oficiales, la empresa insignia de Báez -Austral Construcciones- acumula millonarias deudas con el Banco Nación y el Banco Santa Cruz, hasta el punto de repetir en varios momentos del año la operatoria de emitir cheques sin fondos por montos abultados. La situación perjudica a la firma, al propietario y a tres de sus hijos, con firma habilitada en la empresa.

En los últimos 50 días, Austral Construcciones contabiliza diez cheques rechazados, ocho de ellos por falta de fondos, por un total de $ 1.200.000.

A esto se suma que la empresa atraviesa su peor momento en los doce años que lleva de actividad.

Si bien no hay despidos masivos, sí hay reestructuraciones, y la falta de obra pública genera incertidumbre entre los empleados que trabajan en las empresas de Lázaro Báez.

"Esa cifra no es importante comparada con la operatoria de las empresas constructoras. Debe ser lo que se gasta en gasoil en una semana", dijo una fuente cercana a las empresas, para poner la cifra en contexto.

Austral Construcciones se convirtió en la última década, justo con la llegada de los Kirchner a la Casa Rosada, en la principal adjudicataria de la obra pública en la Patagonia. Junto a ella se agruparon un universo de empresas y sociedades anónimas que se dedicaron a los más diversos rubros: construcción, campos, petróleo, concesionarias de autos, estaciones de servicios, hotelería, actividad inmobiliaria, y la compra de 263.000 hectáreas de tierras. Esto, sólo en la provincia de Santa Cruz.

Pero ahora Austral Construcciones enfrenta una deuda por más de $ 260 millones con el Banco Nación y el Banco Santa Cruz, según el último informe del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Es con el Banco Nación con el que se registra la mayor deuda. El pasivo asciende a más de $ 254 millones, concentrados en su mayoría en un fideicomiso en el que el valijero Leonardo Fariña -procesado por lavado de dinero- dijo haber tenido un papel "decisivo".

En el Banco Santa Cruz, donde Báez supo trabajar y llegó a ser gerente, la deuda asciende a la suma de $ 7 millones.

Según el último registro del BCRA, la empresa tiene 28 cheques rechazados por $ 2.669.025,06, de los cuales sólo siete fueron rechazados por defectos en la confección y los restantes fueron impugnados por falta de fondos. Sobre ese monto, Austral Construcciones logró rescatar cheques por el 53% del total de la deuda.
Un mal año

Como signo de los nuevos tiempos que atraviesa Báez, la mayor cantidad de cheques rechazados por falta de fondos se registraron este año. A finales de marzo, Báez tenía en sus cuentas cheques sin fondos por $ 3.704.134. Según los mismos registros, los cheques fueron "rescatados".

Pero surgieron nuevas deudas: en los últimos 50 días, Austral Construcciones tiene en sus cuentas diez cheques rechazados por un total de $ 1.215.656

La situación bancaria de Austral Construcciones repercute, también, en quienes tienen la firma habilitada en la empresa: sus hijos Martín, Leandro y Luciana. A ellos, según consta en sus registros personales, el BCRA también les atribuye cheques rechazados emitidos por Austral Construcciones.

Por su parte, la constructora Kank y Costilla, que integra ese grupo de empresas y en cuyo directorio se encuentra Martín Báez, tampoco quedó ajena a la debacle. En el Banco Nación la deuda de la constructora es de $ 102.452.000. Hubo cheques rechazados por falta de fondos, pero fueron pagados.

En tanto, Valle Mitre, la gerenciadora a través de la cual Báez administró los hoteles de la familia Kirchner Alto Calafate y Las Dunas (ambos en la ciudad de El Calafate), también registra cheques rechazados por $ 73.792.

Pese a la deuda y la cantidad de cheques rechazados, Austral Construcciones mantiene la condición de operable en los registros del Banco Nación y del Banco Santa Cruz. Más aún, figura en "estado 1", que es la calificación óptima para poder operar en el sistema financiero. (Fuente: Diario La Nación)

Otras Noticias