Con la llegada de la primavera se incrementan las consultas por trastornos alimenticios

La anorexia y la bulimia, trastornos alimenticios que sufren principalmente las adolescentes, se visibilizan más con la llegada del calor ya que aparece una mayor preocupación por la imagen y una compulsión por las dietas, lo que alerta al entorno familiar que incrementa la consulta médica en esta época entre un 30 y 50 por ciento, precisaron especialistas.

lunes, 15 de septiembre de 2014 · 00:00

"El cambio de temperatura es un estímulo, puede precipitar el hecho de que alguien comience una dieta excesiva restringiendo notablemente las ingestas y muchas veces entrando en un estado de desnutrición con tal de conseguir un adelgazamiento repentino", aseguró a Telam la especialista en Bulimia y Anorexia Olga Ricciardi.

En este sentido, destacó que las consultas por trastornos alimentarios "aumentan un 50 por ciento y son consultas de padres o de la red familiar de personas que padecen estas patologías".

No obstante, aclaró que "este 50 por ciento no está integrado sólo por personas que con el calor comienzan esta situación dietante, sino que hay otras en las que ya estaba desencadenado el síntoma pero que se puede advertir ahora porque se usan ropas más livianas y entonces aparece a la vista la pérdida de la masa muscular".

Ricciardi, que es psicoanalista y docente de la Facultad de Psicología de la UBA en esta especialidad, además de dirigir un centro sobre Desórdenes Alimentarios, señaló que la anorexia está muy vinculada con la mujer, fundamentalmente adolescente, aunque "ahora hay muchos casos de varones".

Estas enfermedades, que pueden llevar a la muerte, "tienen cura", enfatizó la especialista tras precisar que "no son patologías crónicas como se dice y se dijo durante años, tienen cura y el tratamiento debe ser individual, es el caso por caso, porque si bien el síntoma es el mismo las causas son tan únicas e irrepetibles como el sujeto que las padece".

Agregó que el tratamiento de cura "debe ser abordado desde la interdisciplina porque las causas son psíquicas pero por la vía de lo alimentario produce estragos en el organismo hasta llegar a la muerte, entonces tiene que intervenir el médico nutricionista, la psicología, la psiquiatría, y con los padres hay que tener entrevistas vinculares para entender qué es lo mejor para hacer".

Por su parte, la fundadora y asesora de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba), Mabel Bello, alertó sobre el crecimiento de patologías "de temporada" al sostener que "la primavera coincide también con la publicidad de 'preparate para el verano', que tiene que ver con la alimentación".

Este imperativo afecta a los más vulnerables, fundamentalmente "a adolescentes y gente muy joven que tiene miedo a enfrentar la vida, dificultades para asumir responsabilidades y tienen problemas para desarrollar habilidades sociales", dijo la experta.

En este sentido, precisó que "hay miedo a crecer, a vivir, y entonces frente al estrés, a la angustia, hay una tendencia a retroceder", y añadió que "también magnifican el 'qué dirán, cómo me verán'", dijo al referirse a la mirada del otro como una de las preocupaciones que genera una gran inseguridad y desvalorización propia.

Bello habló de 'altibajos emocionales' entre las cuestiones presentes en estas patologías que "motiva en esta época un incremento de la consulta familiar en más del 30 por ciento", dijo aproximándose a datos de otros centros que atienden estas problemáticas.

Este crecimiento de la consulta de los padres es porque "les empieza a preocupar que la hija quiere hacer dieta cuando en realidad ya está flaca, que se están mirando al espejo, que no quiere salir, son todas preguntas que marcan el anticipo de la patología alimentaria".

Otras Noticias