Economia

En lo que va del año, el blue bajó 7,85 por ciento

El jueves se vendió a $ 12,90 mientras que el oficial creció 1,63% y se acortó la brecha entre ambas cotizaciones desde 63% a 48% durante los primeros dos meses de 2015. Controles y la absorción de pesos, entre las principales causas.
domingo, 22 de febrero de 2015 · 11:39

En los últimos tres años el mercado del dólar paralelo ha ocasionado más de un dolor de cabeza al Gobierno nacional. Hoy, el Estado parece haberlo controlado, pero las medidas que está implementando dejarán grandes problemas por resolver al próximo mandato.


Si se mira un poco hacia atrás, se divisa fácilmente un cambio de tendencia en la cotización del dólar paralelo. Pese a las fuertes expectativas de aumento que se perfilaban hacia finales de 2014 (se hablaba de un dólar a $ 17 a fines de enero), el blue arrancó 2015 cotizando en Mendoza a $ 14 y el viernes se vendió a $ 13, registrando una baja del 7,14% en lo que va del año.

Más bajo aún fue el registro del jueves pasado, cuando la cotización del paralelo llegó a $ 12,90, pero un pequeño efecto rebote lo colocó de nuevo en la barrera de los $ 13.


El dólar oficial mayorista, en cambio, empezó el año vendiéndose a $ 8,55 y el viernes cerró a $ 8,70, es decir un 1,75% más.


Si se los compara directamente, la brecha entre dólar oficial y paralelo se acortó de 63,7% a 49,25% en los primeros 50 días de 2015.


Sin embargo, el éxito parcial del Gobierno sobre el dólar paralelo no es necesariamente una buena noticia. Si bien es cierto que la estabilidad del blue puede generar mejores expectativas para los principales actores de la economía, no es menos cierto que en el futuro cercano se deberán enfrentar grandes consecuencias negativas por la estrategia utilizada por el Gobierno.


Absorción de pesos y deuda
Desde que Alejandro Vanoli asumió al frente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), la estrategia del Gobierno nacional contra al dólar blue se ha centrado en dos ejes fundamentales perfectamente definidos por los expertos.


El primero de ellos, es la absorción de pesos del mercado. El economista Sebastián Laza explicó que "el Estado está sacando muchos pesos de circulación a través de los Lebacs del BCRA y de las emisiones de bonos del Ministerio de Economía”.


De esa forma se evita que se destinen pesos a la compra de dólar paralelo y, al haber una demanda controlada, también hay un precio contenido.


El problema es que, al mismo tiempo, se está generando deuda para el futuro y además, el ritmo de emisión monetaria sigue siendo enorme.


Daniel Garro, economista y uno de los titulares de Value International Group, también reconoció al mecanismo de absorción de pesos como la estrategia del Gobierno contra el dólar paralelo.


"Están sacando plata del mercado con Lebac, Nobac y Pases Pasivos, lo que está generando una deuda cuasi-fiscal de $ 70 millones anuales de intereses”, señaló.


Según indicó Garro, para mantener el dólar blue estable, por cada $ 2 que se emiten, el Gobierno debe absorber $ 1,10. Es decir que el 55% del total emitido termina convirtiéndose en deuda futura que alguien tendrá que cancelar algún día.


También José Vargas, economista y director de Evaluecon, se refirió a la estrategia de absorción del BCRA. "La emisión de bonos está generando deuda, pero es seguro que el Gobierno va a refinanciar esa deuda de corto plazo para convertirla en largo plazo y así dejar el problema al próximo gobierno”, opinó.


Controles estrictos
El segundo eje de la estrategia del Gobierno para dominar al dólar paralelo es el control riguroso sobre las ventas ilegales.


"El control de Vanoli es muy estricto. Ha amenazado a las casas de cambio con quitarles sus licencias si se detecta cualquier maniobra ilegal y mantiene bien vigilados a los vendedores habituales”, comentó Sebastián Laza.


En tanto, Vargas indicó que "el mercado está bien controlado, pero en las cuevas la demanda sigue siendo alta”. Por tanto, "el interés sobre el dólar paralelo sigue existiendo y si no se realizaran las maniobras de absorción y control, el precio del blue sería mucho más alto”.