Economía

Habrá plan canje de línea blanca para reactivar consumo

Se podrán comprar lavarropas y heladeras con descuentos de 25% y, de sábado a domingo, en cuotas por el plan Ahora 12. Buscan renovar aparatos para que se gaste menos luz.
viernes, 27 de marzo de 2015 · 11:25

 

Por cadena nacional, la presidenta Cristina Fernández anunció el plan canje de lavarropas y heladeras como un modo de incentivar el consumo, tal cual había trascendido hace un mes. La mandataria también anunció subsidios para el gas y la compra de taxis y un programa de cuotas para saldar deudas con la AFIP; entre otros planes.

El programa "Renovate” promueve la renovación de heladeras, freezers y lavarropas mediante el descuento de hasta un 25% del precio actual.

El mismo día en que el Indec anunció otra baja de la Industria nacional (ver), Cristina Fernández explicó que el programa Renovate "es parte de la intensa campaña del cuidado del medioambiente”, ya que los electrodomésticos ofrecidos poseen la certificación de eficiencia energética.

En este contexto, el programa ofrece la posibilidad de renovar heladeras y lavarropas con un descuento del 25% en las principales cadenas de electrodomésticos y, si la compra es realizada días sábado y domingo, también se podrán adquirir en 12 cuotas sin interés, según lo estipulado en el plan Ahora 12, también con subsidio del gobierno nacional.

El nuevo plan funcionará como un "canje”, dado que para que los interesados puedan acceder a la bonificación deberán entregar previamente sus equipos usados, los cuales deberán estar funcionando.

De este modo, el objetivo oficial no es únicamente impulsar las ventas y la producción del sector electro -que fue de los más golpeados el año pasado-, sino también avanzar en un nuevo frente para contribuir a reducir el consumo eléctrico.

De hecho, los aparatos que conforman esta iniciativa son los que más influyen en la factura de luz de los hogares.

Aunque ayer no se brindaron los detalles finos de la puesta en funcionamiento del programa, trascendió que -una vez realizada la compra y en un plazo no mayor a diez días- el retail se hará cargo de retirar el equipo viejo en el domicilio del comprador y, a cambio, dejar la unidad nueva.

Es probable que en el medio de ambas operaciones, los consumidores deban llenar una declaración jurada certificando que el electro que se entrega es el propio y que se encuentra en funcionamiento.

La cadena de retail sería la encargada de la parte logística y de trasladar las unidades viejas a depósitos de desguace que pondrá en funcionamiento el Gobierno.

Sin embargo, no todos los artículos del hogar se destruirían. Pese a que uno de los ejes de la iniciativa es la de avanzar hacia una mayor eficiencia en el consumo de electricidad, algunos equipos serán reacondicionados y volverán al mercado.

Por otra parte, también trascendió que los productos que se ofrecerán serán de gama media y que quedarán afuera los catalogados como de lujo debido a que no se quiere subsidiar a las clases más pudientes.

El rubro de los artículos del hogar fue de los más afectados por la retracción del consumo en 2014.

 

Otros anuncios
Luego de presentar un nuevo billete de $ 100, la presidenta también anunció cinco planes de aliento al consumo, que tienen como objetivo sostener la demanda interna y evitar un deterioro de la actividad económica.

Uno fue "A Rodar”, una línea de créditos para la compra de taxis cero kilómetro en todo el país otorgados por el Banco Nación. Se ofrecerán préstamos de hasta 48 cuotas por el 80% del valor del vehículo a adquirir.

La tasa será fija de 17,5% en los tres primeros años (el Ministerio de Economía subsidia 4,5 puntos) y variable en el cuarto período. De esta forma se pagarían 3.065 pesos por cada 100 mil pesos de crédito.

Otro anuncio fue "Hogares con Garrafas”, un plan en el que se depositará todos los meses por adelantado en las cuentas de los beneficiarios la diferencia entre 20 pesos (costo de la garrafa para el beneficiario) y el valor de mercado. Los interesados deberán inscribirse en la Secretaría de Comercio.

Se establecerá un precio máximo al valor de la garrafa. El costo del programa fue estimado en 3 mil millones de pesos, se calcula que habrá 2,5 millones de beneficiarios y que se adquirirán 40 millones de garrafas.

"Su Beneficio”, en tanto, será implementado a partir del 1 de abril a través de la tarjeta SUBE, que pasará a funcionar como tarjeta de débito con beneficios especiales en una red de comercios adheridos.

En tanto, a través del "Proine” se destinarán 400 millones de pesos para mejorar las instalaciones eléctricas en barrios carenciados y zonas rurales dispersas.

Finalmente, Cristina lanzó un plan para refinanciar deudas con la AFIP de hasta en 120 cuotas.

 

Se podrán regularizar deudas con AFIP hasta en 120 cuotas

La presidenta Cristina Fernández anunció también un plan de regularización de deudas impositivas y previsionales al 28 de febrero de 2014, que contempla un plazo de 120 cuotas con una tasa de interés de 1,9 por ciento.

Fernández puntualizó que la deuda estimada que puede ingresar al programa es de unos 60 mil millones de pesos, que corresponden a 1.222.907 contribuyentes.

La presidenta indicó que uno de los requisitos para las empresas que quieran adherir será mantener la plantilla de personal vigente al 31 de diciembre de 2014. "No le vamos a financiar ninguna deuda a empresarios que echen gente y que no mantengan a los trabajadores; esto ha sido regla en anteriores medidas", afirmó.

El plazo de inscripción será de 60 días hasta el 31 de mayo y en la primera cuota se pagará el 7 por ciento total de la deuda, mientras que el resto se dividirá en los 119 cuotas restantes. La cuota mínima para empresas será de 500 pesos y, para monotributistas, de 150 pesos.

Los interesados deberán estar al día con las deudas de marzo y abril. La presidenta informó que "si transcurren 30 días sin pagar la cuota, se cae todo el plan y, además, el que esté en mora con la actualidad impositiva también perderá el plan".

Cristina Fernández anunció también que luego de que cierre este programa dispondrá de un aumento de punitorios para las deudas de la seguridad social con la intención de evitar que las empresas se financien con la Anses en lugar del sistema bancario.