Sociedad

La trata de personas se hace más dentro del país y por tierra

Se ha detectado que a la provincia las víctimas suelen llegar a la Terminal de ómnibus. Por eso, se capacita a personal de empresas de colectivos para identificar casos
jueves, 24 de septiembre de 2015 · 10:24

La mayor cantidad de personas víctimas del delito de trata se traslada dentro del mismo territorio nacional y por tierra. Esto porque por ese medio hay menos controles y evitan tener que presentar documentación. 

Desde la Subsecretaría de Derechos Humanos han detectado que suelen llegar a la Terminal de Ómnibus y en mucho menor medida al aeropuerto.

Por eso, desde hace un tiempo concentran acciones en colectivos de larga distancia. Éstas apuntan a ofrecer información a las posibles víctimas mientras que además se ha capacitado al personal de a bordo para saber cómo identificar un posible caso. 

Las víctimas son mayormente mujeres, gran parte menores de edad que viajan con un acompañante. En la instancia del traslado ya han sido ingresadas a la red de trata, generalmente luego de haberlas engañado con la posibilidad de una salida laboral. Una vez en el viaje tienen una conducta muy característica que es lo que permite identificar la situación. 

El acompañante o "tratante” anteriormente le ha dicho que no puede hablar con nadie por lo que es él quien se comunica con quien los interpele. Además, a esa altura ya no tendrá su celular y posiblemente tampoco sus documentos. La víctima suele evadir mirar al resto de las personas porque así se lo han indicado. Otro de los indicios es que no sabe responder cuál es su destino si es consultada.
Éstas son las "pistas” que pueden alertar a azafatas, personal de a bordo, conductores o vendedores para comenzar a indagar más sobre la situación y, en caso de sospecha, realizar la denuncia.

"Empezamos a averiguar y vimos que la mayor cantidad se traslada por tierra y la mayoría son del interior del país con conflictos familiares, de vulnerabilidad social”, explicó María Inés Nadal, directora ejecutiva de la Fundación Andesmar, que participa a través de diferentes acciones. 

Etapas

El subsecretario de Derechos Humanos, Daniel Tagarelli, dijo que la etapa de tránsito es la segunda. Previamente, se hace un trabajo de inteligencia para elegir a la víctima que suele ser de sectores vulnerables. Se les ofrece un trabajo con un sueldo que suele resultar conveniente por tratarse de personas de pocos recursos y por lo cual a veces incluso la familia accede a la propuesta. 

"Ofrecen un empleo por internet o incluso en los medios de comunicación a través de una falsa agencia de empleos. Cuando van las interesadas lo primero que les dicen es apagá el teléfono celular o dejalo afuera; eso ya es un indicador”, detalló el funcionario. 

Otra característica de este primer encuentro al cual hizo mención es que el entrevistador suele tener una cámara fotográfica y toma fotos a la joven aun sin consultarle. A veces también les piden que se quiten un poco de ropa. 

Por eso, dijo que es muy importante tener datos de la agencia y del lugar donde se ofrece el trabajo y sospechar ante cualquiera de estas conductas. 

En tanto, Nadal señaló que "a veces las trasladan con sus hijos, se los secuestran y las dejan verlos cada tanto si ellas hacen lo que les solicitan”. Por eso destacó que "la población a veces cree que la gente elige esto y tratamos de concientizar sobre esta realidad”. 

En las rutas

En una primera instancia se está trabajando con Andesmar, a través de su fundación que, en el marco de su programa de Responsabilidad Empresaria, ha tomado medidas en diversos sentidos. 

En un primer paso se usaron las mismas unidades como soporte de información. 

Nadal relató que a fines de 2013 se plotearon íntegramente tres unidades que se movilizaron por todo el país con la intención de sensibilizar sobre el tema.

Sobre los colectivos además se muestran varios videos en los cuales se observan relatos de personas que lograron salir de la red. 
Una medida que se considera importante es colocar calcos en los baños con el teléfono al cual se puede llamar para hacer denuncias: el 145. 

"La víctima siempre va acompañada por el tratante y cada vez que se les hace una pregunta la respuesta la da él, pero en algún momento se levanta para ir al baño y es entonces que puede verlo. Aunque no tenga su teléfono puede solicitarlo a alguien”, explicó Tagarelli.

De todas formas, ambos consultados reconocieron que sólo en casos excepcionales son las mismas víctimas las que dan el alerta; por eso, es tan importante que el personal de la empresa de transporte esté capacitado. 

A partir de la próxima semana se comenzará con la formación al personal de la empresa CATA en San Rafael y la intención es poder extenderlo a otras. 

Por otra parte, la mujer comentó que se presentará un proyecto en la Legislatura con la intención de generar más controles de documentación dentro del país ya que, según dijo, suele pedirse sólo cuando se hace aduana. 

En la primera etapa con Andesmar la capacitación incluyó a más de 700 personas.

Reinserción

Cuando una víctima es rescatada, volver a insertarse socialmente no es una cuestión sencilla. Todo dependerá de la instancia en la que logró evadirse o ser rescatada, ya que si fue explotada sexualmente la recuperación psicológica obviamente será mucho más difícil.
A nivel nacional, hay hogares que dan contención a las víctimas en esta transición como algunos que organizó la mamá de Marita Verón, Susana Trimarco. 

En Mendoza no existen esos hogares sino que la Subsecretaría ha firmado convenios con algunos hostels donde se les da alojamiento por algunos días. Por otra parte, Tagarelli comentó que el hogar que se prepara para dar contención a víctimas de violencia también puede ser utilizado transitoriamente con este fin. 

Algunas mujeres provienen de hogares muy vulnerables donde pueden haber sido víctimas de violencia o tener conflictos por lo cual  muchas no quieren regresar. En estos casos, Nadal contó que se busca a algún otro familiar que pueda recibirlas y desde la fundación se hacen cargo del traslado.

Tagarelli mencionó que "la recuperación psicológica es complicada porque en muchos casos las mujeres no se asumen como víctimas”. Agregó que se ha firmado un convenio con el Ministerio de Trabajo de la Nación para dar becas de capacitación y empleo "para que puedan salir de la actividad de la prostitución y manejar un ingreso”.