NUTRIGLAM

La ciencia encontró un "interruptor" en el cerebro que "apaga" el hambre

Científicos alemanes descubrieron una enzima que controla ese efecto a nivel cerebral y enciende la sensación de saciedad en el organismo. Por qué este hallazgo sería clave en la lucha contra la obesidad.
domingo, 6 de marzo de 2016 · 16:58
Muchas veces, requiere de un gran esfuerzo resistirse a una segunda porción de postres. Pero eso no significa necesariamente "falta de voluntad". Los científicos han descubierto un mecanismo clave que controla las hormonas del hambre y provoca que algunas personas coman de más.

Desde hace tiempo se sabe que las dos principales hormonas, la grelina y la leptina, juegan un papel clave en la gestión del apetito y el peso del cuerpo.

La grelina es la que avisa cuando el cuerpo tiene hambre, mientras que la leptina es crucial para avisarle al cerebro cuando se ha comido lo suficiente.

Durante muchos años, los científicos pensaron que la obesidad podría ser causada por la escasez de leptina -pensando que sin un nivel adecuado, las personas con sobrepeso simplemente nunca recibirían el mensaje de que habían comido lo suficiente-.

Sin embargo, estudios más recientes demostraron que las personas obesas tienen una gran cantidad de leptina (de hecho, a mayor peso, mayor cantidad), pero son más propensas a ser "resistentes a ella".


Los antojos generalmente son de alimentos ricos en grasas y azúcares
Esto significa que las células en el cerebro que deberían registrar la leptina, no lo hacen y por ende, en lugar de asumir que el cuerpo está satisfecho, envían señales de hambre, sin importar la cantidad de comida que se haya consumido.

En estado de 'pánico', el cerebro envía instrucciones para aumentar el almacenamiento de energía, instigar antojos de alimentos ricos en grasa y azúcar, porque éstas son las formas más fáciles y más inmediatas de obtener energía.

Los antojos de alimentos se hacen aún más intensos -e imposibles de resistir- debido a que la leptina debería amortiguar la sensación de placer y disfrute que se obtiene a través de los alimentos al suprimir la liberación de la dopamina en el cerebro, que ayuda a disminuir el apetito.

Pero si una persona es resistentes a la leptina, la comida nunca deja ese delicioso sabor, sin importar cuánto se coma.

Un paso más allá
Científicos en Alemania descubrieron un "interruptor" en el cerebro que regula el efecto de la leptina. Los expertos encontraron una enzima -histona desacetilasa 5 (HDAC5)- que tiene una influencia significativa sobre el efecto de la hormona. (infobae.com)