Chubut

Puerto Pirámides busca diversificar atractivos para recibir turistas todo el año

La localidad chubutense, el único centro poblado de la Península Valdés, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, es una villa balnearia con playas extensas y de suave declive hacia el mar que busca diversificar sus atractivos turísticos.
domingo, 3 de abril de 2016 · 12:17
La localidad chubutense de Puerto Pirámides, el único centro poblado de la Península Valdés, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, es una villa balnearia con playas extensas y de suave declive hacia el mar que busca diversificar sus atractivos turísticos para recibir visitantes todo el año y no sólo durante la temporada de avistaje de la ballena franca austral, su principal atractivo.

El poblado, ubicado en el extremo noroeste del Golfo Nuevo, es el único lugar del país habilitado para el avistaje de ballenas desde embarcaciones, y eso lo convierte en un polo de atracción para los turistas, que al llegar descubren la posibilidad de avistar orcas, lobos marinos, pingüinos, cormoranes, gaviotas y un amplio abanico de especies de aves silvestres.

"Sin embargo, estas actividades todavía no tienen el mismo desarrollo que las de avistajes de ballenas, y nuestro objetivo es mejorar esa situación para que lleguen visitantes todo el año", dijo Paula Fontao, la secretaria de Turismo del lugar.

La idea es sumar el período de avistaje de la ballena franca austral, que va desde junio hasta diciembre, al de ballenas, que va de octubre a abril, al de pingüinos, que se desarrolla en los mismos meses, al de lobos y elefantes marinos, que se extiende durante todo el año, al igual que el de la tonina overa; al de orcas, que va de octubre a abril, y a la del delfín oscuro, que va de diciembre a marzo.

"Si logramos dar a conocer todas estas alternativas vamos a recibir visitantes durante todo el año", señaló Fontao.

La funcionaria aclaró que el avistaje de fauna marina y de aves no son las únicas alternativas que ofrece Puerto Pirámides, ya que "también hay un circuito gastronómico de excelencia y actividades de mucha riqueza como los paseos en kayak, las cabalgatas y los recorridos en bicicleta por paisajes únicos".

La aldea, ubicada a 32 kilómetros del Istmo Ameghino, que separa a la Península Valdés del continente, se caracteriza por estar protegida por altos acantilados que se asemejan a pirámides y que le brindan una calma particular a sus aguas verdes y transparentes, un espacio ideal para el buceo.

Los paseos a la lobería e islotes cercanos son realizados por lanchas que parten desde la bahía frente al centro del pueblo, donde en las tardes se puede ver pescadores levantando sus redes cargadas de cornalitos y sobrevolados por gaviotas cocineras.

El poblado, a poco de partir, desaparece a la distancia y las embarcaciones toman rumbo norte para acercarse a la lobería local, que se ha convertido en "permanente", ya que todo el año está habitada por lobos de un pelo.

Los farallones de arcilla de diversos tonos de ocre, que muestran sus estratos sedimentarios por la erosión del mar, también albergan una variada fauna avícola patagónica.

Los islotes y lo alto de las paredes permiten ver numerosos cormoranes rockeros, de cuello blanco, pardo, biguá y, quizás, algún imperial.

Los cormoranes comparten espacios con ostreros negros, que andan siempre en pareja, urgando la arena con sus largos picos rojos.

Los paseos costeros permiten ver a turistas realizando otras actividades propias del lugar, como remo en kayak y buceo desde gomones y semirígidos.

Puerto Pirámides cuenta con 6 hoteles habilitados, 15 casas de campo que brindan servicios de alojamiento y dos cámpings, y en total reúne, sin tener en cuenta los lugares naturales, casi 1.000 plazas hoteleras, una cantidad que según el intendente de la localidad, Javier Roldán, "es chica de acuerdo a los objetivos que tenemos".

"El proyecto contempla la creación de más plazas y sobre todo el mejoramiento de la calidad de las mismas", sostuvo el jefe comunal.

En ese sentido, la secretaria de Turismo destacó que también es importante "trabajar con las organizaciones intermedias del pueblo para que todos los habitantes del lugar puedan ayudar a los turistas".

"También hay que mejorar la situación de los servicios de agua, luz y gas, que no son del todo buenos y que son vitales para los turistas, que cada vez son más demandantes", recalcó Fontao.

El intendente Roldán manifestó que también está en estudio la posibilidad de conseguir apoyo del gobierno provincial para avanzar en este proyecto, aunque hasta el momento no hay nada concreto en ese tema.

"Lo importante es lograr este crecimiento sin alterar lo agreste y lo colorido de este poblado", afirmó por último la titular de la cartera turística de Puerto Pirámides. (Tèlam)