La justicia mendocina ya autorizó 9 "alquileres de vientre"

Los interesados deben pedir una autorización judicial y cumplir una serie de pasos. En la provincia hay unos 9 fallos favorables.
martes, 1 de octubre de 2019 · 12:30

Estrenada hace una semana en Canal 9 Televida, la novela “Pequeña Victoria” puso nuevamente sobre el tapete la gestación por sustitución. Se trata de una práctica que estuvo a punto de incorporarse en el Código Civil y Comercial aprobado en 2015, pero que finalmente fue dejada de lado. A pesar de los proyectos de ley presentados con posterioridad, todavía no se ha logrado regularla, por lo que se encuentra inmersa en un vacío legal.

De todas formas en Mendoza se han producido importantes avances en este sentido, principalmente derivados de la voluntad de los jueces de familia y de un proceso estandarizado que deben seguir los interesados. Así ,son aproximadamente 9 los fallos que habilitaron la gestación por sustitución en la provincia, además de unos 3 expedientes que se encuentran en proceso. Un número bastante alto, si se lo compara con un total de casi 50 casos a nivel nacional.

“Mendoza no ha sido una jurisdicción reticente a la gestación por sustitución, al contrario, en general los jueces lo toman favorablemente y lo consideran una forma de amplitud familiar”, comenzó a explicar la doctora Eleonora Lamm, máster en Bioética y Derecho y subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

Para la letrada, la principal diferencia con respecto a otras provincias, es que aquí se ha logrado establecer un proceso unificado para acceder a esta práctica. “Desde la Corte se trabajó interdisciplinariamente en un protocolo que, si bien nunca se aprobó, dejó sentadas pautas a seguir. Entonces de alguna manera el proceso es siempre más o menos el mismo”, remarcó. En ese sentido Lamm agregó que esta realidad le da cierta tranquilidad a los jueces. “Por eso en Mendoza no tenemos tantos inconvenientes, a pesar vacío legal se termina resolviendo de alguna manera con autorización judicial”, subrayó a la vez que aclaró que igualmente por la falta de la ley nadie tiene la certeza de que la solicitud que se encara se va a terminar aprobando.

Autorización judicial

Esta estandarización del proceso también es favorable para las personas que desean ser padres a través de la gestación por sustitución ya que les permite saber cómo proceder. En primer lugar lo fundamental es acudir a la justicia. “Tienen que pedir autorización judicial antes de que se provoque el embarazo”, subrayó la subdirectora de Derechos Humanos.

 

La experta detalló que una vez que el juez o la jueza recibe el expediente analiza quiénes son las partes y si ambas están patrocinadas por la misma persona, se le asigna un defensor oficial a la gestante para que tenga su propio patrocinio. “La persona gestante tiene que ser debidamente asesorada para conocer todas las implicancias legales”, indicó Lamm.

En segundo lugar se llevan adelante pericias en el Cuerpo Auxiliar Interdisciplinario (CAI) para saber si los intervinientes están en condiciones de llevar la gestación por sustitución en términos psicológicos. “Salvo algún caso en particular, se han estandarizado los puntos de las pericias”, añadió la letrada. Además se le pide la copia de la historia clínica de la persona que va a gestar y se entrevista al médico que va a llevar adelante el embarazo. “En algunos casos se ha pedido una evaluación por un tercer médico para estar plenamente seguros”, relató.

 

Una vez que se tienen todas las pericias médicas, psicológicas y psiquiátricas el juez convoca a una audiencia para conocer a los intervinientes. El magistrado los puede citar juntos o por separado. “En esa instancia los entrevista y les hace preguntas y posteriormente resuelve si autoriza”, señaló la experta quien aclaró que según el caso, allí también se puede decidir en materia de licencias.

Vínculo de confianza

Una de los principales cuestionamientos que se le hace a esta práctica, es la posibilidad que se convierta en un negocio para la gestante. “El dinero nunca se habla en las audiencias pero según las estadísticas que hemos podido armar en más del 70% de los casos la gestantes tiene algún vínculo de amistad o parentesco y en menos del 30% no tiene vínculo por lo que habría posibilidad de que haya un pago de por medio”, informó. De hecho, según su visión necesariamente debe existir un vínculo de confianza entre los padres y la gestantes, sino se dificulta la práctica.

Por otra parte aclaró, que si bien nunca se aprobó el artículo del anteproyecto del Código Civil que regulaba la gestación por sustitución, en la práctica se tienen en cuenta los mismos requisitos que allí se establecían y que determinan que la gestantes tiene que haber tenido por lo menos un hijo previo propio, que no tiene que haber recurrido anteriormente a la gestación por sustitución, entre otros.

Para Lamm la resistencia a esta práctica por parte de algunos sectores tiene que ver con que rompe con cuestiones muy fuertes para una sociedad heteropatriarcal. “Tarde o temprano la gente va a tener que entender que es parte de la autonomía reproductiva y que parir no es lo mismo que maternar, esto lo pone muy claro la gestación por sustitución”, expuso.

 

Proyecto de ley

En el Congreso de la Nación se han presentado por lo menos cuatro proyectos que pretenden regular la gestación por sustitución, uno de ellos es del senador nacional por Mendoza Julio Cobos. “Nuestro objetivo es brindar una mayor seguridad jurídica a todas las partes intervinientes y proteger los derechos del niño”, explicó el legislador quien informó que en el texto presentado se habla de gestante y de progenitores. “Establecemos condiciones dentro de un marco judicial y de una autorización de un juez”, añadió. Entre estas condiciones se detalla que la gestante debe estar inscripta en un registro, tener buenas condiciones de salud y un límite de hasta 40 años. “También tiene que haber tenido al menos un hijo y ser evaluada por un equipo interdisciplinario donde intervienen médicos, psicólogos, trabajadores sociales, entre otros”, enumeró Cobos.

 

Además se estipula la firma de un convenio entre las partes que establece detalles, como por ejemplo, del seguro, la obra social, entre otros aspectos. “Es un acuerdo entre las partes y no necesariamente tiene que ser oneroso”, manifestó a la vez que aclaró que también se determina que la mujer no puede ser gestante más de dos veces. “Actualmente hay un vacío legal y muchas gestaciones de este tipo de producen en el exterior, por eso es fundamental aceitar este proceso para dar la seguridad que se necesita”, resaltó el senador.

 

Con respecto al tratamiento Cobos estipula que se dará una vez que finalice la agenda electoral. “Mientras tanto estamos avanzando en la convocatoria de especialistas en cada una de las áreas, familiares, entre otros, para sacarnos todas las dudas y ver que el proyecto va en la dirección correcta", adelantó.

Mirada profesional

Como experta en reproducción asistida, a Rocío Alaniz el primer capítulo de la telenovela “Pequeña Victoria” le generó cierta dicotomía. “Por un lado está bueno que la gente entienda que se conforman familias de manera diversas pero, por otro lado, en el primer capítulo se dieron situaciones en las que nos sentimos afuera como psicólogas”, manifestó. En ese sentido mencionó la ausencia de psicólogos expertos tanto a la hora del amamantamiento como en el acompañamiento a la gestantes para no vulnerar sus derechos. “Además puede confundir el hecho de que apareciera la persona que donó material genético, ya que el que dona se desliga de los productos que genere su donación ya sea semen u óvulos para lo cual se firma un consentimiento”, precisó una de las fundadoras de la Sociedad Argentina de Psicología en Reproducción Humana Asistida (Saprha).

 

Por otro lado, la profesional explicó que las clínicas de reproducción cuentan con psicólogos especialistas que acompañan durante el proceso de gestación por sustitución. “No solo a los padres de intención, sino a la persona que va a gestar”, remarcó. Este profesional de la psicología trabaja en la vinculación de la gestante con los papás de intención, asesora respecto a las técnicas de reproducción, más adelante la construcción de la identidad de los niños, entre otros.

Otras Noticias