Por primera vez, Lázaro Báez declarará en el juicio oral por “la ruta del dinero K”

A más de un año del comienzo de las audiencias y en plena campaña electoral, el contratista pidió ser indagado. Hablará este miércoles. La sentencia se leerá en 2020.
martes, 15 de octubre de 2019 · 09:20

El juicio oral por la "ruta del dinero K" comenzó hace más de un año, pero la voz del principal acusado, Lázaro Báez, se escuchará por primera vez esta semana. El contratista pidió declarar ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que lo está juzgado por haber lavado 60 millones de dólares. En plena campaña electoral, la indagatoria es parte del tramo final del proceso, ya que en noviembre comenzarán los alegatos para que recién en 2020 se conozca la sentencia del caso. 

La causa se acerca a su instancia final de alegatos, pero recién será en 2020 cuando se escuche la sentencia contra Báez, sus cuatro hijos, Leonardo Fariña, Fabián Rossi, Federico Elaskar y los demás acusados. Preso por lavado de dinero, el dueño del Grupo Austral pidió declarar cuanto terminen las declaraciones testimoniales, y su planteo se escuchará este miércoles. 

Lo escucharán los jueces Néstor Costabel, María Gabriela López Íñíguez y Adriana Pallioti, integrantes del TOF 4. 

Después de la del dueño de Austral Construcciones habrá diez indagatorias más, entre ellas la de su hijo Leandro Báez, quien ya declaró en el juicio y, distanciado de su padre, negó cualquier rol en sus negocios: "era su empresa y la manejaba como quería. El tomaba las decisiones. Lázaro nos decía: 'yo manejo la caja'", advirtió. También desconoció las cuentas en Suiza y Panamá de las que, según comprobó la justicia, era beneficiario junto a sus hermanos Martín, Melina y Luciana.

"Lázaro se reunió varias veces con Cristina luego de la muerte de Néstor", admitió también cuando le preguntaron por esos encuentros. Pero pese a reconocer su firma en distintos papeles que le mostraron, Leandro repitió en varias ocasiones que no tenía injerencia en los negocios de su padre.

Ahora Leandro Báez pidió ampliar su indagatoria después de que hable su padre, al igual que el contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco, entre otros. El calendario fijado por el Tribunal que preside el juez Costabel fijó para estas ampliaciones para los días 16, 23 y 30 de octubre.

A este ritmo, el 20 de noviembre esperan iniciar con los alegatos finales y la sentencia se conocerá recién el próximo año. El TOF 4 busca que sea antes del 5 de abril, cuando Báez cumplirá cuatro años con prisión preventiva.

Durante la instrucción de la causa, el juez Sebastián Casanello procesó tres veces al socio comercial de Cristina Kirchner por lavado de dinero, cuyo delito precedente fue considerado el dinero generado con la obra pública que recibió el empresario K durante el gobierno kirchnerista.

Ese "procesamiento conglobante" por "integrar una banda dedicada a lavar dinero entre 2010 y 2013, agravado por la habitualidad", incluye el "atesoramiento de fondos en Suiza" de forma ilegal, que se suma a las acusaciones previas por la exteriorización de dinero y su reingreso al país.

En esta causa Báez está preso hace más de tres años, y hace pocos meses también fue detenido su hijo Martín. Además, quedaron procesados sus otros hijos, Luciana, Leandro y Melina; también Leonardo Fariña, Federico Elaskar, Fabián Rossi, Jorge Chueco, Daniel Pérez Gadín, entre otros.

En el expediente se dio por corroborada la existencia de una estructura de "sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares", por eso se les trabó un embargo a los procesados de 600 millones de dólares a cada uno, porque se aplicó la pena máximo: diez veces la suma de dinero que se lavó.

La acusación que se leyó durante el juicio, formulada por el fiscal Guillermo Marijuan, sostiene que los acusados "lograron esa finalidad a través de la adquisición de bienes por un valor de más de dos mil setecientos treinta y cuatro millones de pesos, equivalentes a unos ciento ochenta y seis millones de dólares".

Otra de las cosas que quedó confirmada para la justicia es que el origen "ilegítimo de los fondos" que se blanquearon está en los contratos de obra pública que se habrían direccionado irregularmente en favor de Báez, tal como se está juzgando ante el TOF 2.  (Fuente: clarin.com)