Insólito: se gastan $1.000 millones al año para controlar bienes incautados

Son miles de vehículos, ropa, discos rígidos y todo tipo de mercadería incautada en causas federales por corrupción, narcotráfico y otro tipo de delitos. Los bienes están en galpones y requieren que se destinen 6.000 efectivos para su custodia. Muchos están deteriorados.
domingo, 6 de octubre de 2019 · 23:15

Galpones con ropa podrida, del piso hasta el techo. Cajas de zapatillas por doquier, discos compactos y bolsas de mercadería con todo tipo de elementos. La humedad y el encierro generan un vaho espeso. Llevan años acumuladas, apiladas, en desuso y echándose a perder. Al aire libre, también hay una obscena cantidad de automotores que cumplen el mismo destino: convertirse en chatarra. Se trata de más de 20.000 vehículos incautados por la justicia federal y la Aduana, con la orden que sean las Fuerzas Federales las responsables de custodiarla. No se puede disponer de esos bienes, sólo hay que resguardarlos.

Todo este sistema de protección para bienes allanados en diversas causas judiciales demanda una erogación anual de más de $ 1.000 millones en bienes cuyo valor se deprecia día a día. Pero hay más en este insólito sistema. Para resguardar los bienes se destinan más de 6.000 efectivos -en todo el país- y se gastan más de $ 18 millones sólo en el alquiler de lugares para protegerlos de la intemperie.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich no oculta su enojo. Las fuerzas federales que dependen de ella ya no quieren que la Justicia federal les asigne la custodia de bienes incautados en causas de corrupción, lavado de dinero, contrabando y narcotráfico, entre otras. No pueden hacer uso de ellos, demanda gastos, utilización de personal que podría estar “afectado a la seguridad de la ciudadanía y se dedican a proteger chatarra”, remarca.

La discusión prevalece en torno a la necesidad de contar con una Ley de Extinción de dominio. Recientemente el presidente Mauricio Macri firmó un Decreto autorizando al remate de bienes que se encuentren decomisados. Pero el Ministerio no dispone de los bienes, le son otorgados bajo la figura de “guarda judicial” con la prohibición de cambiar su naturaleza y en la mayoría de los casos, es sólo depositario, es decir, no debe hacer más que cuidar esos bienes incautados.

Así, se destinan fondos y recursos de los más variados para el cumplimiento de la orden judicial. “No podemos desobedecerla, sería un desacato ante una decisión de un Juez, pero no nos sirven de nada los bienes, lo mejor sería rematarlos y contar con ese dinero y dirigirlo a organismos de las Fuerzas”, dijo Bullrich a Clarín.

El Ministerio realizó una auditoría que reflejó números alarmantes. En todo el país hay 537 espacios afectados para el resguardo de dichos bienes. El valor de los rodados, ropa, maquinaria pesada, embarcaciones, y otros objetos secuestrados por la justicia tienen un valor de $ 938.660.082.

Esta cifra de dinero equivale según los cálculos del Ministerio a 470 patrulleros “que podrían adquirir las Fuerzas Federales para asistir a los ciudadanos que necesitan”. Y es inferior al gasto total anual que destinan para protegerla.

Los bienes que por orden de la justicia federal y de la Aduana deben ser custodiados por las Fuerzas, se componen de vehículos automotores que en su gran mayoría por el tiempo transcurrido, ya se encuentran en desuso, pero también la mercadería va desde textil, calzado, objetos de electrónica y discos compactos.

Entre 2016 y 2019 se colocaron en guarda judicial 20.000 automotores. Entre autos y camionetas hay 6.990 y sin poder utilizarse 5.424. Algo similar ocurre con las embarcaciones, son 56 de las cuales 38 están inutilizables.

Respecto a la maquinaria agrícola, incautadas hay un total de 701 y sólo 204 están en condiciones de ser utilizadas. Incluso, se buscó compactar vehículos incautados hace más de tres décadas, pero al no contar con la autorización judicial “no pudimos hacerlo y eso no sólo ocupa espacio, sino que es un riesgo de contaminación”, explicaron desde el Ministerio.

La auditoría realizada arrojó que 1.534 efectivos de las fuerzas son afectados diariamente en todo el país, para custodiar estos bienes que extraoficialmente, los denominan como “chatarra” que día a día van perdiendo su valor.

La afectación del personal a la custodia de los bienes, es aún mayor, se trata de 6.136 efectivos por mes debido a la rotación y a los turnos que deben cumplir. “Esta cantidad de efectivos podrían ser destinados a diferentes operativos del país, custodiar las fronteras, aeropuertos y los recursos marítimos”, sostiene el mismo documento oficial.

Hay una cifra aún superior: custodiar todos estos bienes le cuesta al Estado por año $ 1.056 millones, que indicó la ministra Patricia Bullrich, no se puede destinar a la compra de equipamiento para las Fuerzas “de todo el país, desde chalecos antibalas, uniformes, calzado, patrulleros, entre otros”.

El gasto que demanda el resguardo de los bienes sobre los cuales la Justicia aún no ha tomado decisiones que superen la incautación, ocupa una superficie de 5.000 metros cuadrados que exige una erogación de unos $ 18 millones en alquileres.

La superficie ocupada en galpones y diferentes espacios esto equivale a 4.500 contenedores llenos de mercadería. "Si se colocan uno al lado del otro ocuparían 34 kilómetros, lo que correspondería a la distancia que hay desde el Obelisco hasta la localidad de Tigre”, indica el informe. clarin.com