Empleados de Andes no cobran hace cuatro meses

Aseguran que la llegada de las “low cost” y la devaluación afectaron la actividad.
miércoles, 9 de octubre de 2019 · 09:17

Los empleados de Andes no cobran sus sueldos hace cuatro meses, tienen paritarias vencidas hace siete meses, no percibieron el primer medio aguinaldo de este año ni el bono que prometió el Gobierno a fines del año pasado, según contó a El Tribuno Juan Ignacio Álvarez, secretario de Interior del Sindicato de Aeronavegantes.

El referente del gremio dijo que son alrededor de 70 los tripulantes de cabina afectados y que los demás trabajadores están en la misma situación.

El lunes último, desde el sindicato se inició un proceso de reclamo que empezó con un paro de 24 horas y afectó los vuelos de Iguazú, Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn, Salta y Jujuy, según informaron desde la empresa. Ayer se habían suspendido los vuelos por un problema de combustible con YPF que, al cierre de esta nota, trataban de solucionar.

Álvarez explicó que el disparador de la situación en la que está la empresa fue lo que el Gobierno nacional llamó "la revolución de los aviones". Con esta política aerocomercial se dejó que ingresaran al país las "low cost". "Lo que hacen con estas líneas aéreas es "dumping'. El Gobierno habilita a estas empresas, que dan trabajo de muy mala calidad, a vender pasajes muy baratos", afirmó.

Según la Organización Mundial del Comercio, "el "dumping' es, en general, una situación de discriminación internacional de precios. El precio de un producto, cuando se vende en el país importador, es inferior al precio a que se vende ese producto en el mercado del país exportador".

Álvarez observó que estas empresas "rompieron el piso tarifario", por lo que las aerolíneas tradicionales tuvieron que bajar los precios para competir, en una actividad en la que los costos están dolarizados. Observó que Aerolíneas Argentinas, Latam y Andes van a pérdidas, aunque las dos primeras "tienen otra espalda, lo que les permite aguantar". "Andes está como está porque no puede competir: venden pasajes por lo que vale una pizza", expresó sobre las "low cost".

"Andes es la única empresa en el país que es 100 por ciento argentina, con capitales argentinos. Entonces, da más bronca todavía", manifestó.

Deuda de Chubut

Álvarez mencionó que el Gobierno de Chubut tiene una deuda millonaria con Andes y que, según los directivos, dependen de ese pago para saldar todas las deudas: "Nosotros fuimos bastante responsables, pacientes y prudentes, entendiendo que la situación de Andes no es por culpa de Andes, sino de la política aerocomercial que lleva adelante el Gobierno. Son cuatro meses de sueldos caídos y recién ahora iniciamos la lucha. Todo tiene un tiempo, nuestros compañeros la están pasando muy mal".

Rafael Cornejo Solá, gerente de Andes en Salta, manifestó que la deuda de Chubut desencadenó una serie de trastornos en la empresa: "Uno de ellos es el atraso de los salarios, no solo del personal sino de toda la empresa, que nos puso al borde de una situación bastante crítica".

Según dijo, Andes tiene unos 320 empleados y en Salta hay unos 77. "La empresa está tratando de mantener las fuentes de trabajo, que es lo que nos preocupa, y buscar la forma de paliar esta situación financiera que es compleja", aseguró.

Dumping y devaluación

Cornejo Solá criticó también la política aerocomercial del Gobierno. "Este tema de competir deslealmente con las "low cost' que llegaron al país nos puso patas para arriba, junto con la deuda de Chubut", afirmó,

"A uno le gusta competir y lo mejor es que el pasajero tenga opciones para elegir la mejor tarifa, pero competir con una tarifa de 300 pesos Salta-

Buenos Aires es imposible", advirtió, refiriéndose al precio que ofrecían las empresas nuevas: "Viene a ser un "dumping' con los precios de los pasajes".

Cornejo Solá reconoció que Andes tiene dos aviones, pero que algunos días trabaja con uno solo. Recordó que, en 2017, compraron cuatro Boeing 737-

800 nuevos para incorporar a la flota: "La política del ministro (de Transporte, Guillermo) Dietrich nos incentivaba a ese negocio con un dólar de 17 pesos. Teníamos un "cash flow' y un dólar futuro de 23 pesos, que era el escenario más pesimista para los siguientes 15 meses".

El gerente reconoció que la devaluación fue un gran golpe. "Cuando el dólar se fue a 60, no había número que resistiera esa estampida. En la industria nuestra todos los costos son en dólares. "Leasing', repuestos, adiestramiento y combustible se van a ese precio y es imposible mantenerlo".

"Andes se mantiene porque los trabajadores seguimos pechando para que la empresa no se venga abajo", cerró.