Cigarrillos electrónicos: advierten por el uso de los aceites para “vapear”

Si bien la ANMAT los prohibió, estos dispositivos se venden con la premisa de dejar de fumar. Los profesionales de la salud afirman que son “la puerta de entrada” al tabaquismo.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 08:19

La Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ) reveló que 7,1% de los adolescentes argentinos consume cigarrillos electrónicos, y que 14,4% lo probó alguna vez. Si bien en Mendoza no hay estadísticas oficiales, la tendencia llegó para quedarse y hay preocupación en el ámbito médico por el uso de los aceites que se utilizan con estos dispositivos.

Los vapers se hicieron mundialmente conocidos hace años como un método para dejar de fumar por ser más “saludables que el cigarrillo” común. Precisamente, en los locales del centro capitalino consultados, indicaron que los consumidores preguntan bajo esta necesidad de dejar la nicotina, pero también aseguran que los adolescentes consumen por otras experiencias.

 

Sin embargo, la evidencia científica demostró que no eran efectivos para tal fin y, desde el 2011, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohíbe la “importación, distribución, comercialización y publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional”.

Según explicó Sergio Saracco, jefe del Departamento Toxicología del Ministerio de Salud de la provincia, estos aparatos electrónicos son la “puerta de entrada” de los jóvenes al tabaquismo y hay preocupación en el ámbito médico por el crecimiento en el consumo.

 

“A los adolescentes se les ha vendido la idea de que es menos riesgoso para la salud que el cigarillo convencional, pero esto no es verdad”, agregó el profesional.

Entre los principales peligros que advierte Saracco se encuentran: la batería, que se calienta; el vapor que se aspira, que llega directamente a los pulmones y provoca reacciones inflamatorias pulmonares, y el efecto adictivo de la nicotina en el cuerpo.

Por su parte, el neumonólogo Ramón Alchapar coincidió con Saracco y afirmó su preocupación sobre el consumo en los más jóvenes. “Los chicos no fumadores comienzan con los cigarrillos electrónicos y luego terminan fumando”, explicó.

Muertes por cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico estuvo en boca de todos hace algunas semanas atrás cuando se conocieron 17 muertes en Estados Unidos y una en Argentina por el uso de estos dispositivos.

Alchapar explicó que los decesos se producen por el uso de aceites como el de canabbis, que provocan una neumonía lipoidea en el cuerpo de la persona que lo utiliza.

Los solventes o aceites se calientan durante la aerosolización para convertirse en vapor. Sin embargo, algunas gotas de aceite podrían inhalarse cuando el líquido se enfría, las cuales podrían causar problemas respiratorios e inflamación pulmonar.

Además, el profesional agregó que hay sustancias ocultas en los vapers que son productos cancerígenos y tienen efectos a la largo plazo en nuestros pulmones.

Una alternativa para dejar de fumar

En Mendoza, hay varios locales que se dedican tanto a la venta de dispositivos electrónicos como de los líquidos para consumirlo. Según expresó uno de los comerciantes del centro mendocino, el 90% de las personas que consulta es porque quiera dejar de fumar y la mayoría logra su objetivo.

“Nosotros le explicamos que no es sano meterse cualquier sustancia al cuerpo. Pero es más sano que el cigarrillo”, contó el vendedor. Y agregó que el local le elabora un plan de reducción de nicotina que termina con dejar también el cigarrillo electrónico.

 

Con respecto al consumo en los más jóvenes, el hombre contó que del total de las ventas menos de un 5% corresponde a adolescentes. “Los chicos que compran ya vienen informados y adquieren sustancias frutales y cremosas que no tienen nicotina”, señaló.

El diputado provincial Lucas Ilardo (PJ) es uno de los que experimentó por corto tiempo el vaper, en tiempos de campaña, pero con la idea de ir dejando el cigarillo tradicional. Todo arrancó con una victoria. 

"Cuando Anabel (Fernández Sagasti) ganó la interna prometí que iba a dejar de fumar y para evitar el fumar usé durante 1 mes el cigarrillo electrónico y después dejé. Simplemente lo usé como herramienta", explicó.