Unas 139 mil personas viven con VIH en Argentina, de las cuales el 17% lo desconoce

Unas 139 mil personas viven con VIH en Argentina, de las cuales el 17% lo desconoce según los datos publicados este jueves en el Boletín sobre el VIH, Sida e ITS donde se alertó que, si bien el promedio de nuevos casos notificados por año por este virus se mantienen estable.
viernes, 29 de noviembre de 2019 · 09:02

El informe, que elabora cada año la Dirección de Sida, ETS, Hepatitis y TBC de la Secretaría de Salud, analiza las notificaciones nuevas hasta 2017 y contempla para hacer la estadística la evolución de los casos hasta 2018.

El informe indicó que "la tasa general por 100 mil habitantes ha venido descendiendo levemente en los últimos años aunque, en términos absolutos, se mantiene en alrededor de 5.800 reportes de nuevos diagnóstico por año".

En relación a las muertes, en 2017 hubo 1.458 muertes asociadas al VIH, lo que representó una tasa de 3,3 fallecimientos cada 100 mil habitantes (4,6 en varones y 2,1 en mujeres).

"En el mismo año y en números absolutos, un tercio de las muertes por sida corresponden a mujeres y dos tercios a varones", indicó el informe.

De las personas que fueron diagnosticadas se estima que 81% está en tratamiento, dos puntos porcentuales menos que el Boletín del año anterior; de ellas el 63% de atiende en el sistema público de salud.

Edad de diagnóstico

La edad promedio de diagnóstico en varones es de 32 años y en mujeres de 33, en tanto que cada dos varones diagnosticados hay una mujer, lo que marca también una tendencia estable.

Sin considerar las notificaciones en donde no se asentó la vía de transmisión (8% de las mujeres y 10% de los varones), el 96% de las mujeres y el 99% de los varones notificados con diagnóstico de VIH entre 2016 y 2018 se infectaron durante relaciones sexuales sin protección.

Según el informe, "se aprecia un descenso de la tasa en los varones de 35 a 64 años, especialmente entre los de 35 a 44, aunque este grupo sigue teniendo la segunda tasa más alta entre los varones, mientras que se mantiene estable o aumenta en los jóvenes de 15 a 24", en tanto que "en el caso de las mujeres, todas las tasas están descendiendo".

En cuanto a la región de residencia "se observa una importante caída de la tasa de notificación de los casos de VIH en el AMBA y en el área central del país, que puede deberse a una combinación entre el descenso en la cantidad de diagnósticos y el debilitamiento en el proceso de reporte".

En el resto de las regiones las tasas son estables en el período analizado, mientras el NOA y Patagonia eran las regiones con tasas más elevadas.

El Boletín alertó, además, que en Argentina "desde hace dos años las principales infecciones de transmisión sexual han tenido un incremento en sus notificaciones".

Una característica transversal a todas enfermedades es la concentración de casos en los grupos etarios más jóvenes: "El caso paradigmático es la sífilis por su gran crecimiento y, por lo tanto, la que puede dar una aproximación al comportamiento de las demás infecciones", indicó el informe.

Tanto en mujeres como en varones, la incidencia acumulada de sífilis en la población adolescente y joven superó ampliamente al promedio general; las mujeres de entre 15 a 19 años triplican la tasa media y en los varones adolescentes se observan tasas de casi el doble que las de la población general.

"Este patrón se repite en las personas gestantes: el grupo etario entre 20 a 24 años es el más afectado (4,8 c/100.000 habitantes) acumulando el 28% de todos los controles positivos. En segundo lugar, al grupo de 15 a 19 años con 4,7 c/100.000 habitantes le corresponde el 16,2% de las pruebas positivas notificadas", describió el informe.

La estadística se brindó en el marco del Día Mundial de Lucha contra el SIDA que se conmemora cada 1° de diciembre.

Más de 300 niños y adolescentes mueren diariamente a causa del Sida

Unos 13 niños y adolescentes murieron cada hora durante 2018 por enfermedades relacionadas con el sida, 320 menores por día, reveló un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) divulgado en vísperas del Día Mundial del Sida, que se celebra en todo el mundo el 1 de diciembre.

La publicación también señaló que sólo el 54% de los menores de 14 años portadores del virus de la inmunodeficiencia humana, unos 790.000, tiene acceso a tratamiento con antirretrovirales.

La directora ejecutiva de Unicef consideró que el mundo está a punto de lograr grandes avances en el combate al VIH y al Sida, pero advirtió que no se debe caer en la autocomplacencia por lo que se consiguió, sino que se deben redoblar los esfuerzos.

"Negar las pruebas de diagnóstico y el tratamiento a los niños y adolescentes es una cuestión de vida o muerte, debemos elegir la vida", enfatizó Henrietta Fore en el sitio web de la ONU.

Los datos muestran grandes disparidades en el acceso a tratamientos entre las diferentes regiones: en el sureste asiático llega al 91%; en Medio Oriente y el norte de África, 73%; en el este y sur de África, 61%; en América Latina y el Caribe, 46%; y en África Occidental y Central, 28%.

El número de madres que reciben terapia para no transmitir el virus a sus bebés aumentó mundialmente del 44% hace 10 años al 82% en la actualidad.

Por su parte, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-SIDA (Onusida) publicó un nuevo informe en el que asegura que los enfoques innovadores para los tratamientos preventivos del virus, la integración de los servicios de planificación familiar con las pruebas de VIH, la reducción del daño y la salud sexual integral otorgan a las personas el poder para protegerse del VIH.

Según Onusida, en las comunidades donde los seropositivos y otra personas afectadas participan en la toma de decisiones y en la prestación de servicios relacionados con el VIH, han disminuido las nuevas infecciones y se amplió el acceso al tratamiento.

El informe da cuenta del progreso alcanzado, sobre todo en cuanto a la expansión del acceso al tratamiento.

Hacia mediados de 2019, aproximadamente 24,5 millones de personas de los 37,9 millones que viven con el VIH lograron acceso a la terapia. Al continuar la adherencia al tratamiento, cada vez es menor el número de gente que fallece por enfermedades relacionadas con el sida.

Sin embargo, Onusida reconoció que los avances con respecto a la reducción de las infecciones por el VIH se entremezclan con la cifra de 1,7 millones de personas que se vieron afectadas por el virus en 2018. Las nuevas infecciones por el VIH se redujeron un 28% de 2010 a 2018 en Africa oriental y meridional, la región más afectada por el VIH.

Una señal alentadora fue que la tasa de incidencia de VIH entre las adolescentes y las mujeres de la región de entre 15 y 24 años pasó de 0,8% en 2010 a 0,5% en 2018, lo que supone un descenso de un 42%.

Pero este colectivo es todavía el más castigado por las nuevas infecciones del virus: cuatro de cada cinco nuevas infecciones entre adolescentes de África subsahariana afectan a las jóvenes, indicó el informe de Onusida.

Otras Noticias