La vida de Luis D'Elía en la cárcel: se divorció de su histórica mujer y tiene una nueva novia

Formalizó su relación con Lorena Cecilia Felices, una abogada que conoció en 2017. “Es cariñoso, educado y caballero”, dijo su nueva pareja, con la que ya cumplió un año “de convivencia”.
sábado, 30 de noviembre de 2019 · 22:10

"Hoy cumplimos con Lorena Cecilia Felices nuestro primer año de vida en común juntos. Le agradezco todo el empeño y el amor que me regala día a día, en momentos tan difíciles. La cárcel hizo indestructible nuestra relación. Te amo mucho", fue el mensaje que el detenido Luis D'Elía pidió que difundiera a través de su cuenta de Twitter, el pasado 12 de agosto.

Con esas afectuosas palabras, el dirigente kirchnerista que lidera la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat (FTVH) y el partido MILES formalizó su nueva relación sentimental con Felices, una militante social y abogada de 44 años que vive en la localidad bonaerense de José C. Paz.  

Se conocieron a mediados de 2017 y el inicio de su romance coincidió con el proceso de separación de D'Elía con su histórica mujer, la exdiputada provincial Alicia Sánchez, con quien tuvo cinco hijos. "Se fue dando de a poco la relación hasta que la concretamos el 12 de agosto de 2018, cuando empezamos a convivir", rememoró Felices en diálogo con Clarín.

Por aquellos días D'Elía se encontraba en libertad y encabezaba actos para impulsar su frustrada precandidatura a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires por el partido Encuentro Popular. En las primarias sacó el 0,17% de los votos, unos 15 mil, y necesitaba al menos 150 mil para convertirse en candidato.

En diciembre de 2017, el piquetero K había quedado detenido en el marco de la causa por la firma del memorándum de entendimiento con Irán por la causa AMIA. Pero el 24 de marzo siguiente, el dirigente recuperó su libertad. Meses después, un flechazo lo unió a su nueva novia, 16 años menor. 

Felices explicó que los primeros contactos se produjeron a través del trabajo social que ambos realizaban en una cooperativa de José C. Paz. "Durante un acto de campaña un compañero me pidió el teléfono y, en realidad, era porque él lo quería", detalló. 

"Fueron varios meses de intercambios telefónicos hasta que decidimos vernos. De alguna manera fue un proceso para conquistarme porque lo mío no era la política partidaria", agregó.

La adversidad en el frente judicial no impidió que D'Elía continúe profundizando su relación con Felices y finalmente, en agosto de 2018, el dirigente social dejó su casa en Laferrere para empezar a convivir con su flamante amor.

"Me fui dando cuenta que era una persona que no tenía nada que ver con lo que se veía en alguna marcha por alguna circunstancia como, por ejemplo la de la 125", diferenció Felices, haciendo referencia a la movilización que lideró D'Elía a Plaza de Mayo en 2015 para respaldar al entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner frente a las protestas del campo contra las retenciones móviles. 

La actual pareja del dirigente remarcó que, en su vida personal, no tiene "nada que ver" con ese perfil combativo y, por el contrario, "es una persona muy compañera, muy protectora".

"Me enamoró que es muy intelectual, sabe más de lo que nadie pueda imaginarse. Ha recorrido varios países y ha estado con gente como (Mijaíl) Gorbachov​, entre otros", destacó la abogada. 

Seguido, Felices dejó en claro que "se enamoró" cuando confirmó que D'Elía "es hipercariñoso, amable, educado y muy caballero". Incluso, mencionó que se emocionó cuando su hija, que estudia en la universidad, leyó un libro en el que "lo identifican bien con la lucha social, con las personas que han podido tener viviendas". "Fue muy conmovedor saber que de alguna forma ha hecho historia", explicó.

El duro proceso de separación

La separación de D'Elía y de Sánchez no fue fácil, sobre todo, para los hijos más chicos de ambos. "Se separó inclusive legalmente, el divorcio ya salió", aclaró Felices. 

"No fue fácil, para nada fue fácil. Uno de sus hijos, el mayor, Pablo, asumió perfectamente la decisión de Luis, sin cuestionar, queriendo y respetando a su papá y a su mamá", se limitó a indicar.

Además, buscó dejar en claro que el inicio de su relación con D'Elía y el fin del matrimonio entre él y Sánchez fueron "procesos paralelos, como suele suceder en todas las separaciones". "Acá lo que hubo fue amor porque nadie se va después de 34 años de casados de una familia porque sí", resaltó.

Y agregó: "Yo tengo 44 años. Tengo una sola hija que tiene casi 19 y uno en la vida va pasando por instancias y desencuentros en el amor. Hoy tengo toda la seguridad de lo que quiero en la vida, o al menos intento tenerla todos los días. Y la verdad que si volviera a nacer, me encantaría conocerlo a él, sin ninguna duda".

"No es la persona que uno ve en la tele. No se compara. Lo poco que vi cuando lo conocí, claro que también lo identificaba por los medios, pero a medida que lo fui conociendo no tiene nada que ver. Es una persona respetuosa, muy compañera, es muy caballero y muy protector", insistió. 

La detención consolidó la relación

La nueva detención de D'Elía interrumpió aquellos días de convivencia. El dirigente volvió a la cárcel el 25 de febrero de este año, pero esta vez, por la toma de una comisaría del barrio porteño de La Boca que lideró en 2004 para reclamar por el crimen del militante Martín "Oso" Cisneros.

"Con la detención, aunque estamos de alguna forma distanciados, se afianzó muchísimo la relación. En los momentos duros podés percibir si hay amor o no. Y la verdad que nos afianzó mucho más que lo que pasó durante el poquito tiempo que pudimos estar juntos", dijo Felices. 

El contacto es permanente, no sólo vía telefónica sino también a través de las visitas que la nueva pareja del dirigente realiza dos veces por semana. En el tiempo que lleva detenido, solamente se ausentó en dos oportunidades. "Nos fuimos conociendo y viendo que teníamos muchas cosas más que nos unen. Tenemos el pensamiento muy parecido con respecto a la lucha social", agregó la abogada.

Felices agregó que la cárcel no impide los momentos íntimos. "Hay una relación que te permite el Sistema Penitenciario, que es la íntima, que siempre la mantuvimos. Es una decisión personal, pero se ha continuado más allá del lugar y de lo que significa ese lugar", explicó. 

La nueva vocera de los reclamos

La nueva pareja de D'Elía se transformó en un nexo entre el detenido dirigente y los militantes de FTVH y de Miles, pero además tomó la posta del reclamo para exigir su liberación.

"Creo que son todos presos políticos, porque las causas no quedaron firmes, porque hay un montón de pruebas que se deberían aportar como corresponde", advirtió Felices quien el jueves participó de la marcha que realizaron agrupaciones kirchneristas en las inmediaciones de los tribunales federales de Comodoro Py para reclamar una "Navidad sin presos políticos".

Sin embargo, la abogada diferenció la situación de D'Elía con la del resto de los referentes kirchneristas detenidos. "Luis está detenido por la toma de una comisaría y no por la supuesta corrupción", manifestó. 

"Quisiera un poco de piedad, que digan las cosas como son. Para mí son todos presos políticos, pero hay que ser justo con lo que se habla de cada uno. Y que cada uno exponga su propia defensa", pidió.

Al respecto, manifestó su expectativa frente a la asunción de Alberto Fernández al frente del Poder Ejecutivo. "Creo que el nuevo Gobierno va a respetar la Constitución. No que van a salir. Que va a haber una revisión de causas, que van a respetar el debido proceso", dijo esperanzada. (Clarin)