Para qué planean usar el Garrahan y el Gutiérrez la plata de los bolsos de López

Le corresponderían 4,5 millones de dólares a cada uno, dado que el tribunal dispuso que los fondos decomisados se repartan en partes iguales. Esa suma equivale al 4% y al 8% de los presupuestos anuales del Garrahan y del Gutiérrez, respectivamente.
viernes, 14 de junio de 2019 · 12:53

El teléfono del presidente del Hospital Garrahan, Carlos Kambourian, empezó a sonar inmediatamente después que el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 condenara al ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López a seis años de prisión por enriquecimiento ilícito. Los llamados y mensajes estaban vinculados al anuncio de los jueces, que dispusieron que los 9 millones de dólares contenidos en los bolsos que el funcionario intentaba esconder en un convento en 2016 serán repartidos en partes iguales entre los hospitales pediátricos Prof. Dr. Juan P. Garrahan y Ricardo Gutiérrez.

Los 4,5 millones de dólares que le corresponderían al Garrahan -situado en el barrio porteño de Parque Patricios- representan un 4% del presupuesto anual de la institución, cercano a los 5.000 millones de pesos, confirmó a Clarín Kambourian, quien comentó que se enteraron por televisión de la noticia y que fue recibida con alegría. Para el Gutiérrez -ubicado en Palermo- equivalen a casi el 8% de su presupuesto 2019, que es de 2.653 millones de pesos.

“Proyectos tenemos un montón, pero todavía no nos pusimos a analizar finamente, hasta tener la certeza de que esto va a ocurrir y cuándo -respondió Kambourian ante la consulta de a qué objetivos podrían conducirse los fondos en el hospital situado en Parque Patricios-. Pero para tener un parámetro: ahora estamos en el proceso de compra de un resonador de última generación, que está cerca de 2 millones de dólares, más o menos la mitad de lo que nos correspondería. La inversión en este tipo de equipamientos nos ayudaría enormemente a avanzar en un montón de trabajos de investigación para el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento y que también insumen dinero”.

Además de a equipamiento e investigación, los fondos podrían invertirse en obras, especuló. “Estamos en proceso de refacciones porque el hospital tiene 30 años y sobre todo las áreas de internación necesitan refacciones o ampliaciones para sumar más cantidad de camas. Lo tenemos planificado y el presupuesto lo contempla, pero es como si recibieras un regalo: si este dinero llega al hospital podemos destinar el que teníamos pautado para eso a otras cosas.”

“Es un volumen de dinero muy importante, que nos ayudará a acelerar y hacer un montón de cosas, siempre y cuando se confirme y se entregue pronto”, comentó. Para dar una idea de los costos hospitalarios, precisó que el precio de un tomógrafo de última generación ronda hoy los 600.000 dólares. En tanto, el vacunatorio inaugurado en diciembre en el predio de la institución -y que se convirtió en el más grande del país- demandó 20 millones de pesos; mientras que un microscopio neuroquirúrgico, un neuronavegador y un sistema de videoendoscopía digital con captura HD incorporados el mes pasado demandaron 10 millones de pesos.

Los 9 millones de dólares decomisados equivalen al cambio de hoy a unos 400 millones de pesos, por lo que la suma que recibirá cada hospital ronda hoy los 200 millones de pesos.

Hasta esta mañana no habían recibido una comunicación formal, por lo que el departamento jurídico del hospital iba a ponerse en contacto con el tribunal, para poder tener más certezas sobre la forma en la que serán entregados los fondos y, sobre todo, en lo relativo a los tiempos. “Aun habiendo recibido la noticia informalmente, se va a pedir que todas las cuestiones proyectuales se aceleren al máximo, para que si ese dinero llega, tener todo listo y en puerta para poder acelerar las cosas y que el hospital tenga lo que se merece”, afirmó el presidente del consejo de administración del Garrahan.

A diferencia de ese hospital, cuyos fondos provienen en un 80% de la administración nacional, la financiación del Gutiérrez depende de la Ciudad de Buenos Aires. Su presupuesto financiero 2019 es de 2.653 millones de pesos, de los cuales 110 millones corresponden a bienes de uso: construcciones (102,3 millones) y maquinaria y equipo (7,75 millones).

Consultados por Clarín, desde el Ministerio de Salud porteño calificaron como “gran noticia” el anuncio de que los fondos decomisados cumplan un fin social. “Celebramos que el dinero vuelva a los contribuyentes, especialmente que sea destinado a la atención de niños y niñas. El hospital, además, atiende a muchos pacientes de otras provincias, por eso es muy importante este recurso que se recupera”, dijeron.

“Cuando seamos notificados oficialmente comenzaremos a trabajar en conjunto con el Hospital Gutiérrez para establecer el destino de estos fondos en base a los objetivos sanitarios priorizados en nuestro Plan de Salud, que tienen que ver con fortalecer la red de cuidados integrales, fortalecer la red de hospitales e implementar nuevos sistemas de información”, concluyeron. (Fuente: clarin.com)