Abuelos abandonados en un bar por su hijo: "Queremos vivir bajo un mismo techo"

Hilda (86) y Hugo (92) esperan, además, que les devuelvan sus pertenencias ya que dejaron la casa que habitaban en Rosario "con lo puesto".
viernes, 7 de junio de 2019 · 20:02

La noticia conmovió al país el último jueves: una pareja de abuelos de 86 y 92 años fue engañada y abandonada en un bar de Rosario (Santa Fe) por uno de sus hijos, situación que obligó a las mozas del lugar a hacerse cargo de los ancianos durante siete horas hasta que intercedió la Policía.  Con el correr de las horas se supo que el matrimonio, desalojado de la vivienda que alquilaban por falta de pago, fue llevado en taxi al local con la promesa de que los pasarían a buscar, pero el hombre en cuestión nunca apareció. Otro de sus hijos, Raúl, los auxilió y los llevó a su casa luego de prestar declaración judicial.     

Hilda (86) y Hugo (92) hablaron con los medios y contaron detalles de lo que ocurrido, aunque pidieron un lugar para vivir, ya que no tienen casa propia y viven de sus jubilaciones como ama de casa y empleado de comecio, respectivamente. Además, reclamaron por sus pertenencias ya que se las dejaron en un depósito. 

 

Hablaron los abuelos abandonados en Rosario

"Estamos bien, pero nos fuimos con lo puesto. Imaginate el frío que está haciendo y somo grandecitos los dos. Me parece que es una falta de consideración no entregar las cosas a su dueño, al menos lo más indispensable, que es un camisón, la ropa de abrigo", señaló Hilda entre mates y lágrimas a Canal 5 de Rosario.  

Y añadió: "Queremos poder volver a estar juntos bajo un mismo techo, como debe ser. Y pagar un alquiler. Yo no tengo propiedades, alquilaba ahí. No puedo ir a comprar una casa, es imposible, no tenemos con qué. Somos los dos jubilados y gastamos poquito". 

Finalmente, Hilda agradeció que gozande buena salud, aunque remarcó los gastos que tienen que enfrentar en remedios: "Gastamos un poco en remedio, pero felizmente somos sanos los dos., aunque tenemos que subsistir", dijo.