Argentina ya tiene su primer auto eléctrico con ADN nacional

Sero Electric logró la homologación para que sus modelos puedan circular por la calle. Otras empresas están en lista de espera. Todas preven exportar.
lunes, 15 de julio de 2019 · 09:44

La producción de un auto 100% eléctrico en Argentina es un proyecto que, a primera vista, parece demasiado lejano. Más aun en un año negro para la industria automotriz.

Una cifra vale más que mil palabras: los patentamientos han caído mes a mes a un ritmo de hasta 55% respecto al año anterior. Entre otros factores, por el fuerte encarecimiento de los vehículos (en pesos) ante la escalada del dólar.

Sin embargo, mientras se buscan incentivos para la venta de 0km y se trata de sostener la producción, se concedió la homologación del primer auto eléctrico de origen nacional. La certificación fue otorgada por el Ministerio de Producción a Sero Electric, una empresa que viene trabajando desde 2015 en tres modelos.

 

Desde ese entonces, la compañía vendió 150 unidades para uso en barrios privados o parques industriales ya que le faltaba la habilitación para salir a la calle, objetivo ahora alcanzado tras cumplir con todos los requisitos planteados para convertirse en un vehículo de uso urbano.

La marca da así un paso clave y logra aventajar a otras compañías en el país, como la cordobesa Volt, que presentó dos modelos; y Astor, un proyecto de la Universidad de Buenos Aires que está listo para circular en la vía pública.

Sero Electric, de sus inicios a la homologación

El primer fabricante nacional de eléctricos es una iniciativa de Pablo Naya, un ingeniero electromecánico que en 2010 empezó a investigar sobre el futuro de la movilidad.

"Ese año arranqué con un lápiz y papel a plasmar algunas ideas", señalaba a un medio nacional el empresario, quien agregaba: "Luego viajé a Francia donde pude ver algunos concepts que anticipaban el futuro. Fue en ese momento que concentré mi trabajo en los pequeños vehículos eléctricos".

En 2012 llegaron los primeros prototipos traídos del exterior y con esos modelos empezó a desarrollar un auto chico, para la categoría L6, que es de dos personas. Tres años más tarde, el producto ya estaba listo y se comercializaba en espacios cerrados, mientras dio inicio a los trámites de homologación para que puedan circular en la vía pública.

 

El avance más importante ocurrió cuando el Gobierno aprobó, en enero de 2018, una nueva clase de vehículos que cataloga a los pequeños autos eléctricos dentro de las categorías L6 y L7.

Esta categoría contempla a los vehículos urbanos con capacidad para dos personas, que pueden tener motores eléctricos o a combustión, con un peso inferior a los 450 kilos en el primer caso (por la batería) o de 350 kilos en el segundo.

La velocidad debe ser inferior a los 50 km/h y no pueden circular en rutas ni autopistas, solo en calles y avenidas.

En cuanto al equipamiento, deben tener cinturones de seguridad de tres puntos, apoyacabezas, luces y espejos retrovisores. Por la velocidad que desarrollan, están exentos de la exigencia de airbags, frenos ABS y anclajes Isofix.

Con esta reglamentación y después de un año, Sero Electric consiguió la homologación para la salida del auto a la calle. Según explica Naya, la oferta está compuesta por tres versiones:

– Sedán: es utilizado para el traslado de personas, patrullaje, turismo, entre otros

– Cargo Alto: puede cargar hasta 150kg en su caja trasera. Ideal para usar en aeropuertos y hoteles

– Cargo Bajo: También puede cargar hasta 150kg. Útil para seguridad en barrios privados y turismo

"Los modelos no tienen equipamiento de lujo, son únicamente para moverse en la ciudad y en esta etapa lo pensamos para el uso en empresas, correos o reparticiones públicas, quienes serían los primeros clientes", comentaban al mismo medio desde la compañía.

"Hacer 100 kilómetros con $30 es muy barato para cualquier compañía", añadía Naya.

La comercialización se realizará a través de una red de distribuidores que hoy posee tres integrantes y que la firma desea ampliar a 15. También serán exportados, para lo cual ya encararon negociaciones con Brasil, Uruguay y Chile. "Tenemos un mercado muy interesante afuera del país", aseguraba Naya.

Dependiendo de las versiones, el precio de los Sero Electric va desde los $480.000 a $600.000. Se podrán elegir con batería de plomo, que permite una autonomía de 40 a 60 kilómetros; o de litio, que alcanza los 100 kilómetros.