Conmoción en Santa Fe: el extraño caso del bebé con dos cabezas

A la madre le dijeron que nació sin vida. Las ecografías previas no advirtieron la malformación y la familia denuncia “mala praxis” y “supresión de identidad”.
miércoles, 5 de febrero de 2020 · 09:17

El pasado 25 de diciembre, una joven se internó en el Hospital Central de Reconquista, en la provincia de Santa Fe, para dar a luz a su hija. Sin embargo, el parto no terminó siendo el esperado. Primero le practicaron una cesárea por una falla cardíaca detectada en la beba. Y después, le informaron que "había nacido muerta" y con bicefalía, es decir, con dos cabezas. Ahora, el caso llegó a la Justicia por una denuncia que presentó la familia por "mala praxis" y por "supresión de identidad", ya que sospechan haber recibido un bebé ajeno. 

Previamente, la mujer de 21 años y oriunda de Avellaneda realizó el seguimiento de su embarazo en otro establecimiento, el SAMCO. Allí, se hizo dos ecografías -una de ellas el 28 de octubre, a las 31 semanas de gestación- y nunca le observaron anormalidades en la formación del bebé.

Al Hospital de Reconquista llegó con rotura de bolsa y fue atendida en la sección de partos, donde fue derivada a cesárea porque el bebé estaba perdiendo pulsaciones.

"Cuando le hicieron la cesárea, salió la médica y le dijo a la abuela que la beba había nacido muerta. Se trataba de una nena, se la mostró y la abuela le sacó una foto. Era una bebé que en el mismo tronco tenía dos cabezas", le dijo el abogado de la familia, Oscar Vázquez, al diario El Litoral. 

Dentro de las 48 horas posteriores al parto, la mujer recibió el alta médica aunque tuvo que regresar tres días después por una infección.

Con el correr de los días, el caso sumó interrogantes. "Tengo un certificado, firmado por la obstetra, que dice: 'nacido vivo, pesa 4,550 kg'. Pero a la abuela, le dicen: 'nació muerto'", agregó el letrado. 

Según Vázquez, manejan dos hipótesis. La primera está relacionada a que los especialistas no hayan advertido la malformación. La otra parte de la sospecha de la madre, quien deslizó la posibilidad de que hayan sustituido a su hijo nacido vivo por otro con la alteración.

Nicolás Maglier, fiscal de la causa, le contó a Uno en la Radio​ que pidió el secuestro de todas las historias clínicas para dar inicio a un exhaustivo análisis. Precisó que la carátula es "mala praxis", aunque hay otra línea de investigación vinculada con la cuestión identitaria, ya que las ecografías previas reflejaron una situación que "no se condice con la anomalía presentada en el momento del parto".


 

Valorar noticia