Flybondi, complicada: tras el aterrizaje de emergencia, recibió una inspección de ANAC y la Justicia "secuestró" el avión

Un equipo del organismo se acercó a Ezeiza para revisar la unidad que protagonizó el incidente. La misma aeronave tuvo otra falla a fines de enero
miércoles, 5 de febrero de 2020 · 08:27

La gravedad del último incidente protagonizado por un avión de la "low cost" Flybondi activó las alarmas de los organismos de control de la actividad aeronáutica, que esta mañana concretaron una inspección a fin de conocer el estado de la unidad con inconvenientes técnicos.

En esa dirección, este lunes un equipo de técnicos de la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) pasó revista a la aeronave apostada en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Pero el movimiento en torno a Flybondi no se agotó ahí: el avión que aterrizó de emergencia en Ezeiza este último fin de semana quedó "secuestrado" por decisión del Juzgado Federal N°2 de Lomas de Zamora.

En simultáneo, sobre la misma unidad también intervienen especialistas de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIACC), que trabajan en la elaboración de un informe preliminar para establecer el detalle de la falla técnica que motivó el aterrizaje de emergencia.

Diego Dominelli, director de Aviación en Argentina, aportó los primeros detalles de estas intervenciones, ratificadas luego por voces con llegada a la cartera que encabeza Mario Meoni. Así, tanto lo concretado por ANAC como lo establecido por la Justicia y el rol de la JIACC son acciones y decisiones confirmadas a iProfesional por fuentes cercanas al Ministerio de Transporte.

"Se están normalizando los controles luego de cuatro años de un organismo que operó de forma muy laxa. Pero a partir de lo ocurrido el domingo, un equipo de ANAC se acercó a Ezeiza para inspeccionar el estado del avión", indicó voz interpelada.

"También está en marcha la investigación de JIACC, que como establecen los protocolos debe entregar un informe preliminar en el transcurso de las primeras 48 horas de ocurrido un evento", añadió.

El domingo pasado, el Boeing 737-800 LV HQY que debía cubrir la ruta El Palomar-Bariloche aterrizó de emergencia en Ezeiza luego de que una alarma informara exceso de temperatura en uno de los motores.

A raíz de esto, el juez federal Federico Villena procedió a dar intervención a la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIACC), dispuso que se retenga al avión y solicitó un informe del fabricante sobre la aptitud del Boeing para determinar las causas de la falla.

Según un comunicado oficial de la compañía, se trató del vuelo FO5270 y que la aeronave "presentó un desperfecto técnico en vuelo motivo por el cual regresó a Buenos Aires, aterrizando en el Aeropuerto de Ezeiza sin presentar inconvenientes".

En torno a la compañía aseguran que el inconveniente está en el sistema de alarma en sí mismo y no en el motor. La investigación en marcha permitirá despejar cualquier duda.

Fuera de este evento en particular, lo cierto es que la inspección de la ANAC también tiene asidero en el funcionamiento de la unidad LV HQY en particular. Ocurre que ese mismo avión tuvo problemas técnicos durante el mes de enero. Así, el 27 pasado evidenció un problema eléctrico que afectó el funcionamiento de sus dos motores.

Valorar noticia