La cuarentena y la violencia de género: nada está desterrado

Si bien la problemática que históricamente acecha a las mujeres se ha visibilizado en los últimos años y por lo tanto permitió avanzar en una respuesta, las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorios no ayudaron mucho. ¿Qué se hace?¿Qué campañas hay? ¿Pasa en todo el mundo?
sábado, 13 de junio de 2020 · 14:45

 

El pasado 3 de junio se cumplieron 5 años en el país del primer grito de lo que se conformó como el movimiento #NiUnaMenos para visibilizar, denunciar y desterrar la violencia de género que viven las mujeres, por ser mujeres.

En este lustro se avanzaron en varios territorios pero sin embargo, el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus trajo a la luz todo lo que falta.

 

A 5 años del primer grito de "ni una menos, ¡vivas nos queremos!"Desde que se inició esta cuarentena que de a poco está empezando a liberarse en gran parte de Argentina -hoy se habilitó el turismo interno en Mendoza por ejemplo- asesinaron a una mujer cada 27 horas, es decir, casi una por día.

A fines de abril, ya se registraron 97 femicidios en lo que iba del año y que habían aumentado las denuncias durante la cuarentena.

Según publicó en su último informe el Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación, la investigación reveló que las provincias que registraron mayor cantidad de casos son Buenos Aires con 35 (incluye 2 en CABA), en Santa Fe 12, Tucumán 7, Córdoba y Santa Cruz 6 casos respectivamente, Misiones 5 y Jujuy 4 casos.

"El 38,4% de los asesinatos fueron cometidos por parejas/esposos, el 25,3% por ex parejas, el 11,1% por desconocidos y el 31,3% incluye a padres, padrastros, tíos, hijos y nietos. El lugar de mayor peligrosidad para la víctima es su domicilio o el domicilio compartido con el victimario", aseguraron.

En base a la medición elaborada por el Observatorio, durante los últimos cuatro años se reflejó un número similar de casos entre los meses de enero a abril, con un resultado de 110 femicidios en el 2017, 95 en 2018, 94 en 2019 y 97 en el 2020, teniendo en cuenta que aún hay casos del período actual que se encuentran en investigación.

El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad realiza varias medidas para mitigar estos efectos no deseados, como el  fortalecimiento de la Línea 144, nuevos canales de comunicación a través de correo electrónico y whatsapp, geolocalización de los recursos disponibles, fortalecimiento de los hogares de protección integral, excepción de las víctimas de las medidas de aislamiento por razón de fuerza mayor, articulación de alojamientos para damnificadas, medidas específicas destinadas a la población LGBTI+, entre otras. 

Pero reconocieron que no alcanza, y más que nada por el otorgamiento de "prisiones domiciliarias indiscriminadas y sin las garantías adecuadas de detenidos va en contra de estas medidas de protección. Al no haberse adoptado un análisis minucioso de cada caso se han visto beneficiados con estas liberaciones personas condenadas por delitos graves, violaciones, violencia de género".

Esto no pasa solo en Argentina. "Los países están reportando un aumento en abril de hasta un 60% en las llamadas pidiendo auxilio por parte de mujeres que son víctimas de sus parejas íntimas", señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se han incrementado en varios países europeos, incluidos Bélgica, Francia, Irlanda, Rusia, España y el Reino Unido, durante el periodo de confinamiento.

"Señal de ayuda" es una señal simple con una sola mano que alguien puede usar en una videollamada. Puede ayudar a una persona a mostrar en silencio que necesita ayuda y quiere que alguien se comunique con ellos de manera segura.

Fue lanzada por la Canadian Women's Foundation en respuesta a COVID-19, y ahora es compartida por organizaciones asociadas en todo el mundo (si una organización desea lanzar Signal for Help en su propio país o región, póngase en contacto con info@canadianwomen.org).

Este es solo un ejemplo de las diversas campañas que pueden visibilizar y revertir la situación de abuso que vive una mujer. Hay circunstancias más extremas que requieren otras formas de intervenir y otras tan pequeñas que se realizan a diario que no se perciben a simple vista pero que deben ser desterradas para una sociedad más igualitaria y justa.

Galería de fotos