Alberto Fernández habló por primera vez sobre la desaparición de Facundo Astudillo Castro

La última vez que se lo vio a Castro fue en abril y los testigos indican que estaba siendo subido a un móvil de la policía bonaerense.
martes, 21 de julio de 2020 · 10:56

 

El presidente Alberto Fernández se refirió por primera vez a la desaparición de Facundo Astudillo Castro, quien lleva 82 días en esa condición, y aseguró que "no es posible que, en plena democracia, y en un estado de derecho, la violencia institucional se instale entre nosotros".

La última vez que se lo vio a Castro fue en abril y los testigos indican que estaba siendo subido a un móvil de la policía bonaerense.

"Es un caso que a todos nos preocupa porque es la desaparición de una persona en plena democracia y según los testigos estaba en un móvil policial. Con esto tenemos que ser muy severos, inflexibles, duros. No es posible que la violencia institucional se instale entre nosotros, debe obligarnos a pensar las cosas de otra manera", dijo Fernández.

¿Y ahora? Se suspendió la reunión entre Tapia y Ginés González García por la vuelta del fútbol

Luego, añadió: "Debemos garantizar que la investigación se realice como corresponde, porque la realidad es que hoy en día ese tema lo tiene la policía federal porque los presuntos acusados son de la policía bonaerense. Debemos conocer la verdad y tienen mi compromiso absoluto".

Así lo expresó el Presidente durante una entrevista en la Televisión Pública, en el que respondió sobre múltiples temas a algo más de una decena de preguntas.

Entre ellas, se lo consultó sobre los planes para la economía, a lo que respondió: "Producir, generar empleo y sacar a la gente de la pobreza".

"Lo que va a tener continuidad es el apoyo del Estado a los sectores que lo necesiten", aseguró Fernández cuando una joven de Santiago del Estero le preguntó si el Estado seguirá pagando el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) más allá de la pandemia de coronavirus.

El jefe de Estado ratificó también que su gobierno está enfocado en "pensar el desarrollo de los que están mal", como una forma de profundizar la "ética de la solidaridad" y el "ser solidario con el que cayó en el pozo de la pobreza".